Donald Trump inicia los festejos navideños en la Casa Blanca pese a incremento de casos de COVID-19

El presidente comenzó con las tradicionales fiestas navideñas en medio de un alarmante repunte de contagios en Estados Unidos

Harriet Alexander
viernes 04 diciembre 2020 19:29

Melania Trump devela su decoración final de Navidad en la Casa Blanca

Read in English

Donald Trump continúa recibiendo a multitudes de personas dentro de la Casa Blanca para las fiestas navideñas, incluso cuando la pandemia por coronavirus se descontrola y los expertos en salud ruegan a las personas que eviten las grandes reuniones.

El presidente ha guardado silencio sobre el virus que asola a Estados Unidos y que el jueves mató a más personas de las que murieron en Pearl Harbor.

Las publicaciones de Trump en las redes sociales se han centrado abrumadoramente en desafiar los resultados de las elecciones del 3 de noviembre, con poca atención prestada a la catástrofe de salud pública que lo rodea.

Incluso cuando los funcionarios del gobierno emiten advertencias cada vez más terribles sobre el coronavirus, se ha mantenido en silencio.

El grupo de trabajo sobre el coronavirus de la Casa Blanca envió un informe, con fecha del domingo, a los estados que dieron la voz de alarma en varios frentes, incluido que "un nuevo aumento posterior al Día de Acción de Gracias comprometerá la atención de pacientes con Covid, así como la atención médica en general", debido a que los hospitales están rebasados.

El informe también mencionó que las respuestas estatales "siguen siendo inadecuadas" en "muchas áreas" y pidió medidas como limitar o cerrar las comidas al interior de un restaurante, lo que muchos estados no han hecho.

El director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, advirtió el miércoles que diciembre, enero y febrero "van a ser los momentos más difíciles en la historia de la salud pública de esta nación".

Cuando se le preguntó el miércoles dónde ha estado el "liderazgo público" del presidente ante el aumento de casos de  coronavirus, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dijo que su trabajo "habla por sí mismo".

“Creo que dio una conferencia de prensa hace unas dos semanas sobre la vacuna, que fue hecha a gran velocidad porque ha derribado las barreras burocráticas”, aseguró.

“Ha estado trabajando duro. Ha terminado, no sé cuántas sesiones informativas del grupo de trabajo sobre el coronavirus desde este podio. Pero el trabajo que ha realizado habla por sí solo".

La familia Trump comenzó a organizar recepciones navideñas esta semana, con la intención de celebrar una última vez antes de que Trump deje el cargo el 20 de enero.

Las publicaciones en las redes sociales de los asistentes muestran grandes multitudes de personas, a menudo sin cubreboca, reunidos en el interior, violando las directrices de salud pública que el gobierno de Estados Unidos ha presionado a la nación para que siga esta temporada navideña, a medida que los casos de Covid-19 se disparan en todo el país.

El jueves, Estados Unidos informó de 2,857 muertes por Covid-19, más de las que murieron en los ataques del 11 de septiembre en el World Trade Center.

Se confirmaron 216,548 nuevos casos.

“Mi mensaje no podría ser más simple: es hora de agacharse”, dijo Eric Garcetti, alcalde de Los Ángeles. “Es hora de cancelar todo. Y si no es esencial, no lo hagas".

En Washington DC, Muriel Bowser, la alcaldesa, ha limitado las reuniones bajo techo en la ciudad a 10 personas.

A partir del 14 de diciembre, los restaurantes de Washington pueden operar en su interior a solo el 25% de su capacidad.

La Casa Blanca está exenta de las restricciones de la ciudad porque se encuentra en propiedad federal.

Hasta ahora se han enviado invitaciones a al menos 20 fiestas en la Casa Blanca, a partir del lunes, según funcionarios de la administración. Las listas de invitados incluyen funcionarios y aliados actuales y anteriores, algunos de otros estados. Funcionarios del Comité Nacional Republicano; miembros del personal de la campaña y algunos republicanos en Capitol Hill.

Stephanie Grisham, jefa de personal de la Primera Dama, dijo que se estaban tomando precauciones.

"Los invitados disfrutarán de la comida servida individualmente por los chefs en las estaciones de comida protegidas con plexiglás", dijo. "Todas las bebidas estarán cubiertas. Todo el personal de servicio usará máscaras y guantes para cumplir con las pautas de seguridad alimentaria.

"Asistir a las fiestas será una elección muy personal. Es una tradición añeja que la gente visite y disfrute de la alegría y la decoración icónica de las celebraciones anuales de Navidad en la Casa Blanca".

Entre los eventos navideños se encuentra una fiesta que Trump organizará la tarde del 11 de diciembre para los miembros del personal del West Wing y sus familias. También hay recepciones previstas para las tardes del 14 y 16 de diciembre, según los invitados.

El martes por la noche se celebró una fiesta de Navidad a la que asistió Pam Pollard, ex presidenta del Partido Republicano de Oklahoma.

Publicó un video en Facebook que muestra a una multitud apretada y sin mascarillas, y una persona tosiendo fuerte mientras una mujer grita "¡te amamos!" en el momento que Trump bajaba las escaleras.

Kayleigh McEnany, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, defendió el miércoles la decisión de los Trump de albergar las fiestas.

Dijo que las listas de invitados son más pequeñas que en años anteriores, que se ofrece desinfectante de manos para los huéspedes y se fomenta el distanciamiento social.

“Entonces, si puedes saquear negocios, incendiar edificios, participar en protestas, también puedes ir a una fiesta de Navidad”, dijo McEnany.