Biden puso fin a la guerra más larga de EE.UU., pero entregó mucha munición a sus enemigos republicanos

La caótica salida de Afganistán puede costarle a Biden en las próximas elecciones de mitad de periodo, escribe Andrew Buncombe

jueves 02 septiembre 2021 20:03
Biden declara "el fin de una era" de misiones de Estados Unidos en Afganistán
Read in English

Joe Biden se emociona a menudo cuando habla.

Cuando habla del ejército, o de su hijo Beau, o de otras cosas que le importan mucho, se pone especialmente animado.

El martes, un día después de que Biden supervisara la evacuación final de tropas y civiles estadounidenses de Afganistán y, al hacerlo, pasara la página de dos décadas de historia, defendió sus acciones.

Su discurso desde la Casa Blanca, que superó por poco los 25 minutos, fue su defensa más apasionada hasta ahora, no sólo de la decisión de traer a esas tropas a casa, sino de la forma en que lo hizo.

“No iba a prolongar esta guerra para siempre”, dijo, con un traje azul marino oscuro y una corbata azul pálido. “Y no iba a prolongar una salida para siempre”.

Hablando desde el Comedor de Estado de la Casa Blanca, asumió la responsabilidad de la decisión.

“Ahora algunos dicen: ‘deberíamos haber empezado las evacuaciones masivas antes’, y ‘¿no se podría haber hecho de una manera más ordenada? Yo discrepo respetuosamente”, comentó. “La conclusión es que no hay ninguna evacuación desde el final de una guerra que se pueda llevar a cabo sin el tipo de complejidades, retos y amenazas a las que nos enfrentamos. Ninguna”.

Si se observa a lo largo, había una consistencia tanto emocional como intelectual en sus palabras. Y también había una lógica en ellas.

Leer más: Líderes del Pentágono hablan del “dolor e ira” que sienten miembros del servicio después de Afganistán

Desde al menos 2009, cuando era vicepresidente de Barack Obama, Biden ha estado presionando para la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, argumentando que simplemente no es en el interés de Estados Unidos mantenerlas allí.

El martes repitió este argumento, admitiendo con toda honestidad que las prioridades de Estados Unidos en ese país nunca fueron la educación de las niñas o la difusión de la democracia.

“Sencillamente, no creo que la seguridad de Estados Unidos mejore si se siguen desplegando miles de tropas estadounidenses y gastando miles de millones de dólares al año en Afganistán”, sostuvo.

Los partidarios de Biden se habrán alegrado de esta defensa a ultranza de sus acciones, aunque haya intentado culpar a muchas otras personas: a Donald Trump, por firmar el acuerdo con los talibanes, y al entonces presidente afgano Ashraf Ghani, que huyó del país.

Pero estas cosas no tienen que ver sólo con la lógica, ni siquiera con la honestidad.

Si bien la Operación Aliada de Rescate de Biden logró evacuar hasta 120 mil personas, entre ellas 6 mil estadounidenses, no pudieron traer de regreso a 200 ciudadanos estadounidenses que querían estar en esos aviones que despegaron de Kabul, poco antes de la medianoche, hora local del lunes.

Se puede discutir el número exacto, y él puede señalar que los funcionarios enviaron 19 mensajes a esas personas desde la primavera, aconsejándoles cómo podían salir.

También puede prometer que los esfuerzos para recuperar a esos estadounidenses varados continuarán, dependiendo de la cooperación de los talibanes. (Es posible que lleguemos a saber que a los funcionarios estadounidenses se les dijo que los talibanes ayudarían siempre que los estadounidenses estuvieran fuera antes del 31 de agosto).

Pero es seguro que al público estadounidense no le gusta la idea de que los ciudadanos estadounidenses, o los afganos que ayudaron a los militares de EE.UU., se queden atrás. Las encuestas muestran que una gran mayoría quería que las tropas se quedaran hasta que cada estadounidense pudiera entrar en la enorme panza de un avión de transporte C-17.

Los republicanos ven aquí una oportunidad para atacar a Biden y a los demócratas de cara a las elecciones legislativas de 2022, y algunos ya están pidiendo su destitución.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, describió la gestión de la evacuación como “probablemente el mayor fracaso del gobierno estadounidense en un escenario militar en mi vida”. “No podemos volver a cometer este error”, indicó McCarthy.

El congresista Michael McCaul se refirió a los disparos efectuados por los talibanes una vez que partió el último avión: “Ahora están celebrando su victoria sobre los Estados Unidos de América. Es vergonzoso. Es un agravio para nuestros veteranos”.

El senador Ted Cruz, que nunca renuncia a una oportunidad de atacar a los demócratas, tuiteó: “Esto es horroroso. Y equivocado. Estados Unidos no deja atrás a los estadounidenses”.

Hay otro elemento más siniestro en los ataques de los conservadores. Después de haber criticado a Biden por no haber sacado más rápidamente a la gente de Afganistán, personas como Tucker Carlson, de Fox News, y otros, están agitando una retórica intolerante y antirrefugiados en relación con los que ha traído aquí.

“Si la historia sirve de guía, y siempre es una guía, veremos a muchos refugiados de Afganistán reasentarse en nuestro país en los próximos meses, probablemente en su barrio”, dijo Carlson esta semana. “Y en la próxima década, ese número puede aumentar a millones. Así que primero invadimos y luego nos invaden. Siempre es lo mismo”.

Los grupos que trabajan con los nuevos refugiados, que huyen de algunos de los lugares más peligrosos del mundo, ya están preocupados por los abusos, y cosas peores, a los que se pueden enfrentar por palabras como las de Carlson. Y si el grupo más racista del Partido Republicano pretende utilizar esto como herramienta electoral, es probable que eso empeore.

Como dijo Biden, nada de esto iba a terminar bien, ni se iba a conseguir fácilmente.

Pero al igual que los militares estadounidenses dejaron atrás un alijo de helicópteros Black Hawk que ahora vuelan vertiginosamente en Kabul por sus nuevos propietarios talibanes, al no asegurar la salida de los estadounidenses -algo que prometió hacer, incluso en una reciente entrevista con ABC News- Biden ha entregado a los republicanos una pesada artillería política con la que atacarle.