António Guterres: 75 años después de Hiroshima y Nagasaki, es hora de liberar al mundo de las armas nucleares

El riesgo de que se utilicen armas nucleares, incluso accidentalmente, sigue siendo peligrosamente alto

Antonio Guterres@antonioguterres
miércoles 19 agosto 2020 17:08
Japanese students produce virtual reality experience of Hiroshima
Read in English

Este mes se conmemora el 75 aniversario del bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki, cuando la humanidad se enteró de la devastación que una sola bomba nuclear puede desencadenar. El sufrimiento persistente causado a los supervivientes, los hibakusha , debería darnos una motivación diaria para eliminar todas las armas nucleares. Los supervivientes han compartido sus historias para que nunca se olvide el horror experimentado por Hiroshima y Nagasaki. Sin embargo, la amenaza nuclear está creciendo una vez más.

Se ha construido una red de acuerdos e instrumentos para prevenir el uso de estas armas destructivas únicas y, en última instancia, eliminarlas. Pero ese marco ha estado inactivo durante décadas y está comenzando a erosionarse. El potencial de que se utilicen armas nucleares, intencionalmente, accidentalmente o como resultado de un error de cálculo, es peligrosamente alto.

Alimentadas por las crecientes tensiones internacionales y la disolución de la confianza, las relaciones entre países que poseen armas nucleares se están convirtiendo en enfrentamientos peligrosos y desestabilizadores. A medida que los gobiernos se apoyan en gran medida en las armas nucleares para la seguridad, los políticos intercambian una retórica acalorada sobre su posible uso y dedican grandes sumas de dinero a mejorar su letalidad, dinero que sería mucho mejor gastado en un desarrollo pacífico y sostenible.

Durante décadas, las pruebas nucleares tuvieron terribles consecuencias humanas y ambientales. Esta reliquia de una época anterior debería estar confinada allí para siempre. Solo una prohibición legalmente vinculante y verificable de todos los ensayos nucleares puede lograrlo. El Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares ha demostrado su valía, sin embargo, algunos Estados aún tienen que firmar o ratificar el tratado, lo que le impide desarrollar todo su potencial como elemento esencial en el marco para eliminar las armas nucleares.

Junto con el cambio climático, las armas nucleares representan una amenaza existencial para nuestras sociedades. La mayoría de las aproximadamente 13.000 armas nucleares que se encuentran actualmente en los arsenales mundiales son mucho más destructivas que las bombas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki. Cualquier uso precipitaría un desastre humanitario de proporciones inimaginables.

Es hora de volver al entendimiento compartido de que una guerra nuclear no se puede ganar y no se debe librar. Necesitamos volver al convenio colectivo de que debemos trabajar por un mundo libre de armas nucleares y al espíritu de cooperación que permitió el progreso histórico hacia su eliminación.

Se espera que Estados Unidos y la Federación de Rusia, como poseedores de alrededor del 90 por ciento de las armas nucleares, lideren el camino. El tratado New Start (reducción de armas estratégicas) mantiene límites verificables en armas. Su prórroga por cinco años ganaría tiempo para negociar nuevos acuerdos, incluso al incorporar potencialmente a otros países que posean armas nucleares.

El próximo año, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) será la sede de la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP), uno de los acuerdos internacionales de seguridad más exitosos. Contiene los únicos compromisos basados en tratados asumidos por los cinco países más grandes con armas nucleares para perseguir la eliminación de las armas nucleares e impone obligaciones verificables de no adquirir ni desarrollar armas nucleares. Su membresía casi universal significa que la gran mayoría de la comunidad internacional está obligada por estos compromisos. La conferencia en la que revisamos el TNP es una oportunidad para detener la erosión del orden nuclear internacional.

Afortunadamente, la mayoría de los estados miembros de la ONU siguen comprometidos con el objetivo de un mundo libre de armas nucleares. Esto se refleja en los 122 países que apoyaron la adopción del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares. Entienden que las consecuencias de cualquier uso de armas nucleares serían catastróficas. No podemos arriesgarnos a otro Hiroshima o Nagasaki, o algo peor. Al reflexionar sobre el sufrimiento de los hibakusha , consideremos esta tragedia como un grito de guerra para la humanidad y volvamos a comprometernos con un mundo libre de armas nucleares.

António Guterres es el secretario general de la ONU