Probable embajador de Estados Unidos en China dice que no confía en la palabra de los chinos sobre Taiwán

China señaló que palabras de Nicholas Burns “no estaban respaldadas por una voluntad de cambiar la política de EE. UU.”

Justin Vallejo
jueves 21 octubre 2021 20:51

Xi Jinping aboga por la reunificación con Taiwán

Read in English

El probable embajador de Estados Unidos en China dice que el gobierno comunista chino "no es de confiar en el asunto de Taiwán", ya que el liderazgo del país amenaza con apoderarse de la isla por la fuerza.

Nicholas Burns dijo al Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos que la agresión, las tácticas de intimidación, el genocidio y las promesas incumplidas de China significaban que no se podía tomar la palabra del país en cuestiones diplomáticas clave como Taiwán.

Aseguró que las incursiones más recientes de China en el espacio aéreo de Taiwán con 150 aviones hace 10 días eran "especialmente objetables".

"Ciertamente no podemos confiar en los chinos sobre este tema, tenemos que ser conscientes de su retórica, ser conscientes de ella, y la retórica de su líder y muchos otros líderes chinos en los últimos meses es que tienen la intención de recuperar Taiwán", declaró Burns.

Después de la retórica cada vez más incendiaria de China sobre la toma de Taiwán por la fuerza, el presidente Xi Jinping intentó bajar la temperatura diciendo que la reunificación debería ocurrir "pacíficamente".

Pero con los incongruentes comentarios de Xi y el continuo sondeo de las defensas del país por parte de sus fuerzas armadas, el presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen, advirtió en la revista Foreign Affairs que harían "lo que sea necesario" para defenderse de la anexión de China.

Burns mencionó al Senado esta semana que Estados Unidos tiene la responsabilidad de aumentar las defensas asimétricas y las capacidades de Taiwán para convertir al país en un "hueso duro de roer".

“Beijing ha sido un agresor contra India, a lo largo de su larga frontera con el Himalaya, contra Vietnam, Filipinas y otros en el mar de China Meridional, contra Japón en el Mar de China Oriental, y Beijing ha lanzado una campaña de intimidación contra Australia e incluso más recientemente contra Lituania , el genocidio de la República Popular China en Xinjiang, sus abusos en el Tíbet, su asfixia de la autonomía y las libertades de Hong Kong y su acoso a Taiwán son injustas y deben detenerse”, declaró Burns.

Leer más: Marines estadounidenses han estado en Taiwán entrenando tropas durante al menos un año

Agregó que estuvo en Hong Kong durante el traspaso británico a China y recordó particularmente los compromisos asumidos por el liderazgo del partido con el pueblo de Hong Kong y el mundo.

"Y los chinos han retrocedido en cada uno de esos compromisos, por lo que si vinculamos eso con Taiwán, obviamente no podemos confiar en que China cumpla con los compromisos que ha asumido sobre la cuestión de Taiwán", añadió Burns.

A pesar de hablar duro con China, Burns dijo que no debería haber ningún cambio en la política de los últimos 40 años de ambigüedad estratégica hacia Taiwán, que no proporciona ningún compromiso formal por parte de Estados Unidos de ayudar a Taipei a defenderse de un ataque chino.

“Estamos mejor y seremos más efectivos para mantener la política de Una China de las últimas cuatro décadas”, indicó.

La continua aceptación de Burns de la política de ambigüedad estratégica, en contraste con la creciente agresividad en el Capitolio, fue recibida por China como una señal de que sus "palabras duras deliberadamente elegidas" eran simplemente para pasar su audiencia de confirmación en el Senado.

El brazo de medios de comunicación estatal de China, The Global Times, señaló que el país podría remodelar la opinión de Burns, ya que han podido remodelar las relaciones diplomáticas de Estados Unidos.

“Hemos notado que en su declaración, Burns no sugirió nuevos movimientos adicionales para que Estados Unidos trate con China. Por lo tanto, su declaración de dureza parecía ser un poco hueca”, dijo The Global Times en un editorial.

“Es posible que Beijing dé la bienvenida a este nuevo embajador de Estados Unidos con la mente tranquila. No tiene el deseo y la energía positivos para mejorar las relaciones entre China y Estados Unidos, pero también tiene muy pocas herramientas para atacarnos”.