Los demócratas van a echar de menos a Nancy Pelosi más de lo que creen

El homólogo republicano de Pelosi, Kevin McCarthy, apenas tiene rasgos distinguibles y no ha conseguido nada notable. Eso podría dejar al Partido Republicano en problemas si vuelven a ganar la Cámara en 2022, como se espera

Eric Garcia
miércoles 10 noviembre 2021 20:19
Presupuesto del Congreso
Presupuesto del Congreso
Read in English

El viernes pasado por la tarde, cuando el liderazgo demócrata encabezado por la presidenta Nancy Pelosi tenía programado anunciar sus planes para votar el proyecto de ley bipartidista de infraestructuras, sorprendí al líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, pasando por delante del grupo de prensa. Parecía divertido. ¿Y por qué no iba a estarlo? Los republicanos acababan de ganar la gobernación de Virginia, un indicador de que podrían ganar la Cámara en 2022. Mientras tanto, Pelosi se esforzaba por aprobar ese proyecto de ley de infraestructuras sin que se votara el Build Back Better, el proyecto de gasto social de los demócratas al que los progresistas han dado prioridad.

Pero al final de la noche y hasta el sábado por la mañana, Pelosi tenía motivos para celebrar cuando todos los miembros de su bancada, excepto seis, votaron a favor de enviar el proyecto de ley bipartidista de infraestructuras a la mesa del presidente Joe Biden. Además, los demócratas moderados se comprometieron a aprobar el proyecto de ley de gasto social, que incluye una ampliación de la desgravación fiscal por hijos, disposiciones para combatir el cambio climático, el cuidado de los niños, el aumento de dinero para la atención domiciliaria de ancianos y personas con discapacidad, la reforma de la inmigración y la cobertura auditiva para los beneficiarios de Medicare.

A pesar de que los conservadores la tachan constantemente como una liberal de San Francisco y como la principal responsable de los obstáculos en el progreso de los demócratas de izquierda, es probable que no haya mejor legisladora viva que la hija del exalcalde de Baltimore Tommy D’Alesandro. (Si ves los créditos iniciales de la tercera temporada de The Wire, que está ambientada en esta ciudad, aparece un cartel de la campaña de Pelosi en un bar).

Mientras tanto, es casi seguro que McCarthy reciba un regaño de Donald Trump después de que 13 republicanos hayan desertado de su bancada para votar a favor del proyecto de ley bipartidista de infraestructuras. Es la cuarta vez este año que McCarthy no logra unir a su bancada. En cambio, Pelosi consiguió siete republicanos más de los que necesitaba para compensar a los de su propio partido que votaron en su contra.

Esta dicotomía revela que, aunque los demócratas están abocados a perder la Cámara, han sido bendecidos con una de las presidentas con más talento, Pelosi: Ningún otro líder puede manejar tanto a los moderados como a los progresistas con tanta pericia. Mientras tanto, los republicanos tienen cada vez más probabilidades de recuperar la Cámara (solo necesitan ocho escaños para ganar la mayoría), pero McCarthy no tiene garantizado convertirse en Presidente de la Cámara y, lo que es más importante, tiene una incapacidad total para unir a su propio partido. Pelosi pasará a los libros de historia, mientras que McCarthy es totalmente olvidable.

La ley de infraestructuras ni siquiera es el primer gran logro legislativo de Pelosi. De manera similar a cómo los demócratas se tambaleaban después de una contundente derrota en Virginia, recordemos cuando el republicano Scott Brown ganó el antiguo escaño de Ted Kennedy en el Senado y el entonces jefe de gabinete de Barack Obama quería simplemente aprobar la asistencia sanitaria para los niños. Sin embargo, Pelosi rechazó la propuesta por considerarla “atención infantil” y, en su lugar, aprobó el proyecto de ley que aprobó el Senado, que dio a Obama su ley de atención sanitaria titular.

Pelosi mantuvo la línea durante la presidencia de Donald Trump hasta el punto de que ni un solo demócrata de la minoría rompió filas durante los intentos de los republicanos de derogar el Obamacare. Cuando los demócratas recuperaron la mayoría en 2018, ella guio los dos procesos de destitución de Trump, y el proyecto de ley de infraestructuras es la cereza del pastel. Si la Cámara de Representantes envía el proyecto de ley Build Back Better al Senado y llega a la mesa de Joe Biden, puede ser considerada fácilmente la presidenta más eficaz de los últimos 50 años.

Por el contrario, McCarthy ha demostrado ser un líder por completo anodino de la bancada republicana desde incluso antes de tomar el control en 2019. En 2010, él y las entonces prometedoras estrellas Paul Ryan y Eric Cantor se promocionaban como The Young Guns. Pero más de una década después, McCarthy es el único que permanece: Cantor se enfrentó a una revuelta en su propio distrito y perdió las primarias; y Ryan, que en su día fue el favorito de los expertos de DC por ser capaz de utilizar gráficos mientras ponía ojos de cachorro, dejó la presidencia de la Cámara tras dos años de lidiar con Trump.

Mientras que los otros dos eran políticos astutos y el presidente de la Cámara, John Boehner, tenía la seriedad y la bravuconería de un hombre que disfrutaba de su Merlot y sus cigarros Camel, McCarthy parece indistinguible, salvo por su capacidad para separar los Starbursts que disfruta Donald Trump.

Las deserciones en materia de infraestructuras fueron solo la última indignidad de su etapa como líder. Mientras una turba irrumpía en el Capitolio el 6 de enero, McCarthy reprendió a Trump y le instó a que suspendiera la revuelta, pero Trump parecía totalmente desinteresado. Del mismo modo, McCarthy apoyó en un inicio la creación de una “comisión de investigación” antes de oponerse al final a dicha comisión. Pero en ambos casos, McCarthy se enfrentó a importantes deserciones, con 10 republicanos que votaron a favor de la destitución de Trump y 35 republicanos que votaron a favor de la creación de una comisión (tanto la destitución como la comisión se extinguieron en el Senado). Del mismo modo, el mes pasado, nueve republicanos votaron a favor de acusar al exasesor de Trump, Steve Bannon, de desacato al Congreso.

La disciplina con la que Pelosi lidera su bancada, comparada con la falta de cuidado de McCarthy, es quizás la razón por la que el 60 por ciento de los asistentes del Capitolio en la encuesta de Punchbowl News ven a Pelosi como la líder más poderosa del Capitolio y absolutamente cero ven a McCarthy de esa manera. No sería una sorpresa que, en caso de que los republicanos recuperen la Cámara, algún republicano ambicioso lo ataque de manera pública.

Esto no quiere decir que Pelosi no tenga defectos o que McCarthy no esté en una buena posición para recuperar la mayoría. Con frecuencia, Pelosi ha dado a los republicanos un fácil material de campaña, como cuando dijo que la Cámara necesitaba “aprobar el proyecto de ley para que se pueda saber lo que contiene”, algo que los republicanos repitieron como disco rayado para ganar la Cámara en 2010 y oponerse al Obamacare. También se retractó de su palabra de que no aprobaría el proyecto de ley de infraestructuras sin Build Back Better, y el acuerdo de los moderados para votar a favor del proyecto viene con importantes salvedades. Por el contrario, McCarthy parece llevarse mejor con los miembros más conservadores de su bancada, como Jim Jordan, que eran una espina para Boehner y Ryan.

Pero al aproximarnos al final del que probablemente es el último mandato de Pelosi (prometió a los moderados en 2018 que se retiraría al final de este Congreso), es poco probable que alguien más pueda guiar una bancada en la que militan personas tan diversas, a la que pertenecen desde Josh Gottheimer, un moderado de Nueva Jersey, hasta Pramila Jayapal, la líder de los progresistas en la Cámara, quienes se mantuvieron unidos para votar en conjunto.

Mientras tanto, cuando sorprendí a McCarthy entrando en la Cámara antes de una votación e intenté hacerle preguntas mientras pasaba por los detectores de metales, no me dijo ni una palabra. Unos minutos después, 13 republicanos desertaron.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged in