Alejandro Mayorkas revela que la mayoría de los migrantes haitianos en Del Río fueron admitidos en Estados Unidos

Las solicitudes de asilo están destinadas a permitir que los migrantes ingresen a Estados Unidos

John Bowden
lunes 27 septiembre 2021 17:18

Estados Unidos expulsa a cientos de migrantes haitianos

Read in English

El secretario de Seguridad Nacional (|DHS), Alejandro Mayorkas, reveló que la administración de Joe Biden inició el proceso de asilo para miles de migrantes haitianos que la semana pasada se asentaron en un campamento cerca de la frontera en Del Río, Texas.

Entre 10 mil y 12 mil personas del campamento, que en su apogeo fueron alrededor de 15 mil, fueron admitidas en Estados Unidos de forma condicional mientras se procesan sus solicitudes de asilo, declaró el domingo el secretario del DHS.

Los defensores de los derechos de los migrantes y algunos demócratas, incluidos destacados legisladores afroamericanos del partido como la representante Maxine Waters, habían pedido a la administración de Biden que admitiera a todas o algunas de las multitudes reunidas en Del Río debido a la inestabilidad política en curso en Haití causada por el asesinato de su presidente y la terrible situación provocada por una tormenta tropical y un terremoto que azotaron la isla con unos pocos días de diferencia.

Las solicitudes de asilo están destinadas a permitir que los migrantes con temores creíbles de enfrentar violencia u otros peligros en sus países de origen ingresen a Estados Unidos, mediante un proceso legal al que todos los migrantes tienen derecho a solicitar, pero las personas deben estar presentes en la frontera de Estados Unidos o ya dentro del país para hacer tal petición. Estos migrantes no se consideran indocumentados, aunque los críticos conservadores de la administración no se han molestado en hacer esa distinción.

"Son liberados con condiciones... aproximadamente, creo que 10 mil o más, 12 mil", dijo Mayorkas, sobre los migrantes que se encuentran en Del Río, en plática con Fox News Sunday.

Continuó confirmando que el número "podría" expandirse a medida que se determine el destino de cinco mil que se encuentran actualmente en proceso.

En una entrevista separada en Meet the Press, de NBC, Mayorkas señaló que alrededor de dos mil migrantes haitianos fueron expulsados y trasladados a Haití después de que el gobierno de Estados Unidos determinara que eran elegibles para ser deportados bajo el Título 42 del Código del país que permite que los migrantes sean expulsados si han estado recientemente en una nación donde está presente una “enfermedad transmisible”. El gobierno de Trump comenzó a usar esta sección del Código de los Estados Unidos, que se aplica con poca frecuencia, el año pasado para expulsar a los migrantes después de que los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) emitieran una recomendación que indicaba que aquellos que se llegaban o viajaron recientemente desde "áreas afectadas por el coronavirus" no deberían ser admitidos en Estados Unidos.

La administración de Trump enfrentó críticas de defensores de los derechos de los migrantes el año pasado por el uso de la regulación, pero la administración de Biden se negó a revertir la tendencia al asumir el cargo en enero y aceleró las expulsiones a medida que la pandemia ha continuado hasta 2021.

Leer más: Miles de haitianos admitidos en Estados Unidos luchan contra la deportación

Durante su entrevista con NBC el domingo, Mayorkas argumentó que la expulsión de migrantes bajo esta autoridad era necesaria dada la orientación actual de los CDC y agregó que no fue un "error", como cuestionó el conductor Chuck Todd, enviar a muchos de los migrantes a Haití, a pesar de que muchos han llegado a Estados Unidos después de vivir en países de Sudamérica, incluidos Brasil y Chile, durante años y tener poco o nada para regresar a Haití.

El campamento de Del Río se convirtió en una tormenta política para la administración de Biden durante la semana pasada y la Casa Blanca recibió críticas de republicanos y demócratas sobre el tema. Los conservadores y partidarios del expresidente Trump han presionado a la administración de Biden durante meses para que rechace a más migrantes en la frontera y mantenga las restricciones de la era Trump sobre el asilo y la entrada al país; mientras que los progresistas y demócratas han criticado el trato de los migrantes, en su mayoría personas de color, y lo ha calificado como inhumano y han pedido compasión en respuesta a los miles de haitianos que huyen de la violencia y la devastación en su país de origen.

La vicepresidenta Kamala Harris, Mayorkas y otros en la administración han denunciado imágenes que fueron ampliamente criticadas de agentes a caballo de Aduanas y Protección Fronteriza que confrontan a los migrantes en el área de Del Río, mientras continúan ignorando en gran medida las críticas de los republicanos con respecto al número de migrantes admitidos en los Estados Unidos.