El hijo del expresidente ha criticado al estado de Nueva York y a la Corte Suprema por rechazar una solicitud de Donald Trump para evitar que los fiscales busquen sus declaraciones de impuestos

Trump Jr. critica a la “república popular de Nueva York” después de que la Corte Suprema ordenara a su padre entregar sus impuestos

El joven de 43 años critica la decisión y dice que “esto no funcionaría si un abogado conservador le hiciera lo mismo a un político liberal”

Gino Spocchia,Chris Riotta@chrisriotta
martes 23 febrero 2021 15:21

El hijo del expresidente, Donald Trump Jr., ha criticado al estado de Nueva York y a la Corte Suprema por rechazar una solicitud de Donald Trump para evitar que los fiscales busquen sus declaraciones de impuestos personales y corporativas.

En una publicación en la plataforma de videos conservadora, Rumble, el hombre de 43 años calificó la decisión del lunes como una "caza de brujas" y se refirió a los fiscales como "la república popular de Nueva York".

"Las mentiras nunca terminan", dijo Trump Jr. en el video de cuatro minutos de duración. “La persecución política de mi padre continúa, porque un fiscal de distrito groseramente partidista en Nueva York finalmente logró que la Corte Suprema estuviera de acuerdo con su caza de brujas”.

“Esto no funcionaría si un abogado conservador le hiciera lo mismo a un político liberal”, continuó Trump Jr., “la gente se volvería loca, pero viviendo en la república popular de Nueva York pueden salirse con la suya, porque no hay sistemas de controles y mecanismos correctores. Saben que probablemente obtendrán un juez favorable y un jurado que odia a Donald Trump”.

El expresidente ha luchado durante años para mantener la privacidad de sus registros fiscales, y la última medida allana el camino para que un gran jurado de Nueva York revise sus registros financieros largamente buscados.

La Corte Suprema esperó meses para actuar en el caso. El último de los escritos se presentó en octubre, pero un tribunal que incluye a tres de los nombrados por Trump esperó hasta las elecciones, el desafío de Trump a su derrota y un mes después de que dejó el cargo antes de emitir su orden.

El tribunal no ofreció ninguna explicación por la demora, ni explicaron si el problem legal ante los jueces tenía que ver con alguna deferencia especial a Trump por ser presidente.

La orden de la corte es una victoria para el fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance Jr., quien ha estado buscando los registros fiscales de Trump desde 2019 como parte de una investigación. Vance, un demócrata, había citado los registros de la firma de contabilidad Mazars que durante mucho tiempo ha trabajado para Trump y sus negocios.

Mazars ha dicho que cumpliría con la citación, pero Trump presentó una demanda para bloquear la publicación de los registros.

La oficina de Vance había dicho que sería libre de hacer cumplir la citación y obtener los registros en caso de que la Corte Suprema se negara a intervenir y detener la rotación de registros, pero no estaba claro cuándo podría suceder.

El caso en el que falló el tribunal superior involucra una citación del gran jurado por más de ocho años de los registros fiscales personales y corporativos de Trump. Vance ha revelado poco sobre lo que lo llevó a solicitar los registros.

Sin embargo, en una presentación judicial el año pasado, los fiscales dijeron que tenían justificación para exigir los registros debido a informes públicos de "conducta criminal posiblemente extensa y prolongada en la Organización Trump".

Parte de la investigación involucra pagos a dos mujeres, la actriz porno Stormy Daniels y la modelo Karen McDougal, para mantenerlas calladas durante la campaña presidencial de 2016 sobre supuestas aventuras extramaritales con Trump. Trump ha negado que tuvo relaciones con ellas.

En julio, los jueces, en un fallo de 7-2 rechazaron el argumento de Trump de que el presidente es inmune a la investigación mientras ocupa el cargo o que un fiscal debe mostrar una necesidad mayor de lo normal para obtener los registros fiscales.

Los jueces Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh, a quienes Trump nominó para el tribunal superior, se unieron a esa decisión. Se emitió antes de que la tercera candidata de Trump, la jueza Amy Coney Barrett, reemplazara a la difunta juez Ruth Bader Ginsburg en la corte.

Como parte de su decisión de julio, el tribunal superior devolvió el caso Vance y un caso similar que involucraba registros solicitados por el Congreso a tribunales inferiores. Y el tribunal impidió que se entregaran los registros mientras avanzaban los casos.

Desde el fallo del tribunal superior, en el caso Vance, los abogados de Trump presentaron argumentos adicionales de que sus registros fiscales no deberían entregarse, pero volvieron a perder en el tribunal federal de Nueva York y en la apelación. Fueron esos fallos los que Trump había tratado de suspender.

The Associated Press contribuyó a este informe.