Día cinco de Wagatha Christie, y el corazón oscuro del caso ha quedado al descubierto

¿El mundo necesita escuchar toda su historia de fondo? ¿Necesitamos ser testigos de cómo se abre el telón del mago?

Tom Peck
Martes, 17 de mayo de 2022 13:30 EDT

Relacionado: Rebekah Vardy dice al tribunal que no filtró historias sobre Coleen Rooney

Read in English

En algún lugar de un vertedero de Gales, hay un disco duro que, incluso después de esta semana, contiene un tesoro de bitcoins con un valor de más de £100 millones (US$125 millones). Pero eso, seguramente, no es nada comparado con el artefacto sagrado que ahora sabemos que debe existir en algún lugar, muy probablemente en algún tipo de basurero en las cercanías de Alderley Edge.

Hablo del documento que, hasta hoy, no sabíamos que existía. Es una nota manuscrita, recién salida de la pluma de su autora, Coleen Rooney. Contiene las 13 oraciones sísmicas, cada una con la nota perfecta, con el tiempo perfecto y magistral en su economía, que conducen a las cuatro palabras y los nueve puntos suspensivos que sacudieron al mundo: “Es ……… la cuenta de Rebekah Vardy”.

En su segundo día de contrainterrogatorio, Rooney reveló que primero había escrito la publicación a mano, como le gusta hacer, antes de escribirla en WhatsApp y enviársela a su hermano para que la publicara en su Instagram mientras ella hacía lo mismo en Twitter.

La nota, dijo, ahora se ha perdido. E incluso la posibilidad de algún tipo de NFT de Wagatha Christie ahora parece poco probable, ya que el mensaje de WhatsApp ha sido “borrado” por su hermano, y ella tampoco puede acceder a él, después de que cambió su teléfono. (Aparentemente, el hermano de Rooney regularmente “limpia” su WhatsApp, un curso de acción que, si hay algo que este caso demuestre, es eminentemente sensato para todos).

Es, en teoría, el quinto día del juicio de Wagatha Christie, pero el tiempo adquirió una sensación más plástica hace algunos días, o quizás años. Hay un número limitado de horas que uno puede pasar escuchando a viejos muy bien pagados discutiendo sobre cómo funciona Instagram, en beneficio de un juez cuyos casos recientes incluyen un negocio de armas saudí y el destino de los presos en la Bahía de Guantánamo, antes de que el propio sentido de la realidad comience a deformarse un poco en los bordes.

Y esta es posiblemente la locura definitoria de todo esto. El corazón oscuro de este caso, que está bien entrado en su tercer año y, según se informa, su tercer millón en honorarios legales, es ese mensaje emocionante y deliciosamente breve. ¿El mundo necesita escuchar toda su historia de fondo? ¿Necesitamos ser testigos de cómo se abre el telón del mago? ¿Necesitamos que Rooney explique, con detalles insoportables, que “vas a la configuración y luego vas a ‘ocultar mi historia’, luego tienes que seleccionar a todas las personas a las que se la estás ocultando”?

Todavía se sugiere que Rooney carece de las pruebas necesarias para demostrar que Rebekah Vardy definitivamente sabía que su cuenta estaba siendo utilizada, ya sea por ella misma o por otra persona, para proporcionar información sobre la vida privada de Rooney a The Sun.

La defensa de Vardy (o más exactamente su ataque, pues ella misma ha iniciado esta acción legal) parece basarse en la noción de que su agente, Caroline Watt, estaba haciendo todo esto sin su conocimiento. Parecen esperar que Rooney, y el tribunal en general, crean que no hay forma de que Vardy supiera que alguien con acceso a su cuenta podría haber estado haciendo algo malo con ella.

Y también parecen esperar que nadie se enrede demasiado en, por ejemplo, los miles de mensajes de WhatsApp entre Watt y Vardy, en los que las dos colaboran para proporcionar información a los periodistas de The Sun sobre temas como la ausencia de Riyad Mahrez en el entrenamiento y el arresto de Danny Drinkwater por conducir bajo los efectos del alcohol. Que Vardy nunca le habría enviado un mensaje a Andy Halls, el autor de las notas centrales para este caso, a pesar de que le envió un mensaje a Watt que simplemente decía: “Mensaje enviado a Halls”.

Durante la mayor parte del quinto día, el tribunal se volvió más filosófico que estrictamente fáctico. Rooney dijo que no esperaba que su investigación basada en Instagram tuviera el impacto que tuvo. “Fue mucho más grande de lo que jamás pensé”, dijo, y agregó que “odiaba cada minuto”.

Esto, sugirieron los abogados de Vardy, no puede ser cierto, citando como evidencia los memes alegres que estaban en su teléfono, incluido uno en el que su rostro había sido retocado con Photoshop en el cuerpo de Scooby Doo mientras le quitaba la máscara a un malhechor para revelar el rostro de Vardy.

Hay que señalar, quizás, que una persona no siempre tiene el control total de lo que puede recibir en WhatsApp, como sin duda puede atestiguar cualquiera que haya estado en una despedida de soltero, aunque este punto no se señaló como atenuante. El intrincado funcionamiento de Instagram fue claramente más que suficiente para el tribunal. WhatsApp también podría haberlo llevado al límite.

Cualquiera puede adivinar hacia dónde irá esto a continuación, aunque el día seis, el martes, presentará la cara más inescrutable del caso hasta el momento. Wayne Rooney, goleador récord de Inglaterra y Manchester United, ha pasado 25 horas completas mirando los paneles de roble a dos metros de su cara, rompiendo la monotonía cada hora al permitir un breve examen de sus cutículas en estricto orden de izquierda a derecha.

Todo lo que tendrá que decir al respecto, bueno, quién sabe. Pero estamos a punto de averiguarlo.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in