Soy la paramédica expuesta por el New York Post como trabajadora sexual. Esta es la verdadera historia

"Cómo gano dinero para ayudar a los necesitados no es asunto de nadie más que mío, y ciertamente ningún paciente ha preguntado si estoy en OnlyFans antes de permitirme ayudarlos" escribió en una carta la paramédica

Lauren Kwei
jueves 17 diciembre 2020 16:51

Paramédica de Nueva York expuesta por tabloide por su cuenta en OnlyFans

Read in English

El sábado pasado, fui expuesta como trabajadora sexual que también es paramédica de la ciudad de Nueva York. The New York Post publicó una historia que me avergonzaba por vender mis fotos de desnudos en línea y se aseguró de incluir mi nombre completo, fotos mías, mi educación, mi altura y peso, mi ubicación y mi lugar de trabajo.

El artículo entra en detalles sobre el contenido de mi página OnlyFans, un sitio web de suscripción para que los creadores vendan contenido y lo que usé para vender mis fotos. Continúan citando a un veterano anónimo del FDNY que dijo: "Otros técnicos de emergencias médicas y paramédicos ganan más dinero haciendo turnos adicionales, en lugar de quitarse la ropa".

Aquí está la verdad sobre mí. Tengo 23 años y soy de un pequeño pueblo de Virginia Occidental. La familia de mi madre es del norte de Virginia Occidental y los padres de mi padre eran inmigrantes de China. Soy la mayor de cuatro hijos y nuestra familia era una de las únicas familias de raza mixta en mi pueblo predominantemente blanco.

Me gradué de Winfield High School en una clase de 200, la más grande en ese momento. Durante la escuela secundaria, participé activamente en clases de coro, GSA, NHS y baile. Me mudé a la ciudad de Nueva York cuando tenía 18 años para perseguir mi sueño de estar en Broadway. Completé AMDA, comencé a hacer audiciones y luego decidí que ya no era para mí. Entonces me convertí en EMT (Técnico médico en emergencias).

Trabajé como técnico de emergencias médicas durante un año y luego renuncié porque no podía asistir a la escuela de paramédicos con el salario mínimo. Volví a ser anfitriona en un restaurante para cubrir mis cuentas a fin de mes mientras trabajaba un año en la escuela de paramédicos, una de las cosas más desafiantes que he hecho. Me gradué de la escuela de paramédicos en febrero de 2020 y me puse manos a la obra, justo cuando llegó la pandemia de Covid-19.

No estaba preparada para todo lo que estaba a punto de ver. La ciudad de Nueva York fue la más afectada entre abril y junio, cuando se convirtió en el epicentro mundial del virus, con más de 22 mil muertes a principios de julio. Trabajo como paramédica de transporte donde mis llamadas típicas son para llevar a los pacientes de los hogares de ancianos a sus diversas citas médicas. Con Covid, mis transportes llevaban con mayor frecuencia a pacientes extremadamente enfermos de un hospital a otro.

Transporté a un asistente médico de 40 años que estaba intubado, con un ventilador, con tres goteros intravenosos en funcionamiento y aún así tratándose de arrancar su propio tubo. Las enfermeras en el piso me dijeron: "Este es uno de los nuestros". Ese paciente en particular me recordó a mi padre, que también es un trabajador de la salud y todavía recuerdo que me ahogué.

También me capacité con paramédicos de la comunidad, que realizaban visitas domiciliarias a pacientes de alto riesgo en un intento de tratarlos sin tener que ir a la sala de emergencias y exponerlos a otros pacientes enfermos. Hubo varias ocasiones en las que estuvimos en los hogares de pacientes con Covid durante tres o cuatro horas con el equipo de protección personal completo, esperando para hablar con el médico por teléfono para recibir órdenes. En algunos casos, estos pacientes todavía tenían que ser transportados a la sala de emergencias y no se permitía a sus familiares en la ambulancia o en los hospitales. Alejé a muchos pacientes de sus seres queridos y vi cómo se miraban, sin saber si volverían a verse vivos.

Tomé las manos de personas moribundas que no podían tomar las manos de sus cónyuges, hijos, hermanos y amigos. Escuché al presidente de los Estados Unidos decir en la televisión que todos los hospitales y trabajadores de la salud tenían todo lo que necesitaban, mientras yo usaba una máscara N95 de una semana y esperaba un ventilador que el hospital no tenía para mi paciente. Y al final de cada día, volvía a casa a un apartamento vacío donde lloré por el estado de nuestro mundo mientras desinfectaba mi equipo.

El sistema 911 de la ciudad de Nueva York se vio abrumado por el volumen de llamadas durante el apogeo de la pandemia. En un día normal, NYC 911 EMS atendía alrededor de 4 mil llamadas. Mis hermanos y hermanas del 911 lucharon durante meses con cerca de 7 mil llamadas al día. Se vieron obligados a tomar decisiones críticas, como quién estaba lo suficientemente enfermo como para ser llevado a la sala de emergencias o quién estaba demasiado lejos para beneficiarse de la RCP. Tenían un límite de 20 minutos para reanimar a un paciente antes de declararlo muerto. Muchos de estos técnicos de emergencias médicas y paramédicos tienen más de un trabajo y trabajan más de 50 horas a la semana para mantener a sus familias. He visto a personas trabajar 16 horas seguidas en un trabajo y luego trabajar otras ocho horas en otro por necesidad. Los EMT principiantes reciben $15 dólares por hora y los trabajadores de EMS son los de primera respuesta peor pagados en la ciudad de Nueva York.

La soledad y el desamparo que sentí durante este tiempo fueron a menudo abrumadores. Mi familia vive a 500 millas de mí en un estado con políticos locales que constantemente minimizan la pandemia y me preocupo por ellos todos los días. Estaba viendo morir a la gente de mi ciudad frente a mis ojos y no había absolutamente nada que pudiera hacer excepto estar presente para ellos. Muchas noches, sentí que prefería no estar aquí en absoluto.

Pero también pude ver las mejores partes de la ciudad de Nueva York. Escuché los aplausos de cada residente a las 7:00 p.m. que pudieron prescindir de algunas ollas y sartenes para mostrar su amor por los trabajadores de la salud. 

Los restaurantes que estaban pasando apuros dieron comidas gratis al personal del hospital todos los días. Finalmente, tuve el placer de llevar a casa, con sus familias, a pacientes que estuvieron hospitalizados durante semanas. Muchos trabajadores de EMS tuvieron experiencias mucho más difíciles que la mía.

Esta es la realidad detrás del artículo del New York Post sobre mí, que ahora se ha vuelto viral. Los reporteros involucrados no sabían que me darían la oportunidad de hablar sobre las cosas que más significan para mí. Cómo gano mi dinero para ayudar a los necesitados no es asunto de nadie más que mío, y ciertamente ningún paciente me ha preguntado si estoy en OnlyFans antes de permitirme ayudarlos.

Siempre he creído en usar mi voz para hablar por aquellos que quizás no sean escuchados y animo a todas las personas sometidas a un sexismo flagrante a hacer lo mismo.