¿Cómo podría ser la plataforma de redes sociales de Trump?

El expresidente hablando con desarrolladores de tecnología en Mar-a-Lago y lanzará una nueva plataforma de mensajería en verano, dice asesor

Joe Sommerlad@JoeSommerlad
lunes 22 marzo 2021 21:16

Expresidente hablando con desarrolladores de tecnología en Mar-a-Lago y lanzará una nueva plataforma de mensajería en verano, dice su asesor

Read in English

El asesor de Donald Trump y ex director de campaña, Jason Miller, ha dicho que el 45º presidente de Estados Unidos podría volver a las redes sociales “en dos o tres meses” al lanzar su propia plataforma.

En declaraciones a Howard Kurtz en el programa Media Buzz de Fox News, Miller dijo: “Esto es algo que creo que será el boleto más candente en las redes sociales”.

“Va a redefinir por completo el juego, y todos estarán esperando y mirando para ver qué hace el presidente Trump, pero será su propia plataforma”.

“Esta nueva plataforma va a ser grande”, continuó. "Todos lo quieren y él traerá millones y millones, decenas de millones, a esta plataforma".

Trump fue suspendido indefinidamente de Twitter y Facebook en enero luego de los disturbios en el Capitolio, que vieron a una multitud de sus partidarios sitiar el complejo legislativo en Washington, DC, en un intento por evitar que el Congreso ratificara los resultados de las elecciones de noviembre anterior, mientras sus participantes trabajaban bajo el engaño de que Joe Biden solo había ganado la carrera por la Casa Blanca gracias a un fraude electoral generalizado, un reclamo para el cual nunca se encontró evidencia.

Justo antes del intento de insurrección, Trump se había dirigido a un mitin "Stop the Steal" cercano en el que alentó esta narrativa falsa e instó a la multitud a "luchar" por él y marchar por la avenida Pennsylvania.

Leer más: Trump lanzará su propia plataforma de redes sociales “en dos o tres meses”, dice un asistente

Cinco personas murieron en el tumulto que siguió, lo que llevó a los gigantes de Silicon Valley a actuar contra el presidente saliente, y Twitter lo hizo "debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia".

Desde que perdió a sus 89 millones de seguidores en la plataforma, que había utilizado durante su presidencia para insultar a sus rivales, despedir a los secretarios del gabinete y restablecer la agenda de noticias por capricho, Trump ha recortado una figura solitaria y menguada, dejando a DC para establecerse en su club privado en Mar-a-Lago, Florida.

Sin los me gusta y los retweets, se ha visto reducido a emitir declaraciones por correo electrónico y llamar a Fox y Newsmax, su único compromiso significativo para hablar en público desde que dejó la Oficina Oval en la Conferencia de Acción Política Conservadora del mes pasado en Orlando.

Los visitantes que asistieron a eventos en Mar-a-Lago también tuitearon fotos de Trump saludándolos y relacionándose como un boxeador retirado en un casino de Las Vegas, muchos de los cuales hacen afirmaciones generosas sobre el sólido estado de su salud e invitan a burlarse de su adulación a cambio.

No se puede esperar que el status quo actual dure mucho, ya que la necesidad del expresidente del oxígeno de la publicidad, para calmar su propio ego y mantener a flote su imperio empresarial global de hoteles y campos de golf, sigue siendo aguda.

Si bien Trump puede haber pasado gran parte de su presidencia atacando a los "principales medios de comunicación", buscando desacreditar historias poco halagadoras como "noticias falsas" y provocando peleas con medios y periodistas particulares que consideraba hostiles, en particular The New York Times, The Washington Post y CNN, en realidad le debía su celebridad a los periódicos sensacionalistas y a la NBC, que transmitió sus exitosos reality shows The Apprentice y The Celebrity Apprentice de 2003 a 2015.

Su regreso a las redes sociales fue, por tanto, inevitable, pero ¿cómo será en la práctica?

Miller fue extremadamente ligero en los detalles en sus pronunciamientos el domingo, y se negó a nombrar a ningún colaborador cuando le dijo a Fox: “Ha habido muchas reuniones de alto poder que ha estado teniendo en Mar-a-Lago con algunos equipos de personas que han estado entrando, y debo decirles, no es solo una compañía la que se acercó al presidente, ha habido numerosas compañías... “Todos lo quieren", dijo.

Desde que Twitter comenzó a censurar los tuits de Trump el verano pasado en el apogeo de las protestas de George Floyd e intensificó sus esfuerzos para reprimir el discurso de odio de extrema derecha y las cuentas de teoría de la conspiración que venden desinformación, los miembros de la derecha estadounidense han migrado gradualmente a otras aplicaciones como Parler, Gab y Telegram, donde se aplica un enfoque mucho más ligero para la moderación de comentarios.

Es probable que la nueva plataforma de Trump se ofrezca a sí misma de manera similar como un refugio seguro no regulado para los conservadores que se consideran mártires de la causa de la libertad de expresión y que se molestan en ser regañados por los practicantes de la "cultura de cancelación" de izquierda, un fenómeno que puede no existir.

En los primeros meses de la administración de Biden, Fox en particular ha fomentado esta queja en particular, dedicando horas de cobertura a la falsa indignación por la crítica políticamente correcta de íconos de la subversión irónica como el Sr. Potato Head, el Dr. Seuss, los Muppets, Pepe Le Pew y Speedy Gonzalez.

Se alentará a los nuevos suscriptores de Trump a que hablen libremente y compartan memes subidos de tono con impunidad, aunque el hecho de que probablemente se convierta en una cámara de resonancia de derecha poblada predominantemente por admiradores de ideas afines podría significar que la confrontación animada es en realidad menos fácil de lograr por lo que es en Twitter, donde incluso expresar admiración por la música de Ludwig von Beethoven o publicar una foto de un Battenberg recién horneado puede terminar una feroz denuncia.

El propio Trump ciertamente estará predicando a los conversos, lo que podría atraer a su vanidad pero no lo ayudará a hacer crecer su base más allá de sus muros, el canal también corre el riesgo de guetizar aún más su apoyo y profundizar las fisuras existentes dentro del Partido Republicano, que ya están marcadamente dividido entre los leales a Trump y los conservadores del establishment deseosos de moverse en una dirección diferente después de su caída.

Queda por ver cómo el expresidente buscará monetizar la plataforma a su favor, aunque seguramente lo intentará, habiendo prestado previamente su nombre a todo, desde filetes a la parrilla hasta una falsa universidad.

También se desconoce qué tan innovador será en términos de forma, pero parece poco probable que la plataforma se aleje del modelo probado de mensajería instantánea de Twitter. Después de todo, incluso el mensaje político nativista de Trump de “Estados Unidos primero” fue reciclado.

Un grupo demográfico que seguramente estará emocionado por la perspectiva de su próxima aventura en las redes sociales es el cuerpo de prensa, compuesto por los mismos periodistas "convencionales" que dice despreciar con tanta amargura, que se inscribirán con entusiasmo en masa en anticipación mórbida de su siguiente pronunciamiento incendiario, opinión de chismes de celebridades o metedura de pata "covfefe".