Después de los disturbios en el Capitolio, Joe Biden enfrenta el desafío de restaurar la fe en la democracia estadounidense

No es la primera vez que el Capitolio ve violencia en su historia. Pero, escribe Sam Edwards, el daño causado por la turba enojada de Trump significa que el presidente electo tiene un camino largo y difícil por delante.

martes 12 enero 2021 15:43
Capitol Breach-¿Quién estuvo allí?
Capitol Breach-¿Quién estuvo allí?
Read in English
E

n un poderoso cuento con moraleja publicado por primera vez en 1935, el autor Sinclair Lewis imagina un mundo en el que un autoritario populista gana la presidencia de los Estados Unidos y luego se embarca en el establecimiento de un gobierno totalitario con la ayuda de una violenta milicia privada, los “Hombres Minuto".

Escrita en medio del tumulto global de la década de 1930, que en Europa vio el surgimiento de varias dictaduras fascistas, la visión distópica de Sinclair desafió la complacencia estadounidense contemporánea con respecto a la fuerza y la resistencia de las instituciones democráticas de la nación. Titulado, No puede suceder aquí , el punto de Sinclair fue, por supuesto, declarar que podría.

El 6 de enero de 2021, una multitud de partidarios de Trump, indignados por la reciente victoria electoral de Joe Biden e incitados a la violencia por "su" candidato, marcharon hacia el Capitolio , violó la seguridad y profanaron el hogar de la democracia estadounidense.

Sin duda, el Capitolio ha visto violencia antes. Pero no desde 1814 la sede del Congreso ha sido invadida, ocupada y destrozada. Y en esa ocasión los perpetradores fueron una potencia extranjera invasora: los británicos. En palabras del presidente electo, lo ocurrido el miércoles rozó la sedición; para otros comentaristas fue nada menos que un intento de insurrección.

¿Qué vamos a hacer con las escenas caóticas del miércoles y qué significa todo esto para los desafíos que aún quedan por delante para la administración entrante de Biden? Aquí hay tres observaciones.

Primero, este asalto a la democracia tendrá profundas consecuencias para la imagen estadounidense en el mundo (ya empañada por cuatro años de Donald Trump ) y hará que un objetivo clave del presidente electo Biden, restablecer el liderazgo global estadounidense, sea aún más difícil.

¿Cómo va a rehabilitar Biden la idea de Estados Unidos como una fuerza para el bien, como un ejemplo, como una "ciudad sobre una colina", si ni siquiera el santuario interior de la democracia estadounidense - el Capitolio - está a salvo de la violación de los seguidores de un demagogo?

Debemos recordar aquí que todo el orden global posterior a 1945 fue establecido por el presidente Franklin D. Roosevelt (y por su sucesor, Harry Truman) con referencia a los ideales fundacionales de la democracia estadounidense, entre los cuales se encontraba el significado absoluto de la transición pacífica. poder, algo que tanto había preocupado a los arquitectos constitucionales de la década de 1780.

El miércoles, un presidente derrotado pero aún en ejercicio, descontento con el resultado de unas elecciones libres y justas, movilizó a una turba violenta en un esfuerzo por intimidar a los funcionarios electos cuyo trabajo era validar la votación de noviembre. ¿Sobre qué bases, a partir de este día, cualquier presidente estadounidense posterior puede aprovechar su autoridad moral para ayudar a defender los procesos fundamentales de la democracia en el extranjero?

Con las pasiones populistas desatadas en todo el mundo, con los tiranos empoderados y las tradiciones de la cooperación interestatal hundiéndose, ¿exactamente cómo va a restaurar Joe Biden la fe en lo que alguna vez fue un orden global liderado por Estados Unidos? Por mi parte, espero sinceramente que encuentre la manera. Pero después de los acontecimientos del miércoles, su tarea, que ya es difícil, se ha vuelto aún más desafiante.

En segundo lugar, entre toda la conmoción por lo que se desarrolló el miércoles, una triste verdad se ha vuelto algo marginada. Para el Capitolio, este asalto sostenido e ilegal de una turba violenta ciertamente no tenía precedentes. Pero esto no es lo mismo que decir que tal violencia es completamente desconocida en los anales de la historia política estadounidense.

Dicho de otra manera, y contrariamente a lo que algunos han argumentado, la violencia del miércoles no fue “antiestadounidense”. Los afroamericanos, especialmente en el sur, lo han sabido de primera mano durante generaciones. Han visto disturbios de turbas blancas antes. Han visto a vigilantes racistas descartar o negar las limitaciones de la constitución. Han sido testigos de linchamientos, intimidación de votantes y brutalidad policial sancionada legalmente. Han visto las instituciones y los ideales declarados de la democracia estadounidense socavados, ignorados y atacados.

De hecho, lo que sucedió el miércoles fue en esencia una repetición, aunque en el hogar simbólico de la democracia estadounidense, de lo que sucedió en lugares del sur después de la Reconstrucción (el período que siguió a la Guerra Civil de EE. UU.): Democracia negada y violencia consagrado por supremacistas blancos decididos a evitar la participación de los negros en la sociedad estadounidense.

En resumen, la política estadounidense ha sido violenta durante mucho tiempo y sus estructuras democráticas, en ocasiones, frágiles. Cualquier esperanza de cambiar esto requerirá algo más que la calma política del presidente electo; requerirá la atención concertada de todas las ramas del gobierno, en todos los niveles. Y llevará tiempo, mucho más allá de los próximos cuatro años de la presidencia de Biden.

En tercer lugar, para aquellos estadounidenses que, en su voto por Joe Biden, han repudiado cuatro años de trumpismo, la lucha en curso será inmensamente difícil. Una imagen en particular trae esto a casa: la angustiosa vista de la bandera confederada que se exhibe en los pasillos del Congreso. Esa bandera, y el hombre que la portaba, por supuesto, ahora se ha quitado. El Capitolio ha sido asegurado y la turba despejada. Pero las creencias, políticas y valores que consagra esa bandera, en su raíz, el odio racial, permanecen.

Se podría argumentar que incluso antes de que ese símbolo profundamente ofensivo cruzara el umbral y pasara por Statuary Hall (una hazaña que no logró durante la Guerra Civil), aspectos de lo que representa ya se habían instalado en este hogar de la democracia estadounidense.

Para Biden, y para cualquier estadounidense comprometido con la realización de lo que el gran abolicionista Frederick Douglass llamó la "promesa" de Estados Unidos, la tarea de los próximos cuatro años (y más allá) debe ser sin duda sacar de los sagrados pasillos del Congreso, por debido democrático. proceso, todos esos facilitadores y compañeros de viaje trumpianos que de palabra, pensamiento y acción habían traspasado el Capitolio mucho antes de que llegara la mafia.

Pero una palabra de esperanza. Porque hay al menos señales tempranas de que este proceso de renovación ya ha comenzado: el mismo día en que una turba irrumpió en el Congreso, el reverendo Raphael Warnock se convirtió en el primer senador demócrata negro elegido del sur (y el primer senador negro de Georgia). A él se le unirá en la cámara del Senado su compañero demócrata, Jon Ossoff, un ex periodista de investigación judío estadounidense.

Al hacerlo, los demócratas han hecho algo notable: muy pronto controlarán la Oficina Oval, el Senado y la Cámara. Y en un grado significativo, estas victorias son el resultado del coraje y el compromiso de los votantes negros y la energía y el activismo de aquellos como Stacey Abrams, la abogada y política que en Georgia hizo tanto para lograr el voto demócrata.

Para Biden, para los demócratas y, de hecho, para cualquiera que espere ver el regreso de Estados Unidos como una fuerza progresista en la política global, el camino hacia adelante sigue siendo largo y difícil, y todavía quedan muchas batallas políticas por librar.

Pero aquí hay un rayo de esperanza; la posibilidad de un mañana mejor y más brillante ahora está a la vista.

El Dr. Sam Edwards es lector de historia en la Universidad Metropolitana de Manchester.