Administración de Biden finaliza regla, lo que dificulta el asesinato de aves y revierte política de Trump

La nueva regla del Servicio de Pesca y Vida Silvestre prohíbe la ‘captura’ de especies migratorias

Washington Post Reporter
jueves 30 septiembre 2021 21:13

En busca del equilibrio ecológico en el delta de Iasi, hábitat de miles de aves.

Read in English

La administración de Joe Biden finalizó una regla el miércoles que revocó una política de la administración de Donald Trump que relajó las sanciones por matar pájaros, restaurando las protecciones federales que habían estado vigentes durante un siglo.

La reinterpretación por parte de la administración Trump de la Ley del Tratado de Aves Migratorias de 1918 se clasificó como una de sus políticas de vida silvestre más polémicas. Relajó las sanciones legales para las empresas de energía, las empresas de construcción y los desarrolladores de tierras que mataran aves involuntariamente a través de actividades como la construcción y la extracción de petróleo.

La nueva regla del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos restablecería las protecciones bajo la ley ambiental fundamental, que prohíbe la “captura” de especies de aves migratorias, hablando de cazar, matar, capturar, vender o dañarlas de otra manera. Bajo el presidente Trump, los funcionarios habían tratado de excluir las muertes accidentales de la definición de "tomar", una medida respaldada por la industria del petróleo y el gas.

La secretaria del Interior, Deb Haaland, aseguró que la nueva regla protegería a más aves amenazadas por la doble crisis del cambio climático y la pérdida de hábitat. Señaló que el Servicio de Pesca y Vida Silvestre declaró oficialmente extinto al pájaro carpintero de pico de marfil el miércoles, junto con otras 22 especies que ya no se pueden encontrar en la naturaleza.

“Los detalles de la desaparición de cada una de las especies varían, pero el arco de la historia es esencialmente el mismo: los humanos alteraron su hábitat de una manera significativa, y no pudimos o no hicimos lo suficiente para finalmente cambiar la trayectoria antes de que fuera demasiado tarde”, dijo Haaland a los periodistas en una llamada el miércoles.

“Pero este momento, por muy aleccionador que sea, puede servir como una llamada de atención. Nuestros hijos y nietos no conocerán la Tierra como nosotros a menos que cambiemos el status quo”, añadió Haaland, quien está de viaje a California y visitó el Refugio Nacional de Vida Silvestre de San Diego.

La administración de Biden intensificará la aplicación para garantizar que las empresas y las personas tomen precauciones para evitar la muerte de aves en el futuro, aseguraron los funcionarios, y desarrollará una nueva política después de recibir comentarios públicos.

Mallori Miller, vicepresidenta de relaciones gubernamentales de Independent Petroleum Association of America, que representa a las pequeñas y medianas empresas de petróleo y gas, declaró que el grupo estaba "decepcionado" con la decisión de la administración Biden de revertir la política de Trump.

Leer más: Tema de caza no será obligatorio para sello federal del pato

“La derogación de esta disposición no tendrá el resultado deseado de conservación adicional, pero, de hecho, perjudicará financieramente a las empresas que tienen una muerte incidental sin tener la culpa”, dijo Miller en un correo electrónico. "Este no es un caso de castigar a los 'malos actores', sino más bien una situación en la que las empresas están preparadas para el fracaso".

Las compañías de petróleo y gas se beneficiaron más de la regla impuesta por Trump, según un análisis de la National Audubon Society, una organización de conservación. Las operaciones de la industria representaron el 90% de los casos procesados bajo la ley, con multas de seis mil 500 por violación. Dos derrames de petróleo desastrosos, Deepwater Horizon en 2010 y Exxon Valdez en 1989, representaron el 97% de las multas, según el análisis.

Erik Schneider, gerente de políticas de la Sociedad Nacional Audubon, calificó la nueva regla como un "primer paso importante" para proteger las poblaciones de aves en peligro, que han disminuido en aproximadamente tres mil millones desde 1970.

“Necesitamos una expansión significativa de los esfuerzos para traer de regreso a las aves y protegerlas para el futuro”, señaló. "También es de vital importancia que protejamos la Ley del Tratado de Aves Migratorias y mejoremos la forma en que se implementa".

Después de publicar formalmente la nueva regla en el Registro Federal el lunes, dijeron los funcionarios, la administración planea solicitar comentarios públicos y organizar reuniones virtuales sobre formas de mejorar la implementación de la ley.

La administración Trump primero intentó revisar la interpretación de la Ley del Tratado de Aves Migratorias con la opinión de un abogado en diciembre de 2017. Pero en agosto de 2020, un juez federal anuló la maniobra por ilegal.

Refiriéndose a la famosa novela de Harper Lee, la jueza de distrito de Estados Unidos Valerie E. Caproni escribió: “No solo es un pecado matar a un ruiseñor, también es un crimen... pero si el Departamento del Interior se sale con la suya, muchos ruiseñores y otras aves migratorias que deleitan a las personas y sostienen los ecosistemas en todo el país serán asesinadas sin consecuencias legales”.

La administración Trump siguió con un análisis de noviembre que encontró que la nueva interpretación no causaría un daño ambiental inaceptable. Pero Haaland, secretaria del Interior, anunció planes para revertir la política de Trump en mayo, diciendo que la medida "aseguraría que nuestras decisiones estén guiadas por la mejor ciencia disponible".

Kathleen Sgamma, presidenta de Western Energy Alliance, que representa a los perforadores de petróleo y gas en los estados occidentales, advirtió que la nueva interpretación de la administración Biden podría no sobrevivir en los tribunales.

“El lenguaje sencillo de la MBTA se centra en la caza y el asesinato directos, no en la muerte accidental, como han reconocido tres tribunales de circuito”, dijo Sgamma en un correo electrónico. “Al ignorar todos los fallos de los tribunales de circuito, salvo uno, en esta regla y colgarse el sombrero de un fallo de un tribunal de distrito que no ha pasado por apelación, la administración de Biden no está aclarando los problemas legales abordados por varios tribunales de circuito y será legalmente vulnerable".

Cuando se le preguntó si su grupo planeaba apelar la nueva regla en la corte, Sgamma señaló: "Revisaremos la regla final antes de decidir los próximos pasos".

Las hélices de las turbinas eólicas también pueden provocar la muerte accidental de aves. La Asociación Estadounidense de Energía Limpia, que representa a la industria eólica y solar, escribió en comentarios al Servicio de Pesca y Vida Silvestre en marzo que sus miembros continuarían tomando medidas para proteger a las aves, independientemente de los requisitos federales.

Aaron Weiss, subdirector del Center for Western Priorities, un grupo de defensa, elogió la nueva regla pero instó al Departamento del Interior a detener las ventas de arrendamiento de petróleo y gas planificadas en el Golfo de México el próximo mes.

“Es maravilloso actuar rápidamente para hacer cumplir la Ley del Tratado de Aves Migratorias”, declaró Weiss. "Por otro lado, ¿cuántas aves migratorias van a morir por los efectos de la contaminación cuando estén a punto de subastar los derechos de mil millones de barriles de petróleo?".

The Washington Post