La redada del FBI en Mar-a-Lago es lo mejor que le ha pasado al Partido Republicano

Los indignados miembros del Partido Republicano que gritan lo indignados que están realmente quieren que Trump se vaya para 2024. Acaban de recibir una oportunidad de oro

Noah Berlatsky
martes 09 agosto 2022 23:50

El FBI registra la residencia de Donald Trump

Read in English

El Partido Republicano está unido en una denuncia hiperbólica y rabiosa de la redada del FBI en la casa de Mar-a-Lago del expresidente Donald Trump. El senador de Florida, Marco Rubio, comparó la redada con la persecución de opositores políticos bajo “dictaduras marxistas del tercer mundo”. El representante de Arizona, Paul Gosar, fulminó: “Debemos destruir al FBI”, y la representante de Georgia, Marjorie Taylor Greene, lo replicó, tuiteando: “¡DEJEN DE FINANCIAR AL FBI!”. El líder republicano de la Cámara, Kevin McCarthy, prometió investigar al fiscal general Merrick Garland si los republicanos retoman la Cámara.

No está claro qué estaba buscando el FBI en la residencia de Trump en Florida, o cuáles de las muchas posibles actividades delictivas estaban investigando. Esta efusión de partidismo rabioso demuestra la ilegalidad y el complejo de persecución del Partido Republicano.

Pero también se siente performativo. Muchos de los que se apresuraron a defender a Trump son sus rivales por la nominación republicana de 2024; otros lo han denunciado en el pasado y tienen buenas razones para despreciarlo. Todos ellos deben saber que Trump es un narcisista imprudente y una amenaza para el partido en múltiples frentes. De hecho, mucha gente en el Partido Republicano quieren a Trump fuera del camino. Simplemente no quieren dejar rastros en la escena del crimen.

El Partido Republicano ha estado preocupado durante algún tiempo por que Trump pueda declarar oficialmente su candidatura presidencial antes de las elecciones intermedias, eclipsando a los candidatos al Congreso y a gobernador y complicando las elecciones. Y no han ocultado exactamente esa preocupación. El Comité Nacional Republicano (RNC) ha pagado US$2 millones en honorarios legales a los bufetes de abogados de Trump desde octubre de 2021 para defenderlo de litigios personales e investigaciones gubernamentales. El Comité le dijo a fines de julio que si anunciaba su candidatura dejarían de enviarle dinero.

Ahora, aparentemente, esa decisión se tomó para cumplir con las reglas de equidad del RNC, que impiden que el Comité apoye abiertamente a cualquier candidato primario. Pero tiene el efecto obvio de darle al notoriamente avaro Trump un fuerte incentivo para mantenerse al margen de la competencia.

Fox News también ha comenzado a distanciarse de Trump. Solía ser una presencia constante en la cadena, pero no ha sido entrevistado por ellos en meses. Los grandes donantes del Partido Republicano han trasladado la financiación y el interés a otros candidatos. El exvicepresidente Mike Pence, cuya vida fue amenazada en el golpe de Estado del 6 de enero alentado por Trump, se ha opuesto abiertamente a Trump en una serie de contiendas primarias, apoyando a suplentes en vez de a los candidatos respaldados por Trump.

No es difícil entender por qué el Partido Republicano podría estar nervioso por Trump. Trump está obsesionado con su derrota de 2020 ante Biden; de lo único que quiere hablar es de cómo se robaron las elecciones. Las quejas retrospectivas constantes pueden poner en marcha partes de la base del Partido Republicano. Pero la mayoría de los votantes tienden a estar interesados en el presente y el futuro, no en el pasado. No van a votar en 2020 en 2022 o 2024.

La participación de Trump en las primarias republicanas también ha sido un desastre para el partido. Le atraen los candidatos famosos, los que tienen poca experiencia electoral y los que están dispuestos a declararle personalmente una lealtad eterna e irreflexiva. A estos candidatos también les va bien con los votantes primarios del Partido Republicano. Pero les va muy mal en las elecciones generales.

Actualmente, los candidatos respaldados por Trump en las elecciones al Senado en Pensilvania, Georgia, Arizona y Ohio tienen un rendimiento muy bajo. Todos estos estados deberían ser probables victorias republicanas en un año de mitad de período con un presidente demócrata poco popular. En cambio, los candidatos elegidos por Trump están atrasados en las encuestas en los cuatro estados. En algunos casos, como Pensilvania, muy por detrás.

Incluso dejando de lado esas preocupaciones, a muchos actores del partido republicano les gustaría que Trump no fuera un factor en 2024. El gobernador de Florida, Ron DeSantis (quien emitió una declaración condenando la redada de Mar-a-Lago) ha estado maniobrando abiertamente para la nominación en las primarias republicanas. También lo han hecho muchos otros: Mike Pence, el gobernador de Texas, Greg Abbott, el senador de Missouri Josh Hawley, el senador de Texas Ted Cruz, el senador de Florida Marco Rubio, y así sucesivamente.

Por lo general, después de que los presidentes pierden las elecciones, se hacen a un lado y dejan que la próxima generación compita por el oro. Trump, en cambio, no se va. Todavía obtiene cerca del 50 por ciento de apoyo de los votantes republicanos en las encuestas. Cualquiera con ambición en el partido tiene que resentirlo.

Peor aún, Trump puede ser incluso más peligroso para sus colegas republicanos si pierde que si gana. Ya ha demostrado que se negará a ceder si es derrotado. Es fácil imaginarlo perdiendo una reñida pelea por la nominación ante DeSantis y declarando que las elecciones fueron manipuladas. Podría postularse como un tercer candidato o insistir en que sus votantes escriban su nombre en la boleta o se queden en casa en lugar de apoyar al candidato republicano.

Ese es un escenario apocalíptico para el Partido Republicano. Si Trump hace campaña activamente contra el partido en 2024, incluso un Biden poco popular podría ganar en casi todos los estados. Las contiendas electorales menos importantes también serían diezmadas. Trump ya ayudó a que el Partido Republicano perdiera el Senado en 2020 cuando atacó a los republicanos en Georgia por no invalidar ilegalmente el voto popular y darle la elección.

Los republicanos están en un dilema. Si Trump lidera el partido, es probable que perjudique las posibilidades electorales del Partido Republicano y las contiendas de sus rivales. Pero si Trump es echado, se rebelará, afectará las posibilidades electorales del Partido Republicano y las contiendas de sus rivales. Muchos en el partido quieren deshacerse de Trump, pero necesitan hacerlo de una manera que no los exponga a su ira.

El Departamento de Justicia podría ser el salvador del Partido Republicano. Si Trump violó la ley, podría ser descalificado para postularse al cargo. Si de hecho está en prisión, tendrá muchos problemas para hacer una campaña efectiva contra cualquiera.

Sin embargo, mientras tanto, ningún republicano quiere que se le considere del lado de la odiada administración contra el amado expresidente. Así que compiten entre sí para estar indignados por la investigación del Departamento de Justicia, que tienen la esperanza de que los salve. El Partido Republicano con Trump es el partido de la mentira y el odio. Nadie debería sorprenderse, dado eso, de que los republicanos mientan y se odien unos a otros.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in