Donald Trump: el FBI encontró algunos de los documentos “en lugares inseguros” en Mar-a-Lago

El expresidente sigue al centro de la investigación

John Bowden
jueves 25 agosto 2022 01:39

Jared Kushner evita contestar preguntas sobre la redada en Mar-a-Lago durante una entrevista en Fox

Read in English

Cuando los agentes del FBI ejecutaron la redada en Mar-a-Lago a principios de este mes, encontraron documentos clasificados en lugares no seguros a pesar de las confirmaciones del equipo de Donald Trump de que todos los archivos tomados de la Casa Blanca estaban guardados bajo llave.

La revelación proviene de The Wall Street Journal, que citó a “personas familiarizadas con el asunto”. Si es cierto, podría representar otro clavo en el ataúd que está armando el Departamento de Justicia para quien sea finalmente considerado responsable del almacenamiento ilegal de archivos clasificados en la residencia y resort de Trump, en caso de que se juzgue que los archivos no están protegidos por el privilegio ejecutivo o de abogado-cliente.

El almacenamiento adecuado de documentos clasificados, en especial aquellos relacionados con asuntos de defensa, es un asunto que conlleva una responsabilidad penal delictiva.

Según el Journal, esos documentos fueron encontrados fuera de una sala de almacenamiento cerrada donde los agentes federales le habían pedido anteriormente al equipo de Trump que los almacenara, mientras se resolvía la disputa sobre su existencia, que incluía archivos “altamente sensibles”.

La ironía de la revelación es clara, ya que la gestión de los documentos gubernamentales, incluidos los materiales clasificados, fue uno de los temas por los que Donald Trump criticó a su oponente de 2016, Hillary Clinton. Se descubrió que Clinton había almacenado en un servidor privado de su casa correos electrónicos del periodo que estuvo en el Departamento de Estado.

El Departamento de Justicia determinó que Clinton había sido imprudente en su manejo de materiales clasificados, pero no responsable penalmente. Trump, por su parte, supervisó el agravamiento de las sanciones por tal comportamiento bajo su presidencia.

El expresidente y su equipo lanzaron una ola de teorías de conspiración en respuesta a la redada del FBI, acusando a los agentes de plantar pruebas y robar documentos protegidos por el privilegio de abogado-cliente sin mérito ni base fáctica para sus afirmaciones.

En otros temas, nadie en el equipo de Trump ha podido dar una respuesta satisfactoria de por qué los documentos que, como mínimo, debieron haber sido obtenidos a través de los canales adecuados de los Archivos Nacionales, fueron llevados directamente de la Casa Blanca al resort de Trump en Florida. Algunos han sugerido que los documentos fueron desclasificados; algo que ha sido refutado por John Bolton, exasesor de seguridad nacional de Trump, así como una correspondencia previa entre el equipo legal de Donald Trump y las autoridades federales que no mencionaba la posibilidad de que alguno de los archivos en cuestión hubiera sido desclasificado por decreto presidencial.

El expresidente no deja de insistir en que la investigación criminal de la que ahora forma parte es en realidad un esfuerzo prolongado de sus enemigos políticos para destruirlo y evitar que se postule a la presidencia en 2024. La Casa Blanca y el Departamento de Justicia han declarado claramente que el equipo de Joe Biden no está siendo informado sobre la situación y que sigue siendo un factor irrelevante en el caso.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in