Trump lanzó un espacio seguro de derecha llamado TRUTH Social y es tan vergonzoso como lo imaginas

La semana pasada, Parler anunció que Melania Trump ha llegado a un “acuerdo especial para sus comunicaciones en las redes sociales” y que utilizará exclusivamente su aplicación; así es: ni la propia esposa de Donald Trump confía en su TRUTH

Lanzan Truth Social de Trump, a pesar de los problemas que han tenido los usuarios

Read in English

Algo gracioso sucedió cuando traté de registrarme en TRUTH Social, la nueva plataforma de redes sociales de Donald Trump. Me pidió que aceptara los términos de servicio y la política de privacidad, lo cual es bastante común; la mayoría de los sitios web lo hacen. No, lo extraño fue que cuando hice clic en ellos, obtuve un error 404. “Lo siento, pero parece que esta página no existe”, me informaron.

Nada resume mejor a Donald Trump, como hombre de negocios, como estrella de reality shows y como político, que un error 404. Como empresario, Trump era famoso por prometer y cumplir en exceso. Los productores de The Apprentice han afirmado que su personalidad como magnate de los negocios multimillonarios es una “estafa” que ellos crearon.

La última jugada de Trump parece no ser distinta. Ya está plagada de fallas, ha colocado a los usuarios en listas de espera y tiene la expectativa de que estará “totalmente operativa” para fines de marzo. La empresa afirma que la alta demanda es la responsable de los problemas.

TRUTH Social no es más que el último intento de la extrema derecha de monetizar el apoyo a través de las redes sociales. Plataformas como Parler y Gettr han intentado destronar a Twitter como el destino de las voces conservadoras. Todo terminó tan mal como cabría esperar.

Parler estuvo fuera de línea durante gran parte de la primera mitad de 2021 después de que Google, Amazon y Apple dejaran de alojar la plataforma por permitir publicaciones violentas y amenazantes en el periodo previo a la insurrección del 6 de enero. Mientras tanto, Gettr expulsó a un comentarista de derecha por usar un insulto racial contra los negros y prohibió el término racista “Groyper” de su plataforma.

De hecho, la historia sugiere que hay tanto apetito por TRUTH de Trump como lo había por sus cortes de carne. Tengo la edad suficiente para recordar a Menshn, la incursión del molesto derechista Louise Mensch en las redes sociales. Como la mayoría de los aspirantes al trono de Jack Dorsey, siguió el camino de la ballena de la falla, el dibujo animado de un cetáceo que existía en los días felices de Twitter, y desapareció, para quedar olvidado en el cementerio digital que es WayBack Machine.

Si esto es arrogancia o ambición por parte de Trump, corresponde al espectador juzgarlo. Este tipo de táctica, sin embargo, es clásica de Trump. En la década de 1980, destruyó la Liga de Fútbol de los Estados Unidos con su arrogancia.

En ese entonces, Trump compró un equipo (los Generals) y luego insistió en que la USFL compitiera con la NFL en el otoño y no en la primavera. Al carecer de los recursos y los contratos televisivos de la NFL, la USFL batalló. Por consejo de Trump, demandó a la NFL en virtud de las leyes antimonopolio y, en un perfecto ejemplo de victoria pírrica, ganó un acuerdo de US$3 que llevó a la bancarrota a la USFL.

¿Es TRUTH Social otro ejemplo del complejo de Ícaro de Trump? Los propios Trump parecen reconocer que tienen las cartas incorrectas para jugar. La semana pasada, Parler anunció que la ex primera dama Melania Trump firmó “un acuerdo especial para sus comunicaciones en las redes sociales” y utilizará exclusivamente su aplicación. Así es: incluso la propia esposa de Donald Trump no confía en su TRUTH.

Y ninguna de estas aplicaciones, ni TRUTH (incluso una vez resueltos los errores) ni sus competidores, puede hacerle frente al gigante que es Twitter. Según un análisis publicado el mes pasado por el Washington Post, luego de que Twitter expulsara a Trump de su plataforma en enero de 2021, otras como Gab, Rumble, Parler y Gettr tuvieron un aumento de popularidad. “Pero esas audiencias apenas han crecido en el año transcurrido desde entonces”, informa el Post. “En algunos casos, incluso disminuyeron”.

Los influencers de derecha que tuvieron un crecimiento constante de su audiencia en Twitter hallaron que sus plataformas alternativas de la derecha estaban muy disminuidas. Aquellos que han seguido diligentemente a Trump, Marjorie Taylor Greene y otros a estas aplicaciones son sus acólitos más leales. Solo hacen eco de las opiniones que ya comparten, y lo hacen cada vez con menos personas.

Y ahí radica el problema. Ciertamente, se puede debatir si Twitter ha ido demasiado lejos en la vigilancia del discurso, (yo creo que sí ha ido demasiado lejos) pero nadie puede argumentar que se promociona a sí mismo como una cámara de eco. Todavía se puede encontrar un debate sólido y una pluralidad de pensamiento y de creencias. Aunque es imperfecto, todavía funciona como un ágora moderno.

Cuando se les considera en este contexto, tanto TRUTH Social como sus predecesores se ven por lo que son: espacios seguros para la extrema derecha. Se comercializan y pretenden ser plataformas en las que uno puede defender las teorías de conspiración más escandalosas o sus fanatismos más viles sin desafío, reproche ni consecuencia.

Si Twitter es un ágora moderno, Gettr es un bar de motociclistas de los años 70 o un mitin de Trump celebrado en el ciberespacio. Como informó The Verge el año pasado, poco después del lanzamiento de Gettr, “varios hashtags con insultos racistas y antisemitas llegaron a la sección de tendencias de la aplicación... y varios informes encontraron un torrente de pornografía”.

¿Cómo una aplicación que pretende estar dedicada a la libertad de expresión a toda costa confronta el discurso de odio? Ese es un problema que Twitter aún tiene que resolver, y no parece que Gettr, Parler o TRUTH Social puedan hacerlo mejor. Por eso, no veo que estas plataformas vayan a durar mucho tiempo.

Después de todo, Facebook, Twitter e Instagram tuvieron tanto éxito en parte por su cualidad de inclusivos. Apelaron a la audiencia más amplia posible para atraer a tantos usuarios como fuera posible. Y funcionó porque, si somos honestos con nosotros mismos, parte de lo que nos atrae de las redes sociales es interactuar con aquellos que no están de acuerdo con nosotros. Hay una razón por la que el algoritmo nos mantiene indignados. Si discutimos en los comentarios o tuiteamos nuestro disgusto, estamos usando el producto. Las redes sociales han ganado.

Una plataforma de redes sociales donde todos están de acuerdo contigo suena genial en teoría, pero rápidamente se vuelve aburrida en la práctica. TRUTH Social podría generar un gran interés inicial, pero anticipo que rápidamente seguirá el camino de la USFL: una pálida imitación de un original fuerte bien establecido que Trump lanzará al olvido, ganando alrededor de US$3 antes de declararlo un éxito.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in