Trump: renombra a lider talibán, reclama fraude electoral y señala manejo del COVID en EE.UU. durante un discurso

Luego de renombrar al líder como Mohamed, hizo repetidos reclamos de fraude electoral y le dijo a las personas que podían optar por recibir o no la vacuna covid

Sam Hancock
lunes 26 julio 2021 13:59
Trump prohíbe transacciones con ocho aplicaciones chinas
Read in English

Donald Trump complació a miles de sus partidarios políticos el sábado por la noche cuando regresó a Arizona para un mitin y pronunció un discurso de casi dos horas centrado en atacar a los demócratas y provocar problemas con los talibanes.

Refiriéndose al líder de la organización, Mawlawi Hibatullah Akhundzada, el expresidente de los Estados Unidos pareció olvidar su nombre, en lugar de decirle a la multitud de 5 mil personas que simplemente lo “llamaría Mohammed”.

Citando el acuerdo de retirada de Estados Unidos y la OTAN de Afganistán, Trump expresó: "Le dije al líder talibán, hablé con el líder y le dije, llamémoslo Mohammed, le dije: 'Mohammed, nos vamos'".

Luego pasó a hacerse pasar por Akhundzada, realizando una serie de gruñidos a la multitud que se burlaba, diciéndoles: "Es un hombre rudo".

Trump usó de manera característica la reunión de Turning Point Action para criticar las "vergonzosas" elecciones de 2020, repitiendo afirmaciones anteriores y ya desacreditadas de que le "robaban" votos.

“Joe Biden y los demócratas radicales están destrozando nuestra nación”, declaró. “Ni siquiera creo que sea él. No creo que Joe sepa dónde diablos está”.

Hablando desde Phoenix, Arizona, Trump afirmó que su partido "ganó el estado [en las elecciones del año pasado] ... Y lo ganó de manera decisiva", cuando en realidad los republicanos perdieron Arizona por menos de 11 mil escaños, convirtiendo a Biden en el primer demócrata en ganar el "estado rojo" desde 1996.

"En mi opinión, no hay forma de que [los demócratas] ganen las elecciones sin hacer trampa", continuó Trump antes de afirmar que "podría manejar" perder una elección, pero solo si se ganaba de manera justa.

Leer más: Trump recaudó 75 millones para luchar contra resultado de las elecciones, pero no gastó dinero en impugnaciones electorales

"Si perdiera esta elección, podría manejarlo con bastante facilidad [pero] cuando te lo roban y lo manipulan, no es fácil y tenemos que pelear", le dijo a la multitud mientras comenzaban a vitorear y ponerse de pie. "No tenemos otra opción, tenemos que luchar".

Sin embargo, en una noche que muchos creyeron que anunciaría planes para un regreso político en las elecciones presidenciales de 2024, Trump no llegó a hacer tal promesa. En cambio, se movió para criticar los primeros meses de su oponente, el señor Biden, en la Oficina Oval.

“Dicen que fueron los peores [primeros] seis meses en la historia de la presidencia”, aseguró, sin explicar quiénes son “ellos”.

"No sé si eso es cierto, pero yo diría que lo es", agregó Trump.

Repitiendo una acusación específica que hizo anteriormente contra los contadores de boletas en Georgia, otro estado que Biden le quitó a Trump en las elecciones, el expresidente manifestó que había miles de boletas ilegales escondidas "debajo del borde de las mesas" e incluidas en el conteo oficial.

Es probable que Trump se esté refiriendo a un video tomado durante las elecciones en una instalación de conteo en State Farm Arena, en el condado de Fulton, lo que sugiere que revela actividades fraudulentas por parte de los trabajadores electorales.

Las imágenes muestran a los funcionarios que regresan a sus áreas de conteo y un recipiente con boletas que se extraen de debajo de una mesa. Pero los funcionarios electorales han respondido previamente a esta acusación, diciendo que las imágenes muestran una práctica normal.

“[Las boletas] no estaban en las urnas donde vienen las boletas, sin embargo, estaban en otras, ya fueran maletas o algo diferente, y [los contadores] las tomaron y empezaron a ponerlas en [las urnas oficiales] - a veces tres veces, a veces cinco veces”, señaló Trump anoche a la multitud de Arizona. "Y les diré una cosa, cuando la gente miró ese [video] se enfermó, la gente vomitó mirándolo, y la policía hizo muy poco".

Luego afirmó que "los tribunales" estaban en el proceso de "hacer algo al respecto" - "está pasando algo grande", afirmó- aunque no está claro si esto es cierto.

El año pasado, cuando Trump alegó por primera vez que se había producido el "comportamiento delictivo", el gerente de implementación del sistema de votación de Georgia, Gabriel Sterling, refutó la afirmación en un tuit. Mientras tanto, una investigación oficial encontró que "todo el material de seguridad reveló que no había papeletas misteriosas que se trajeron de un lugar desconocido y se escondieron debajo de las mesas".

El director de elecciones del condado de Fulton, Richard Barron, agregó en ese momento que los trabajadores “ponen esas papeletas de votación debajo de su espacio de trabajo porque es el lugar más conveniente para poner esas cosas”.

En cuanto al coronavirus, un tema considerado como la razón principal por la que perdió su candidatura a la reelección, Trump sostuvo que no solo "se le ocurrió la vacuna", sino que creía en las "libertades" de las personas si no querían tomarla.

“¿Qué pasa con la vacuna? Se me ocurrió la vacuna. Dijeron que tomaría de tres a cinco años, que salvará al mundo. Te recomiendo que lo tomes, pero también creo en tus libertades al 100 por ciento”, manifestó.

Para finalizar felicitándose a sí mismo, Trump agregó: "Pero para que lo entiendas, [la vacuna] fue un gran logro".

Su actitud indiferente hacia el lanzamiento de la vacuna en el país se produce en medio de los temores de que covid esté fortaleciendo su control en los 50 estados, después de que EE. UU. iformara un promedio de alrededor de 43,700 nuevos casos por día la semana pasada. Esto es un 65 por ciento más que los siete días anteriores y casi tres veces más alto que el nivel de hace dos semanas, según muestran los datos compilados por la Universidad Johns Hopkins.

Las infecciones alcanzaron un mínimo de 15 meses a fines de junio antes de que comenzaran a aumentar nuevamente, con menos personas tomando la vacuna y se culpó a la variante Delta, más infecciosa, que se extendió por todo el país.

Hasta ahora, se han administrado 340 millones de dosis de una vacuna contra el coronavirus en los EE. UU., 162 millones de las cuales fueron segundas inyecciones, según los últimos datos del gobierno. Las cifras también muestran que, a partir de esta semana, ha habido más de 610 mil muertes relacionadas con covid en los Estados Unidos.