Kevin McCarthy divaga por 8 horas en la Cámara de Representantes y retrasa votación

McCarthy terminó su discurso tras ocho horas y 32 minutos, batiendo el récord de Nancy Pelosi de discurso más largo en la Cámara de Representantes

Stuti Mishra
viernes 19 noviembre 2021 19:50
<p>Kevin McCarthy hablando en la Cámara durante el debate del proyecto de ley Build Back Better de Joe Biden</p>

Kevin McCarthy hablando en la Cámara durante el debate del proyecto de ley Build Back Better de Joe Biden

Read in English

El líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, divagó durante más de ocho horas, pasando de temas como la Plaza de Tiananmen y el Muro de Berlín a Elon Musk, las inyecciones de covid y el hecho de que Donald Trump no gane el Nobel, en un intento de retrasar la aprobación del paquete de medidas demócratas sobre gasto social y clima.

Se suponía que McCarthy iba a presentar los argumentos del Partido Republicano contra el enorme paquete de 2 billones de dólares, que pretende revisar las leyes de sanidad, educación, clima, inmigración e impuestos del país, el jueves por la noche antes de que la Cámara votara el proyecto.

En su lugar, el representante republicano se acogió a la regla de la Cámara del “minuto mágico”, que permite al presidente, al líder de la mayoría y al de la minoría hablar durante un tiempo ilimitado, y siguió con un discurso filibustero durante horas, dejando claro que lo hacía para retrasar la votación.

La votación se celebrará ahora el viernes por la mañana, ya que los demócratas decidieron abandonar la Cámara en medio del aparentemente interminable discurso.

“Permítanme ser claro: Nunca en la historia de Estados Unidos se ha gastado tanto de una sola vez... de una sola vez”, dijo el representante de California en una rara mención al proyecto de ley en un discurso por lo demás divagante. “Nunca en la historia de Estados Unidos se subirán tantos impuestos y se necesitará tanto préstamo para pagar todo este gasto imprudente.”

Su discurso comenzó a las 8:38 pm hora del Este y tocó muchos temas como la retirada militar de Afganistán, su incapacidad para comprarse un Tesla y su amistad con el dueño de la compañía, Elon Musk, la censura a su compañero republicano Paul Gosar, la risa de Kamala Harris, Abraham Lincoln, y los mejores retratos de su oficina.

Terminó el discurso a las 5:10 am hora del Este del viernes, después de ocho horas y 32 minutos. Rompió el récord del discurso más largo de la Cámara de Representantes, que anteriormente estaba en manos de Nancy Pelosi. En 2018, Pelosi habló durante ocho horas y siete minutos sobre un proyecto de ley de reforma migratoria.

En un ejemplo extraño durante su discurso, McCarthy dijo que un general chino le dijo a su “amigo en el Senado” que “eres débil, América, porque crees en Dios, y tomas fentanilo”.

En otro momento aleatorio, McCarthy mencionó: “Ni siquiera puedo permitirme probar un Tesla, y Elon es uno de mis mejores amigos”.

También habló a la Cámara de lugares y momentos de la historia que le gustaría haber presenciado personalmente. “Me gustaría haber estado en la Plaza de Tiananmen, y me gustaría haber estado allí derribando el Muro de Berlín”, declaró.

Alrededor de la medianoche, añadió que había recibido una inyección de refuerzo y que ahora podría tener un “pequeño dolor de cabeza”.

A la tercera hora de su discurso, mientras algunos demócratas le gritaban e interrumpían e incluso abandonaban la sala, el representante dijo: “Apenas estoy calentando motores”.

En otra ocasión, cuando un demócrata gritó “te dejamos, Kevin”, McCarthy respondió: “Está bien, estaré aquí”.

“¿Por cuánto tiempo?”, gritó otro demócrata.

Alrededor de las seis horas, McCarthy respondió: “No sé si este discurso va a marcar la diferencia”. Pero eso no le impidió continuar.

Cuando la mayoría de los escaños de la Cámara estaban vacíos, McCarthy dijo: “No sé si creen que porque se han ido voy a parar... No lo voy a hacer”.

El discurso fue duramente criticado por los demócratas.

La representante de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, lo calificó como “uno de los peores discursos, de más baja calidad” que ha escuchado. “Está claro que este hombre no va a dejar de hablar, aunque tenga nada que decir”, expresó.

La presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, emitió varias declaraciones para burlarse del discurso. Una declaración se titulaba “¿Se encuentra bien Kevin McCarthy?”. Otra declaración titulada “McCarthy necesita una revisión de la realidad” calificó el discurso de “rabieta” llena de “afirmaciones desquiciadas”. Incluía una lista de refutaciones a McCarthy.

“Los demócratas de la Cámara de Representantes se están preparando para aprobar una legislación histórica para reducir los precios, luchar contra la inflación y hacer que las grandes empresas y los más ricos paguen su parte justa”, decía el comunicado. “Pero McCarthy es bienvenido a seguir equivocándose en los hechos en la Cámara.”

El demócrata Adam Schiff escribió en un tuit: “Si tomaras al peor orador del mundo, le dieras el peor discurso del mundo y le hicieras leerlo durante el mayor tiempo del mundo, sería muy parecido a escuchar a Kevin McCarthy esta noche... Excepto que probablemente sea mejor”.

Mientras algunos republicanos parecían disfrutar del discurso y animaban al representante en el hemiciclo, otros no entendían lo que quería decir.

Un republicano que se quedó hasta tarde para el discurso, el representante Dan Newhouse, bromeó con The Independent: “No tengo ni idea”, cuando se le preguntó cuál era el punto u objetivo del discurso de McCarthy.

Pero el líder republicano, Greg Pence, expresó que le encantó el discurso. “Es un momento histórico para Kevin, sin duda”.