Irónicamente, es Rudy Giuliani quien tiene vínculos con Venezuela

Es Giuliani, y no Biden, quien ha tenido una relación duradera y acogedora con el sistema autoritario que ha creado la peor crisis de refugiados en la historia reciente de nuestra región.

Germania Rodriguez Poleo@iamGermania
lunes 23 noviembre 2020 18:51
<p>El abogado del presidente, Rudy Giuliani</p>

El abogado del presidente, Rudy Giuliani

Read in English

A lo largo de su campaña y presidencia, Donald Trump ha usado la crisis en Venezuela para sus  ambiciones políticas con bastante regularidad, pero la manera en que su equipo la está usando ahora para tratar de revertir una elección es la más irónica hasta ahora.

“No es posible creer que la empresa dueña de esta maquinaria electoral sea aliada de Hugo Chávez, aliada de Nicolás Maduro y aliada de George Soros. ¿Qué tenemos que hacer para llegar a la verdad? " reflexionó Giuliani durante otra infame conferencia de prensa la semana pasada.

Mientras un líquido marrón no identificado caía por su rostro, Giuliani agregó que los votos en Michigan estaban “siendo contados en Alemania por una empresa venezolana. Propiedad de personas aliadas de Maduro y Chávez”.

La también abogada Sidney Powell, quien fue anunciada como miembro del equipo de Trump la semana pasada y luego abandonada, lo apoyó, afirmando tener evidencia de que “esto vino de Venezuela, de Nicolás Maduro, de Hugo Chávez, de Cuba y de China que tiene importantes intereses en Venezuela".

Powell agregó detalles aún más improbables a su historia durante una entrevista en Newsmax, donde afirmó que Chávez obtuvo la tecnología de votantes de la CIA y sobornó al gobernador republicano de Georgia, Brian Kemp. Aparentemente, esta acusación fue demasiado descabellada incluso para el equipo de Trump, que intentó fingir que Powell nunca fue parte del equipo legal oficial presidencial después de la desastrosa entrevista. 

No importa que Chávez y posteriormente Maduro hayan pasado su tiempo en el poder denunciando supuestos complots de la CIA para derrocarlos. No, según el equipo legal de Trump, los chavistas estuvieron trabajando con uno de sus enemigos jurados todo este tiempo, todo para derrotar a Trump.

La idea de que Chávez, desde la tumba, de alguna manera le robó una elección a Trump cuando Trump ha estado diciendo durante años que solo él puede derrocar al régimen venezolano es algo increíble en sí mismo.

Pero es aún más irónico cuando analizamos los hechos, porque es Giuliani quien ha tenido una relación cercana y duradera con el sistema autoritario que ha creado la peor crisis de refugiados que la región ha visto en la historia reciente.

De hecho, el exalcalde de Nueva York caído en desgracia recibió cientos de miles de dólares para cabildear a favor de Chávez en 2007, cuando el venezolano todavía estaba vivo.

Como se informó ampliamente en ese momento, el bufete de abogados de Giuliani, Bracewell y Giuliani, fue contratado por el gobierno de Hugo Chávez para presionar en nombre de Citgo Petroleum Corp., la subsidiaria estadounidense de la compañía petrolera venezolana PDVSA (Petróleos de Venezuela) y la más grande generadora de efectivo de Chávez.

Y el trabajo de Giuliani con el régimen no se detuvo allí. En los últimos años, ha sido un abogado de referencia para venezolanos corruptos vinculados al chavismo y que buscan escapar de sanciones o cargos internacionales por lavado de dinero.

Giuliani ha estado ayudando a quienes defraudaron a Venezuela mientras sirve como abogado del presidente de Estados Unidos que se ha presentado como "duro" con el chavismo y el castromunismo.

Representó a Alejandro Betancourt López en una investigación del Departamento de Justicia sobre presunto lavado de dinero en Florida. Betancourt López es conocido como uno de los "boli-burgueses ” de Venezuela, los que se convirtieron en parte de la nueva burguesía del país gracias a la revolución bolivariana “socialista”.

Betancourt López era un co-conspirador no acusado en un caso que acusaba a varios empresarios venezolanos, incluido el primo de Betancourt, de robar hasta $ 1.2 mil millones de PDVSA y lavar los fondos a través de bienes raíces de Florida, según informó el Washington Post.

El es conocido entre los venezolanos como uno de los mayores beneficiarios de la corrupción chavista. Se alega que su compañía, Derwick Associates, pagó sobornos al régimen para obtener contratos para construir plantas electricas. Por supuesto, el sistema eléctrico de la nación está completamente descompuesto hoy y la mayoría de los venezolanos viven con servicio interrumpido o sin luz.

Giuliani argumentó, en nombre de Betancourt, que el magnate no debería enfrentar cargos criminales por lavado de dinero en Florida.

Y antes de hacerlo, Giuliani ya tenía una relación con Betancourt, habiéndose quedado en su propiedad en Madrid mientras Giuliani trabajaba para encontrar corrupción vinculada a Ucrania y Joe Biden, por solicitud de Trump.

Curiosamente, Giuliani incluso llevaba la marca de anteojos con sede en España del aliado chavista Betancourt, Hawkers, mientras hablaba sobre una conspiración chavista para manipular las elecciones estadounidenses contra Trump la semana pasada.

Las cosas se ponen aún más raras: según Joshua Goodman de AP, un ex guardaespaldas de Hugo Chávez sería el testigo en su caso contra Smartmatic.

En la demanda que Giuliani presentó en Georgia, una declaración jurada que testifica contra Smartmatic parece ser del capitán Leamsy Salazar. Salazar es un ex infante de marina que trabajó en seguridad para Chávez y huyó a los Estados Unidos después de su muerte, acusando al número dos del régimen, Diosdado Cabello, de narcotráfico mientras lo hacía.

En la declaración jurada, el testigo afirma haber estado presente cuando los votos se manipularon con máquinas Smartmatic durante las elecciones presidenciales venezolanas de 2013, pero las afirmaciones de manipulación de votos durante estas elecciones han sido desmentidas por testigos y expertos. De hecho, no hay pruebas de fraude electoral chavista en Venezuela hasta 2017, cuando Smartmatic sonó la alarma de que el régimen de Maduro manipuló alrededor de un millón de votos para las elecciones de la asamblea nacional contituyente.

Además, a diferencia de lo que ha afirmado el equipo de Trump, Smartmatic no posee ni tiene ninguna conexión con Dominion Voting Systems, el sistema más utilizado en las elecciones estadounidenses.

Mientras la presidencia de Trump se desmorona en una serie vergonzosa de teorías de conspiración y personajes oscuros, él y Giuliani se burlan de la tragedia venezolana en el proceso. Desafortunadamente, muchos ahora asociarán esa tragedia con el grotesco intento de Trump de mantenerse en el poder sin importar el costo, al igual que los chavistas a los que dice oponerse con tanta fuerza.