Si quieren demostrar que Jordan Peterson está equivocado, publiquen su libro

No debería importarnos que el nuevo libro de Peterson sea otra oportunidad para interactuar con él, sino que sea una oportunidad renovada para interactuar con sus seguidores.

Matthew Collins
miércoles 09 diciembre 2020 14:29
<p>Jordan Peterson</p>

Jordan Peterson

Es tentador archivar la disputa más reciente que involucra a Jordan Peterson bajo “Controversias políticas de identidad interminables”. Entonces podríamos cerrar la sesión sin leer más y disfrutar del día, felizmente divorciados de las minucias de la última debacle del autor.

El meollo del asunto es que parte del personal canadiense de Penguin Random House está protestando por la decisión de la compañía de publicar el último libro de Peterson, Beyond Order: 12 More Rules for Life, ya que se oponen a las supuestamente peligrosas ideas de Peterson.

Tal postura ha ganado el apoyo de algunos sectores de la prensa. Nathan Robinson escribe en The Guardian que el trabajo de Peterson no necesita ser publicado porque “nadie tiene el derecho humano a un contrato lucrativo para un libro”. Sin embargo, esto elude la pregunta más difícil. En lugar de preguntarnos si las personas tienen el derecho humano a ser publicadas (obviamente, no lo tienen), ¿no deberíamos preguntarnos qué deberes tiene una editorial para con el público, en particular con uno tan grande e influyente como Penguin Random House?

El problema con la protesta del personal de Penguin Random House es que, al afirmar que las opiniones de Peterson, a menudo bastante corrientes, son demasiado peligrosas y sin valor como para publicarlas, se nombran a sí mismos como los reyes filósofos de hoy. Afirmar que las ideas de un autor tan leído como Peterson (su último libro vendió cinco millones de copias) no tienen valor es anunciar el fin de la humanidad. Esperemos que ese anuncio sea prematuro. Dadas las múltiples crisis que enfrenta la humanidad, espero que la política de identidad del personal de Penguin Random House no sea la última palabra sobre sociedad, cultura y economía.

¿La métrica para determinar si la escritura es publicable es su conformidad con la política históricamente específica de la élite altamente educada que domina el mundo editorial? ¿De Verdad? ¿No es el propósito de cualquier literatura, tanto de ficción como de no ficción, hacer que el lector vea el mundo bajo una luz diferente? Los editores necesariamente pisan una línea increíblemente contradictoria al determinar qué es digno de publicación. Sin embargo, según los estándares editoriales dominantes de hoy, la escritura más atrevida, innovadora y consecuente a menudo parecerá carente de mérito, e incluso peligrosa, precisamente porque exige que reconsideremos nuestra concepción de lo que constituye una buena escritura o buenas ideas.

Tomemos el trabajo de la teórica de género Judith Butler, amada por aquellos de la izquierda liberal que atacan a Peterson, y que afirman que el fundamento de la política es el de la identidad y la aceptación. Los libros seminales de Butler, Gender Trouble y Bodies that Matter, argumentan que tanto el género como el sexo biológico no son características humanas esenciales, sino que se producen a lo largo del tiempo mediante nuestro uso del lenguaje. Estas ideas sin duda contradecían el pensamiento popular sobre género en los años 90 cuando fueron publicadas. Por lo tanto, no es descabellado sugerir que si los editores no hubieran estado dispuestos a publicar ideas que contradecían sus inclinaciones políticas, es posible que los conceptos que el personal de Penguin Random House usa para criticar a Peterson nunca hubieran salido a la luz.

Para ser claros, no es necesariamente que la escritura cambie la forma en que vemos el mundo porque las ideas sean tan brillantes, sino es la adopción de ellas lo que cambia nuestro enfoque de los problemas que enfrentamos. Más bien, tal escritura cambia el curso de la historia debido a las conversaciones que inicia. Volviendo a Butler, su trabajo ha sido objeto de importantes disputas, tanto dentro como fuera de la academia. El surgimiento de un debate tan feroz y apasionado muestra que estuvo bien publicar su trabajo; la conversación que provocó ha producido en sí misma formas de pensar que de otro modo no habrían surgido.

Cuando Penguin Random House publicó el primer libro de Peterson, 12 Reglas para la vida: un antídoto contra el caos, estaban absolutamente en lo cierto de que el libro era digno de publicación. Leído por millones, ha provocado un debate significativo sobre la naturaleza de las relaciones sociales. Los editores a menudo obtendrán la evaluación de si una obra es no es publicable, pero exigir que dicha evaluación tenga en cuenta la conformidad de un libro con la ideología imperante seguramente aumentará la probabilidad de que las obras revolucionarias no se publiquen.

Es de esperar que en este punto sea obvio que decir que un libro es de calidad publicable es diferente a decir que las ideas de un libro deben tomarse como correctas. Los editores no tienen (todavía) que incluir exenciones de responsabilidad al comienzo de cada libro que indiquen que en ellas residen las ideas del autor únicamente, y que estas ideas no están respaldadas por la editorial. Esto se debe a que, contrariamente a los deseos liberales de izquierda, los debates todavía ocurren en la esfera pública, y tales debates permiten una evaluación racional del valor de ideas particulares con respecto a otras. Esto no encuentra un ejemplo más claro que en el caso de Jordan Peterson.

En abril de 2019, Peterson debatió con el “filósofo superestrella” esloveno Slavoj Žižek sobre el tema del capitalismo y la felicidad. El debate fue un desastre para Peterson. Pareció inseguro y poco leído. Lamentablemente, no estaba familiarizado con la teoría marxista ni con el prolífico trabajo de Žižek. El golpe decisivo para la panacea de la autoayuda de Peterson en un mundo marcado por la dominación se produjo cuando Žižek señaló que el propio compromiso de Peterson en la política es la refutación de su afirmación de que para llevar una buena vida los individuos deben primero “poner su propia casa en orden".

El video grabado del debate tiene más de dos millones de visitas en YouTube. Es difícil imaginar a un fan de Jordan Peterson viendo este debate y discerniendo mucha destreza retórica o argumentativa por parte de Peterson. Seguramente el personal de Penguin Random House no podría soñar con una mejor refutación de la ideología de Peterson.

Que las ideas de Peterson sean refutadas no es un incidente aislado. Un año antes, la vloguera transgénero Contrapoints (Natalie Wynn), realizó un análisis de la ideología de Peterson. Al discutir la naturaleza fortuita por la cual Peterson une conceptos filosóficos divergentes y eventos políticos, Contrapoints desacreditó completamente la caracterización sobreutilizada de Peterson de la ideología de izquierda como neomarxismo posmoderno (un término, que Contrapoints prueba, es una contradicción en términos). Este video ha obtenido más de tres millones de visitas, lo que ilustra que este contenido traspasa la cámara de resonancia para llegar y convertir a aquellos que previamente han encontrado persuasiva la ideología de la derecha alternativa.

Quizás lo más importante, 12 Reglas para la vida fue una puerta de entrada a la psique de los descontentos de esta época. El hecho de que un libro de autoayuda que afirma que la sociedad se trata inherentemente de dominación pueda alcanzar tal popularidad no habla de la maldad radical de quienes leen a Peterson, sino más bien de su severa antipatía por la sociedad moderna. Quizás sea solo porque esas ideas encontraron algún tipo de apoyo en el discurso contemporáneo que personas como Žižek o Contrapoints pueden encontrar una oportunidad tan singularmente efectiva para hablar con electores tan desencantados, demostrando tanto la falsa promesa del trabajo de Peterson como la posibilidad de una alternativa.

Penguin Random House debería publicar sin pedir disculpas el próximo libro de Peterson como estaba planeado en marzo de 2021 y debería hacerlo sin tópicos tontos que traten de pintarlo en una luz favorable a sus críticos, como señalar su apoyo al matrimonio gay. Debería importarnos menos que su nuevo libro sea otra oportunidad para relacionarnos con él, y más que sea una oportunidad renovada para relacionarnos con sus seguidores.

Espero sinceramente que Peterson continúe enseñando, continúe publicando libros y continúe involucrando al mundo como intelectual público. Sólo entonces tendremos la oportunidad de demostrar no solo que está equivocado, sino por qué está equivocado.