Un accesorio de ropa de Liz Cheney tenía un mensaje oculto para los republicanos

El pin de Cheney está diseñado en la bandera de batalla de George Washington durante la Revolución Americana

Nathan Place
miércoles 12 mayo 2021 23:08

Liz Cheney critica a Trump por socavar la confianza en las elecciones

Read in English

La noche antes de que sus compañeros republicanos votaran para expulsarla del liderazgo del partido, la representante Liz Cheney usó un broche grande en su solapa mientras pronunciaba un discurso en contra del culto a Donald Trump. Ya sea que sus colegas lo supieran o no, el broche estaba cargado de significado.

La madre de Cheney, Lynne Cheney, le dio el accesorio a su hija. Con la forma de una bandera con estrellas amarillas sobre un fondo azul, el pin se inspiró en la bandera de batalla de George Washington durante la Revolución Americana, dijo la madre a CNN. La joyera Ann Hand lo diseñó para ella en 2004, después de que publicara su libro para niños, When Washington Crossed the Delaware.

Hace unas semanas, cuando empezaron a acumularse las malas noticias, Lynne se lo dio a su hija.

Esa conexión con la historia, así como con los padres de Liz Cheney, que incluyen al exvicepresidente Dick Cheney, dice mucho sobre cómo la congresista ve su lucha. En un discurso desafiante que pronunció el martes, Cheney se presentó como una patriota en guerra, defendiendo una forma de conservadurismo con profundas raíces en la historia de Estados Unidos y una fuerte fe en la democracia.

"Nuestro deber es claro", dijo Cheney a su grupo. “Todos los que hemos hecho el juramento debemos actuar para evitar el desmoronamiento de nuestra democracia. No se trata de políticas. No se trata de partidismo. Se trata de nuestro deber como estadounidenses. Permanecer en silencio e ignorar la mentira envalentona al mentiroso".

Durante meses, Cheney ha refutado ferozmente las afirmaciones infundadas del expresidente Donald Trump de que las elecciones de 2020 fueron robadas y ha criticado a los republicanos en el Congreso que las han repetido.

"Los ataques contra nuestro proceso democrático y el estado de derecho empoderan a nuestros adversarios y alimentan la propaganda comunista de que la democracia estadounidense es un fracaso", continuó en el discurso del martes. “Debemos decir la verdad. Nuestra elección no fue robada y Estados Unidos no ha fallado". Al día siguiente, los republicanos de la Cámara de Representantes votaron para destituir a Cheney de su puesto como líder número tres. Para reemplazarla, el caucus parece estar uniéndose detrás de Elise Stefanik, una congresista de Nueva York que apoyó enérgicamente los esfuerzos de Trump para revertir las elecciones.

Leer más: Trump celebra la destitución de Liz Cheney y la llama “un ser humano horrible y amargo”

Desde lejos, Trump aplaudió la decisión de los republicanos.

"Liz Cheney es un ser humano amargado y horrible", escribió el expresidente en una declaración rencorosa. "La miré ayer y me di cuenta de lo mala que es para el Partido Republicano".

Cuando salió de la votación para expulsarla el miércoles, Cheney dejó en claro que no lo ve de esa manera.

"La nación necesita un Partido Republicano fuerte", declaró Cheney a los periodistas. "La nación necesita un partido que se base en los principios fundamentales del conservadurismo, y estoy comprometida y dedicada a asegurar que así sea como este partido avance, y planeo liderar la lucha para lograrlo".