Aliados y funcionarios de seguridad de EE.UU. esperan ansiosos por la inauguración de Biden

Una 'transición ordenada' es lo que muchos dentro y fuera de los EE. UU. están esperando

Kim Sengupta
jueves 07 enero 2021 20:44

El riesgo que plantea Trump ahora se ha vuelto tan agudo, dicen algunos de los funcionarios militares y de seguridad más importantes de Estados Unidos, que debe irse ahora en lugar de esperar la toma de posesión de Biden.

Read in English

El asalto al Capitolio por una turba de extrema derecha incitada por Donald Trump ha dejado a los adversarios de Estados Unidos eufóricos, a sus aliados abatidos y al enemigo interno envalentonado y amenazando con más conflictos.

Un día tumultuoso, en el que murieron cuatro personas, terminó en las primeras horas con la victoria electoral de Joe Biden siendo certificada por el Congreso y Trump acordó que habría una transición ordenada a la próxima administración. Pero el presidente saliente también insistió en que estaba totalmente en desacuerdo con el resultado y continuó reclamando la victoria, sin mencionar, y mucho menos condenar, el ataque.

Trump fue excluido de sus cuentas de Twitter y Facebook por violar sus políticas sobre el riesgo de violencia, y hay aprensión sobre lo que dirá una vez que regrese a las redes sociales, y qué efecto tendrá en los seguidores que había azotado en un frenesí.

Mientras los líderes de los países occidentales y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, expresaron su conmoción por el asalto al corazón de la democracia en Estados Unidos, hubo expresiones de satisfacción en China y Rusia por el caos.

En Beijing, el Global Times , un portavoz del Partido Comunista, declaró que la violencia era un "hermoso espectáculo para la vista", parodiando el elogio de la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, para los pacíficos manifestantes a favor de la democracia en Hong Kong. En Moscú, Konstantin Kosachyov, el jefe del comité de asuntos exteriores de la Duma, declaró: “La democracia estadounidense cojea de ambos pies”. Agregó que “el bando perdedor tiene motivos más que suficientes para acusar al ganador de falsificaciones”, propagando aún más las infundadas teorías de conspiración que el Kremlin ha estado promoviendo.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo estar "enojada y entristecida", y agregó: "Las dudas sobre el resultado de las elecciones se han avivado y eso creó una atmósfera que hizo posible estos eventos". El presidente francés, Emmanuel Macron, habló sobre “los partidarios de un presidente saliente que se alza en armas para desafiar los resultados legítimos de unas elecciones” y dijo que “lo que pasó... no es Estados Unidos, definitivamente”. Boris Johnson, quien una vez pidió que Trump fuera galardonado con el Premio Nobel de la Paz, y cuyo gobierno ha cortejado asiduamente al presidente, condenó las "escenas vergonzosas".

Varios altos funcionarios estadounidenses dijeron que con lo que se ha desarrollado, la transición de Biden no puede llegar lo suficientemente rápido. El Departamento de Justicia y los servicios de inteligencia se han visto gravemente debilitados por la destitución de funcionarios considerados insuficientemente leales a Trump, y el presidente saliente ha estado en disputa con altos líderes militares por sus intentos de utilizar las fuerzas armadas tanto en el país como en el extranjero.

Ahora ha habido una mayor hemorragia de altos funcionarios. El asesor adjunto de seguridad nacional, Matt Pottinger, renunció el miércoles en protesta por el comportamiento de Trump. Lo siguió Mick Mulvaney, el exjefe de gabinete que se desempeñaba como enviado especial a Irlanda del Norte, quien dijo: "Aquellos que [todavía] eligen quedarse ... eligen quedarse porque les preocupa que el presidente pueda poner alguien peor adentro". También hay informes de que el asesor de seguridad nacional de Trump, Robert O'Brien, quien reemplazó al recientemente fallecido John Bolton, también está considerando irse, junto con el subjefe de personal, Chris Liddell.

Ha surgido que no fue Trump sino el vicepresidente, Mike Pence, quien impulsó la decisión sobre la eventual llamada a la guardia nacional. El presidente saliente, que había estado muy ansioso por usar las fuerzas armadas durante las protestas de Black Lives Matter el verano pasado, se resistió al despliegue durante mucho tiempo, según los informes.

Hubo desconcierto, así como consternación, entre los funcionarios de seguridad europeos de que incluso alguien como Trump intentara instigar algo tan dañino, con posibles consecuencias a largo plazo. “Fue casi como una versión de la marcha de Mussolini sobre Roma”, reflexionó uno, “aunque afortunadamente no fue tan exitosa”.

Lo que sucedió en Washington puede no haber sido un intento de golpe organizado, pero hubo asombro general por la facilidad con la que la multitud de unos pocos miles atravesó las líneas policiales en lo que debería ser una de las instituciones mejor protegidas del país.

El ataque, descrito como un acto de sedición y terrorismo interno tanto por demócratas como por republicanos (aparte de Trump y lo que queda de su equipo) tuvo mucha resonancia simbólica: las barras y estrellas fueron quitadas y reemplazadas por una pancarta de Trump; la bandera confederada desfiló por los pasillos del Congreso 157 años después de Gettysburg; la soga de un verdugo colgada en el suelo.

Más allá de todo eso, hay peligros muy reales de los matones armados que se han convertido en el "ejército de Trump". A muchos les gusta disfrazarse de soldados y algunos son Walter Mittys, con relatos fantásticos de servir en las fuerzas especiales. Pero ya han mostrado una propensión a la violencia y hay entre ellos quienes tienen la capacidad de causar un gran daño.

El riesgo que plantea Trump ahora se ha vuelto tan agudo, dicen algunos de los funcionarios militares y de seguridad más importantes de Estados Unidos, que debe irse ahora en lugar de esperar la toma de posesión de Biden.

El almirante Mike Mullen, ex presidente del Estado Mayor Conjunto, dijo que Trump estaba actuando como un dictador, con más problemas por delante, y que invocando la Enmienda 25, según la cual un presidente puede ser destituido de su cargo si no puede cumplir sus deberes - necesitaban ser considerados urgentemente.

El almirante dijo que Trump había “incitado” la fallida insurrección y “no estaba en posición de liderar los próximos 14 días. No creo que hayamos terminado todavía, debemos actuar para evitar que sucedan más. Es muy, muy importante discutir la 25ª enmienda". Trump, continuó, era como “dictadores de todo el mundo que tiran de las palancas del poder para mantenerse en el poder, desesperados, haciendo todo lo posible para mantenerse en el ahí, hasta el punto de lo que hoy considero acciones tremendamente ilegales”.

Mark Esper, quien renunció recientemente como secretario de defensa y fue uno de los 10 secretarios de defensa vivos que escribieron una carta pública advirtiendo a Trump que no intentara utilizar al ejército para anular el resultado de las elecciones, señaló: “Los perpetradores que cometieron este acto ilegal se inspiraron en desinformación partidista y afirmaciones evidentemente falsas sobre las elecciones ".

El exdirector de la CIA, John Brennan, también sostuvo que Trump debe irse ahora. “Una persona es responsable del acto surrealista de sedición que se desarrolla en el Capitolio de nuestra nación. Su nombre es Donald J. Trump, y muchos republicanos en el Congreso lo están habilitando. Trump debe rendir cuentas. Es una plaga indeleble en el alma de Estados Unidos ”, dijo, “la incitación de una turba sin ley que ha asaltado el centro de nuestro gobierno elegido democráticamente es imperdonable, inconcebible y probablemente procesable”.

El ex general de infantería de marina estadounidense James Mattis, quien renunció como secretario de Defensa de Trump en 2018, dijo que el "asalto violento a nuestro Capitolio, un esfuerzo por subyugar la democracia estadounidense por una turba, fue fomentado por Trump". Su uso de la presidencia para destruir la confianza en nuestra elección y envenenar nuestro respeto por los conciudadanos ha sido habilitado por líderes pseudopolíticos cuyos nombres vivirán en la infamia como perfiles en la cobardía”.

El general Joseph Dunford, otro ex presidente del Estado Mayor Conjunto, condenó no sólo a Trump, sino también a sus partidarios republicanos en el Congreso que han seguido intentando revertir su derrota electoral.

“Los líderes que han continuado socavando una transición pacífica de acuerdo con nuestra constitución han establecido las condiciones para la violencia actual”, dijo, "este es un ataque indignante a nuestra democracia y un día triste para nuestra nación".

Los partidarios de Trump en el Capitolio finalmente se dispersaron. Sin embargo, elementos de extrema derecha en las redes sociales han proclamado la victoria e instando a que se tomen medidas adicionales. Hay que tomarlos en serio. Las fuerzas tóxicas que Trump alimentó y alentó, alimentándolas diariamente con un resentimiento venenoso, no van a desaparecer.

No olvidemos que el ataque terrorista interno más mortífero en los Estados Unidos, el atentado con bomba en la ciudad de Oklahoma en 1995, fue llevado a cabo por Timothy McVeigh y Terry Nichols, dos extremistas de derecha locales.

Merrick Garland, a quien Biden acaba de presentar como su candidato a fiscal general, conoce la amenaza particularmente bien. Ayudó a procesar a McVeigh y dijo: "Es lo más importante que he hecho".

Garland conserva una fotografía enmarcada del edificio federal Alfred P. Murrah de Oklahoma, el lugar de la explosión que mató a 168 personas, en su oficina de Washington. Ha hablado de cómo los asesinatos indiscriminados y el dolor devastador que sienten las familias en duelo, dejaron un profundo efecto en su percepción de la administración de justicia.