Donald Trump genera burlas en Twitter tras preguntar si John Durham sigue vivo

El expresidente reflexionó si el fiscal especial John Durham aún respira, mientras espera por su último informe

Graig Graziosi
sábado 27 marzo 2021 18:15

Donald Trump podría lanzar su propia plataforma de redes sociales

Read in English

En una extraña misiva que se remonta a sus días en Twitter, Donald Trump reflexionó abiertamente si el fiscal especial John Durham, que está investigando a los agentes del FBI que monitorearon la campaña de Trump y sus vínculos con Rusia, aún estaba vivo.

Se desconoce por qué Trump pensó que la respuesta sería otra que "sí".

"¿Dónde está Durham? ¿Es un ser humano vivo que respira? ¿Habrá alguna vez un informe de Durham?", escribió Trump el viernes por la noche, en una actualización de su cuenta de correo electrónico de 45 Office.

Aunque Trump ha sido exiliado de las redes sociales, sus detractores no, y utilizaron su plataforma para criticar la extraña declaración.

Ross Garber, comentarista político y legal y abogado de CNN, dijo que el expresidente no debería contener la respiración esperando a Durham.

"Trump parece aún no darse cuenta de que fue engañado por quien lo vendió a John Durham para esta misión", aseguró Garber.

Leer más: Biden se burla de Trump y se pregunta si habrá Partido Republicano en las próximas elecciones

Gary Legum, un escritor, señaló lo absurdo de la "declaración oficial" del tamaño de un tuit.

"Por lo general, me opongo a retuitear las declaraciones de Trump porque, de lo contrario, ¿cuál era el punto de prohibirlo? Pero, hombre, esto es gracioso", escribió. "Trump vagando por Mar-a-Lago, metiéndose hamburguesas con queso en sus fauces, las manchas de ketchup en toda su playera de golf, gritando para ver el informe de Durham".

Naturalmente, los fanáticos de Trump y los partidarios de QAnon vieron la declaración del expresidente como una advertencia a sus oponentes de que estaba a punto de descargar sobre ellos. Muchos interpretaron la declaración no como una expresión de frustración de Trump, sino como un adelanto de su próximo movimiento.

Durham pasó dos años investigando los vínculos del expresidente con Rusia y finalmente fue nombrado consejero especial por el ex fiscal general William Barr.

Barr asignó a Durham a la investigación porque el Departamento de Justicia de Trump alegó que la investigación "Huracán Crossfire" del FBI fue incorrecta y se basó en prejuicios políticos.

“Espiar una campaña es un gran problema; creo que sí ocurrió el espionaje. La cuestión es si se basó adecuadamente. No estoy diciendo que haya ocurrido una vigilancia inadecuada, me preocupa. Hay una base para mi preocupación”, señaló Barr.

La impaciencia de Trump con Durham es indicativa de su deseo de ver pruebas que demuestren que la investigación del FBI centrada en Rusia se llevó a cabo ilegalmente.

Eso invalidaría cualquier prueba recopilada contra él o sus asociados en posibles procedimientos legales.

Dado que Trump ya no está en el cargo y no hay informes o actualizaciones de Durham, parece cada vez más improbable que se revele una prueba irrefutable a favor del expresidente en el corto plazo.

Se le pidió a Durham que renunciara poco después de que Joe Biden asumiera el cargo. Dimitió a su puesto como fiscal de los Estados Unidos para Connecticut, pero finalmente mantuvo su condición de abogado especial debido a su investigación en curso.