Ella es Suella Braverman, la ministra del Interior del Reino Unido que “sueña” con deportar refugiados

Se las arregló para dejar de fantasear con su propia maldad a tiempo para dar su discurso de apertura en la conferencia

Tom Peck
Miércoles, 05 de octubre de 2022 10:52 EDT

Beth Rigby descalifica los “logros” de Liz Truss como primera ministra

Read in English

Es posible que Liz Truss se sienta complacida de alguna manera de que un tercer día consecutivo de guerra civil en Birmingham haya ocultado una verdad más obvia: que una gran cantidad de sus ministros principales están claramente locos. Pero es una verdad parcialmente oculta.

El tercer día fue otro día dominado por lo que se ha convertido en el nuevo y notable hábito de la primera ministra de hacer entrevistas pregrabadas en las que defiende agresivamente una política que luego abandona antes de que se publique la entrevista.

El lunes, la cuestión fue la reducción de impuestos de 45 peniques. El martes, fue la fecha de publicación de su análisis presupuestario. El lunes por la tarde, dijo que sucedería a finales de noviembre. El lunes por la noche, dijo que sucedería este mes. Lo que había dicho el lunes por la tarde se transmitió en el programa Today el martes por la mañana y, por segundo día consecutivo, hubo que explicar que ya no pensaba igual a lo que había dicho. Para una floritura adicional, el martes por la tarde, regresó a su postura original del lunes por la mañana, haciendo que toda la vergüenza no solo fuera vergonzosa, sino completamente inútil.

En otros lugares, el infierno habitual sigue estallando. El cambio de rumbo en los impuestos de 45 peniques fue, según Suella Braverman, un “golpe de Estado” impuesto a Truss y Kwarteng por parlamentarios sin cargo egoístas que no tienen el coraje de soportar estar 33 puntos por debajo en las encuestas y, por lo tanto, perder sus trabajos en definitiva.

Y aquí radica otro problema al que se enfrenta Truss. Cuando los altos cargos de tu gobierno culpan a otras personas por hacerte retroceder en una de sus políticas emblemáticas, los altos cargos del gobierno no son lo suficientemente inteligentes como para darse cuenta de que no están ayudando. Que cuando criticas a la gente por “socavar a la primera ministra”, tú mismo estás confirmando que ella sí ha sido socavada, una realidad que la primera ministra preferiría negar.

De hecho, negar es todo lo que la primera ministra quiere hacer. De hecho, se delizó en su propia realidad privada. En una entrevista a la hora del almuerzo, se le preguntó cuatro veces si todavía “confía” en su canciller. Se le hizo esta pregunta porque decidió culparlo a él o a su adjunto Chris Philp en estricta rotación por la política de recorte de impuestos de 45 peniques que fulminó su cargo de primera ministra antes de que comenzara.

Cuatro veces se negó a decir que confiaba en su canciller, el tipo de actitudes que, por lo general es aceptable concluir, significa que no confía. Pero se ha vuelto imposible llegar a conclusiones sobre lo que realmente piensa Liz Truss. Ya no parece haber ningún vínculo causal entre las preguntas que se le hacen y las palabras que siguen. Sus entrevistas han llegado a parecerse a una especie de nube de palabras de fantasía. Theresa May solía decir lo mismo una y otra vez y esperar a que el problema desapareciera (no desapareció). La táctica de Liz Truss es simplemente hacer ruidos que suenen vagamente como si pudieran tener algo que ver con los asuntos actuales y esperar lo mejor.

Y si está soñando, no es la única. Podría decirse que el momento más horrible de todo el espectáculo de terror en marcha fue cuando Suella Braverman habló en un evento marginal de su “sueño”. No es algo raro. A los políticos les fascina hablar de sí mismos y de sus historias de origen. (¿Y quién puede culparlos? Sin duda son mutantes, aunque no en la forma en que se imaginan).

El “sueño” de Suella Braverman es diferente. Su “sueño”, anunció, era este: “Quiero ver una portada de Telegraph, para Navidad, del primer vuelo de deportación a Ruanda. Ese es mi sueño, esa es mi obsesión”.

Qué adorable sueño. Sueño con ver a esa gente desesperada volando hacia una vida de miseria gracias a mí. Sueño con aplastar a los abogados que no dejan de señalar con toda razón que es ilegal y, por lo tanto, evitar que suceda, y “para Navidad” también. Una especie de regalo de Navidad para sí misma. Cruella de Vil solo soñó alguna vez con la crueldad hacia los perros. Suella de Vil la supera.

Se las arregló para dejar de fantasear con su propia maldad a tiempo para dar su discurso de apertura en la conferencia. Es difícil saber si ella cree que su propio tipo de tonterías de guerra cultural singularmente aburridas puede salvarla (recordemos el déficit de 33 puntos), o si realmente cree en estas cosas.

Anunció que evitaría que la policía “vigilara los pronombres en Twitter”. Es experta en respuestas breves.

Aplaudieron como locos por sus promesas de impedir que un “tribunal extranjero” le dijera al gobierno del Reino Unido lo que podía y no podía hacer; en este caso, deportar a personas a un país con un historial de derechos humanos espantoso. Se refiere al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, que no es un tribunal extranjero, en el sentido de que el Reino Unido participa con mucho gusto.

Para mantenerte al día con las últimas opiniones y comentarios, suscríbete a nuestro boletín informativo semanal gratuito Voices Dispatches haciendo clic aquí

Ella señaló que era hora de que el Reino Unido “recuperara el control”. Ninguno de los artífices de esa frase, a saber, la pandilla Vote Leave de 2016, ha querido salir nunca de la jurisdicción de ese tribunal, que nada tiene que ver con la UE. No era parte de la campaña del referéndum. Boris Johnson siempre ha sido partidario de este, y Liz Truss no ha dado indicios de su intención de salirse.

Pero a Braverman no le importa. Ella está más que feliz, aullando a la luna y esperando lo mejor. El secretario de Relaciones Exteriores, James Cleverly, fue el último en hablar y apuntó a “los guerreros que luchan desde el teclado, que se odian a sí mismos y rezan por malas noticias. Las personas que encuentran felicidad en la infelicidad”.

Tiene razón, en cierto modo. Muchas personas se han vuelto locas en los últimos años, pero no porque quieran malas noticias. Sino porque la perspectiva de buenas noticias se ha vuelto imposible, y una política nacional que se volvió loca por completo los había dejado totalmente desamparados en la cuestión política. Pero esas personas no están orando por malas noticias. Pueden distinguir las buenas noticias con mucha claridad, y a Cleverly y compañía no les va a gustar en lo más mínimo.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in