La inteligencia de EEUU ‘probablemente’ sabía de la amenaza a Khashoggi antes de ser asesinado, afirma investigadora de la ONU

Exclusiva: Estados Unidos es 'cómplice' de la impunidad de que disfruta Arabia Saudita, dice Agnes Callamard

Andrew Buncombe
sábado 31 julio 2021 18:56
CCTV footage shows Jamal Khashoggi entering Saudi embassy in Istanbul
Read in English

Parece cada vez más probable que Estados Unidos tuviera inteligencia de antemano sobre la amenaza mortal a Jamal Khashoggi, según el exfuncionario de la ONU que investigó el asesinato del periodista disidente por parte de Arabia Saudita.

Al no hacer pública toda la información que tiene sobre el asesinato, y si era consciente de antemano del peligroso riesgo en el que se encontraba, declaró, Estados Unidos se está volviendo "cómplice" de la impunidad de que disfruta Arabia Saudita.

“Si tienen información de cualquier tipo, y cualquier fuente, sobre el asesinato; si tienen información que apunta al alcance de la responsabilidad de MBS, o las paradas en El Cairo, y no la hacen pública, se están haciendo cómplices de la impunidad”, señaló Agnes Callamard, ex relatora especial de la ONU acerca del resumen extrajudicial de ejecuciones arbitrarias, dijo a The Independent.

Callamard pasó seis meses investigando el asesinato y expuso en su informe de 2019 que Arabia Saudita era responsable de una “ejecución premeditada”. También manifestó que había pruebas creíbles de la responsabilidad del príncipe heredero Mohammed bin Salman, conocido como MBS.

Arabia Saudita negó que el príncipe fuera responsable y afirmó que Khashoggi, de 57 años, había sido víctima de una operación "deshonesta". Cargó contra un puñado de operativos de menor rango, aunque ninguno de los altos funcionarios identificados por la inteligencia de Estados Unidos, en un resumen de cuyas conclusiones se hicieron públicas a principios de este año.

En los últimos meses ha habido una avalancha de nuevas revelaciones sobre el asesinato en 2018 de Khashoggi, durante muchos años un defensor del régimen saudí, que se había peleado con MBS y era cada vez más crítico, a menudo en sus columnas para The Washington Post

En junio, The New York Times informó que cuatro miembros del escuadrón de asalto saudí habían recibido entrenamiento paramilitar de una empresa de seguridad con sede en Arkansas, Tier 1 Group, propiedad de la firma de capital privado Cerberus Capital Management.

En la campaña presidencial, Joe Biden llamó a Arabia Saudita un "paria" y prometió que tomaría una línea mucho más dura con el reino que Donald Trump.

Leer más: Trump se obsesionó con la sierra para huesos utilizada en el asesinato de Jamal Khashoggi y bromeó al respecto

Sin embargo, aunque el informe de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) "evaluó" que MBS había aprobado el asesinato, no se han impuesto sanciones al propio príncipe heredero, solo a funcionarios de menor rango.

Actualmente, el gobierno de Estados Unidos está siendo demandado por dos organizaciones que buscan obligar a Biden a hacer pública cualquier información que el Estado tenga sobre el asesinato y lo que sabía antes de la amenaza a Khashoggi, un residente de Estados Unidos.

Callamard, cuya investigación incluyó escuchar un audio de 15 minutos del asesinato, que no se ha hecho público, ha pedido a todos los gobiernos que pongan a disposición todas las pruebas que tengan. Estaba decepcionada por la rapidez con que Estados Unidos y su relación con Arabia Saudita habían vuelto a la normalidad, declaró.

En su informe de 2019, dijo que podía confirmar de forma independiente los informes de los medios de que tanto Estados Unidos como Turquía tenían información sobre la amenaza al reportero.

Dos años después, advirtió que parecía "cada vez menos" probable que Estados Unidos no estuviera al tanto de una amenaza para Khashoggi.

"Todo lo que estamos escuchando apunta a un nexo tan estrecho entre Estados Unidos y Arabia Saudita, incluso a nivel de inteligencia", señaló.

"Y esto, además de las filtraciones desde el principio ... Es solo una hipótesis, no tengo evidencia material, pero [aumenta] la probabilidad de que Estados Unidos haya capturado inteligencia sobre amenazas a Jamal".

La Casa Blanca no respondió a las preguntas de The Independent. La CIA y la ODNI se refirieron al informe de inteligencia de EE. UU. de febrero, pero no respondieron a la cuestión de si EE. UU. tenía información de antemano sobre la amenaza a Khashoggi. El Departamento de Estado declaró que no podía comentar sobre asuntos de inteligencia.

La embajada de Arabia Saudita en Washington DC, su Ministerio de Relaciones Exteriores y uno de sus abogados estadounidenses tampoco respondieron a una solicitud de comentarios. Cerberus tampoco respondió a las preguntas.