Raskin dijo que había invitado a su hija y a su yerno al Capitolio sin saber lo que ocurriría posteriormente.

Jamie Raskin: Fiscal principal del juicio político de Trump llora mientras relata el ataque al Capitolio

"Pensaron que iban a morir"

Andrew Buncombe@AndrewBuncombe
miércoles 10 febrero 2021 00:58
Read in English

El congresista demócrata que lidera la acusación política de Donald Trump rompió a llorar al recordar el violento ataque al Capitolio de Estados Unidos hace apenas un mes.

Jamie Raskin, cuyo hijo murió semanas antes de los hechos del 6 de enero, tuvo que hacer una pausa varias veces para concluir sus comentarios que marcaron el final de los actos de apertura de los demócratas.

“Un sonido que nunca olvidaré, el sonido de golpes en la puerta como un ariete, es el sonido más inquietante que escuché, y nunca lo olvidaré”, dijo el congresista de Maryland, relatando su experiencia después de que cientos de partidarios de Trump irrumpieran en el edificio y muchos se lanzaran al ataque.

“… Los niños escondidos debajo del escritorio. Colocando lo que pensaban que eran sus últimos mensajes de texto y susurros telefónicos para despedirse. Pensaron que iban a morir".

Raskin dijo que había invitado a su hija y a su yerno al Capitolio para presenciar lo que esperaba que simbolizara la inminente y pacífica transferencia de poder a Joe Biden, ya que las cámaras conjuntas del Congreso votaron para afirmar los votos del colegio electoral de cada uno de los 50 estados.

Hizo una pausa nuevamente y bebió de una botella de agua mientras les decía a los senadores cómo había hablado con su familia poco tiempo después de que se reunieron.

“Mi yerno nunca antes había estado en el Capitolio. Y cuando finalmente fueron rescatados más de una hora después por los oficiales del Capitolio, y estábamos juntos, los abracé y me disculpé. Y le dije a mi hija Tabitha ... cuánto lo sentía y le prometí que no volvería a ser así la próxima vez que regresara al Capitolio conmigo”.

Añadió: “¿Y sabes lo que dijo? Papá, no quiero volver".

El hijo de 25 años de Raskin, Thomas, se quitó la vida en diciembre y la familia lo había enterrado pocos días antes del ataque al edificio del Capitolio.

Raskin, de 58 años, que representa el octavo distrito del Congreso de Maryland, dijo que lo que más lo sorprendió el 6 de enero fue el ataque a un oficial de policía con una bandera estadounidense.

“Una asta de la bandera estadounidense - la bandera todavía en ella – usada como lanza para golpear a uno de nuestros policías, sin piedad, torturado por una asta con una bandera en él, que defendía con su propia vida, pero que murió ese día”.