Arrestan a veinte personas por fraude electoral en Florida porque no sabían que eran inelegibles

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, promocionó los arrestos de 20 personas con condenas por delitos graves por votar ilegalmente como parte de la lucha contra el fraude. Los acusados dicen que no sabían que habían hecho nada malo, y los defensores del derecho al voto señalan un sistema fallido explotado por la política, reporta Alex Woodward

domingo 28 agosto 2022 21:08
Read in English

Cuando se acercaba el final de una condena de 10 años de prisión, Peter Washington asistió a clases de “asimilación” para prepararse para la vida después del encarcelamiento, incluida la posibilidad de recuperar su derecho al voto.

Tras su liberación, recibió por correo un formulario de registro de votantes, lo completó y lo envió por correo a la Oficina del Supervisor de Elecciones del Condado de Orange. A continuación, recibió una tarjeta de votante por correo.

Creyendo que acababa de obtener el derecho de voto, Washington votó con su esposa en un lugar de votación anticipada durante las elecciones presidenciales de 2020.

El 28 de agosto, casi dos años después, los agentes de la Oficina del Sheriff del Condado de Orange arrestaron al hombre negro de 59 años y lo acusaron de fraude electoral como “votante no calificado”, un delito grave de tercer grado.

Washington fue una de las 20 personas -todas ellas excarceladas con condenas por asesinato y delitos sexuales- detenidas y acusadas de votar ilegalmente, un delito grave de tercer grado, después de que el gobernador republicano Ron DeSantis anunciara su “ofensiva de apertura” contra el fraude electoral en el estado.

Pero los registros judiciales y los informes policiales revisados por The Independent parecen mostrar que las personas vilipendiadas por el gobierno de DeSantis y atacadas en una conferencia de prensa de alto perfil similar a una campaña -los primeros resultados de una nueva agencia de US$1,1 millones bajo la oficina del gobernador- fueron informados por los trabajadores electorales u otros funcionarios del gobierno que eran elegibles para votar.

Los acusados dijeron que no tenían intención de cometer ningún delito, creyendo que una reciente enmienda constitucional les otorgaba su derecho a votar, y que estaban confundidos y frustrados sobre si habían hecho algo malo.

Los acusados en cada uno de los casos reportaron que una oficina electoral del condado o algún funcionario o agencia gubernamental les informó que podían registrarse para votar. Las personas condenadas por asesinato o delitos sexuales siguen sin poder votar.

Sus casos magnifican las complicaciones que rodean a los derechos de voto para las personas con condenas por delitos graves - y reflejan el volátil campo de minas político después de que los votantes de Florida apoyaron de forma abrumadora una enmienda constitucional para restaurarlos en 2018.

Los defensores del derecho al voto subrayan que las recientes detenciones exponen lagunas en un sistema que debería haber impedido los votos ilegales en primer lugar.

En 2019, Michelle Stribling completó un formulario de registro de votantes, recibió su tarjeta de registro por correo ese noviembre y votó en las elecciones de 2020.

Fue acusada de fraude el 17 de agosto.

La mujer negra de 52 años dijo a los investigadores que “no sabía leer ni escribir muy bien” y que no entendía las preguntas del registro de votantes relacionadas con su derecho a votar

“Stribling creía que sus derechos se habían restablecido porque había completado la solicitud de registro de votantes y había recibido una tarjeta de registro de votantes”, según una declaración jurada.

Leo Grant, un hombre negro de 55 años del condado de Palm Beach, relató a los investigadores que los administradores electorales locales le enviaron una tarjeta de identificación de votante, y emitió su voto por correo en noviembre de 2020.

“En verdad no entiendo, ¿cómo cometí fraude?” dijo Grant al Miami-Herald el día después de la conferencia de prensa del gobernador. “No entiendo nada de esto”.

“Esto pone de relieve la importancia de arreglar el sistema, y estamos teniendo costos humanos reales para un sistema fallido”, expresó Neil Volz, subdirector de la Coalición de Restauración de Derechos de Florida, a The Independent.

“Deberíamos tener una base de datos a nivel estatal que pueda verificar la elegibilidad en el frente, y ninguna de estas personas estaría en esta situación”, comentó. “No estaríamos teniendo esta conversación en el contexto de una campaña política. Podríamos estar tratando de resolver el problema sin más”.

Larry S Davis, un abogado que representa a uno de los hombres detenidos en el condado de Miami-Dade, dijo a Politico que su cliente fue arrestado a las 6 am cuando un equipo de policías fuertemente armados y blindados golpeó su puerta.

“Estaba en ropa interior y no le dejaron vestirse antes de llevarlo a la cárcel”, declaró Davis a Politico. “Había gente armada en su patio trasero y utilizaron un helicóptero. Todo el vecindario se vio perturbado muy temprano por la mañana”.

Davis explica que su cliente fue abordado para registrarse para votar en una tienda local de Walmart, e incluso detuvo al trabajador electoral para decirle que no creía que fuera elegible debido a su anterior condena por delito grave.

Esa persona le respondió que la aprobación de la Enmienda 4 en 2018 -que allanó el camino para que aproximadamente 1 millón de personas con condenas por delitos graves recuperaran su derecho al voto- le otorgó el derecho a votar, según Davis.

“Le ayudaron a completar el papeleo. Más tarde obtuvo una tarjeta de votante y pensó que podía votar. Eso fue hace dos años”, dijo Davis.

La conferencia de prensa del gobernador se centró en la recién creada Oficina de Delitos Electorales y Seguridad, una agencia de primera clase bajo la dirección del gobernador que los grupos de derechos de voto advierten que es “una solución en busca de un problema” y una herramienta política que podría utilizarse para intimidar a los votantes.

Los opositores argumentan que ya existen recursos para investigar y perseguir las denuncias de fraude, cuyo alcance no ha llegado a alterar los resultados electorales.

“Pero ahora tenemos este proceso en el que no se autoriza a nadie en la fase inicial, se le da una tarjeta de identificación de votante y luego se espera varios años para detenerlo y procesarlo. Ese no es el tipo de sistema que proclama ‘tenemos integridad’. Todos nosotros queremos la integridad de los votantes. Así que trabajemos juntos para solucionar el problema desde el principio”, declaró Volz a The Independent.

The Independent solicitó comentarios a la oficina del gobernador.

Manifestantes ante el tribunal del condado de Broward, Florida, el 18 de agosto

En 2020, el estado recibió 262 denuncias de fraude electoral; 75 fueron remitidas a la policía. Más de 11 millones de votantes de Florida participaron en las elecciones presidenciales de ese año.

A pesar de que esos casos avanzan con procesamientos, incluyendo los recientes arrestos de cuatro personas en el bastión republicano de la comunidad de retiro The Villages, el gobernador afirmó que sin su oficina de delitos electorales, “nada sería procesado, nada terminaría sucediendo”.

A principios de este año, dos hombres de The Villages -Jay Ketcik y Charles Barnes- se declararon culpables de haber emitido más de un voto en las elecciones de ese año.

Ketcik fue uno de los tres votantes republicanos de The Villages acusados en diciembre de 2021 de votar dos veces en las elecciones presidenciales de 2020. Barnes fue la cuarta persona de The Villages detenida por votar dos veces en esas elecciones.

Pete Antonacci, nombrado por el gobernador para dirigir la Oficina de Crímenes Electorales y Seguridad, también afirmó sin pruebas durante la conferencia de prensa que hubo “muchos votos ilegales emitidos” en una reñida elección primaria demócrata en el condado el año pasado.

Tras la aprobación de la Enmienda 4, los legisladores estatales también redujeron esos derechos a las personas que saldaron todas sus multas atrasadas, lo que los defensores del derecho al voto criticaron como un sistema de “pagar para votar” que afecta en gran medida a las minorías pobres que regresan a la vida pública.

“Mucha gente tiene que elegir entre poner comida en la mesa o votar. Y creemos que podemos tener un sistema mejor que ese”, afirmó Volz a The Independent.

A principios de este mes, un grupo de fiscales generales demócratas de 16 estados y Washington DC instó a un tribunal federal de apelaciones a rechazar las restricciones de Florida sobre los buzones de votación por correo implementados bajo una ley separada de 2021, entre las leyes electorales lideradas por el Partido Republicano a raíz de la persistente afirmación falsa de Donald Trump de que las elecciones presidenciales de 2020 se vieron empañadas por el fraude.

“Nadie discute que hay un interés estatal en combatir el fraude electoral”, señalaron en su escrito. “Pero una restricción del voto debe estar dirigida en forma real a promover ese interés y calibrada razonablemente al alcance del problema”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in