Jefe interino del Pentágono de Trump defiende la respuesta militar ante el asalto al Capitolio

Christopher Miller afirmó que fue irresponsable decir que el expresidente pudiera liderar un golpe de estado

Alex Woodward
miércoles 12 mayo 2021 17:19

Líderes mundiales reaccionan al asalto contra el Capitolio de los Estados Unidos

Read in English

El secretario de Defensa interino de Donald Trump, Christopher Miller, defendió la respuesta del Pentágono a la insurrección del Capitolio, mientras los oficiales militares enfrentan un escrutinio por el retraso en el despliegue de las tropas de la Guardia Nacional cuando las fuerzas del orden se vieron abrumadas por alborotadores simpatizantes de Trump el 6 de enero.

Miller rechazó el "comentario irresponsable de los medios" que expresaba preocupaciones de que el expresidente pudiera organizar un golpe militar o imponer la ley marcial para bloquear la certificación de los resultados del Colegio Electoral.

“No iba a ocurrir tal cosa bajo mi supervisión. Estas preocupaciones e histeria de ellos fueron un factor en mi decisión”, dijo a los miembros del Congreso durante una audiencia del Comité de Supervisión de la Cámara el miércoles.

También señaló el "historial extremadamente pobre" del Pentágono en el apoyo a la aplicación de la ley local durante las manifestaciones de derechos civiles y contra la guerra. “Estaba comprometido a evitar repetir estos escenarios”, añadió.

El personal militar debe ser desplegado solo como "último recurso", dijo, y que "usarlo de otra manera es contrario a la Constitución y una amenaza para la república".

Miller, quien fue designado por el expresidente como secretario de Defensa en noviembre, señaló que las críticas a la respuesta del Pentágono “reflejan inexperiencia o falta de comprensión de la naturaleza de las operaciones militares” o tienen motivaciones políticas.

“Este no es un videojuego en el que puedes mover fuerzas con el movimiento del pulgar”, declaró. "Todo lleva tiempo... Estoy de acuerdo con todas las decisiones que tomé el 6 de enero y en los días siguientes".

Leer más: Nuevo blog de Trump es un fracaso en las redes sociales, muestran los datos

Le dijo al comité que no habló con Trump antes o durante el asalto.

Las apariciones de Miller y del ex fiscal general interino Jeffrey Rosen marcan la primera vez que ambos hombres han discutido públicamente los hechos del 6 de enero con los legisladores, mientras los miembros del Congreso investigan cómo y por qué la aplicación de la ley federal, a pesar de las advertencias en las redes sociales y entre los servicios de inteligencia y otras agencias federales - no lograron contener a cientos de alborotadores pro-Trump cuando irrumpieron en los pasillos del Capitolio en un intento de amenazar a los legisladores que estaban adentro.

La presidenta del comité, Carolyn Maloney, dijo que el expresidente "se negó a mover un dedo" después de que ambos hombres testificaron que no se comunicó con ellos para evitar que los alborotadores entraran en el edificio del Capitolio.

Trump "traicionó su juramento, traicionó su deber constitucional", aseguró.

Miller dijo que aprobó el despliegue completo de tropas a las 15:00 horas.

Los miembros del servicio de la Guardia Nacional comenzaron a llegar a las 17:22 horas, dijo, después de que se desplegaran 154 soldados de la Guardia Nacional de DC para apoyar a la Policía del Capitolio de Estados Unidos. Informes anteriores indican que llegaron a las 14:40 horas.

Después de las 5 de la tarde, los oficiales del ejército transmitieron la aprobación de Miller al comandante de la Guardia Nacional de DC, el mayor general William Walker, que, según él, se produjo más de tres horas después de que compartiera por primera vez las solicitudes de apoyo militar del entonces jefe de policía del Capitolio, Steven Sund.

Habló con el vicepresidente Mike Pence, reveló, aunque agregó que Pence no ordenó el despeje del Capitolio porque no está en la cadena de mando.

Rosen aseguró que los agentes federales de la ley llegaron al lugar a las 14:40 horas después de que los alborotadores irrumpieron en el edificio.