Ex espía de la KGB revela que Rusia cortejó a Donald Trump por décadas

Los agentes de la KGB halagaron a Trump y le dijeron que debería dedicarse a la política cuando visitó Moscú por primera vez en 1987

Gustaf Kilander
viernes 29 enero 2021 22:32

Donald Trump es troleado a su llegada a Florida

Read in English

Un exespía de la KGB ha afirmado que Rusia cultivó al expresidente Donald Trump como un activo durante más de 40 años, y afirmó que hubo celebraciones en Moscú después de su éxito al lograr que adoptara ideas y propaganda antioccidentales.

Yuri Shvets trabajó en Washington DC para la Unión Soviética en los años 80 y ahora vive en Virginia, después de mudarse permanentemente a los Estados Unidos en 1993 y convertirse en ciudadano. Trabaja como investigador de seguridad corporativa y anteriormente fue socio de Alexander Litvinenko, un exoficial del servicio secreto del FSB que fue asesinado en Londres en 2006.

En declaraciones a The Guardian , Shvets mencionó: “Las personas fueron reclutadas cuando eran solo estudiantes y luego ascendieron a puestos importantes, algo así estaba sucediendo con Trump”.

El trabajo de Shvets fue como corresponsal de la agencia de noticias estatal rusa Tass. El hombre de 67 años es una de las fuentes del libro American Kompromat, escrito por Craig Unger, quien afirma que los rusos se interesaron por primera vez en Trump en 1977, cuando se casó con su primera esposa, la modelo checoslovaca Ivana Zelnickova.

Cuando Trump compró y desarrolló The Grand Hyatt New York Hotel tres años después, compró 200 televisores al inmigrante soviético Semyon Kislin, copropietario de la electrónica Joy-Lud en la Quinta Avenida de Manhattan, que estaba controlada por la KGB, reveló Shvets. Afirmó que Kislin era un "agente de observación" que trataba de encontrar activos potenciales para ser cultivados por los soviéticos y veía a un joven Trump como un posible objetivo. The Guardian informó que Kislin niega tener alguna conexión con la KGB.

Los agentes de la KGB halagaron a Trump, le dieron puntos de conversación y le dijeron que debería dedicarse a la política cuando visitó Moscú por primera vez en 1987, dice Shvets.

El excomandante de la KGB dijo a The Guardian: “Para la KGB, fue una ofensiva de encanto. Habían recopilado mucha información sobre su personalidad para que supieran quién era él personalmente. La sensación era que era extremadamente vulnerable intelectual y psicológicamente, y era propenso a los halagos. Eso es lo que explotaron. Jugaron el juego como si estuvieran inmensamente impresionados por su personalidad y creyeron que este es el tipo que debería ser el presidente de los Estados Unidos algún día, son personas como él las que podrían cambiar el mundo. Le dieron de comer estas frases de las llamadas medidas activas y sucedió. Así que fue un gran logro para las medidas activas de la KGB en ese momento".

Después de regresar a los Estados Unidos, Trump comenzó a explorar una posible candidatura a la nominación presidencial republicana en 1988, sacando un anuncio en tres grandes periódicos en forma de carta abierta al pueblo estadounidense, en la que presentaba algunas de las ideas que empujó cuando finalmente asumió el cargo décadas después.

Un informe de Associated Press de 1987 afirma que el título del anuncio era: "No hay nada malo en la política de defensa exterior de Estados Unidos que no pueda curar un líder".

"Durante décadas, Japón y otras naciones se han estado aprovechando de Estados Unidos", decía el anuncio. Expresaba escepticismo hacia la OTAN, lo que Trump también hizo mientras estaba en la Casa Blanca. El anuncio también decía: "Estados Unidos debería dejar de pagar para defender a países que pueden permitirse defenderse a sí mismos", otro tema de conversación que Trump impulsó como presidente.

“Fue algo sin precedentes… no había escuchado nada de eso ni nada similar hasta que Trump se convirtió en presidente de este país porque era una tontería. Era difícil de creer que alguien lo publicaría bajo su nombre y que impresionará a personas realmente serias en Occidente, pero lo hizo y, finalmente, este tipo se convirtió en presidente", dijo Shvets.

Unger mencionó que Trump “era un activo. No fue este gran e ingenioso plan en el que vamos a desarrollar a este tipo y 40 años después será presidente. En el momento en que comenzó, que fue alrededor de 1980, los rusos intentaban reclutar y perseguían a decenas y decenas de personas. Trump fue el objetivo perfecto en muchos sentidos. Su vanidad, narcisismo lo convirtió en un objetivo natural para reclutar. Fue cultivado durante un periodo de 40 años, hasta su elección".