Harry y Meghan han reescrito el cuento de hadas real, pero ¿realmente han encontrado la libertad?

En el tercer aniversario de su boda, Victoria Murphy pregunta si moverse a través de continentes y volver a trazar líneas de compromiso con la prensa les ha dado a los Sussex el futuro que querían

viernes 21 mayo 2021 16:45
Read in English

El 19 de mayo de 2018, Meghan Markle caminó por el pasillo de la capilla de San Jorge hacia su lugar en la historia real. Su tan esperada boda con el príncipe Harry fue una mezcla de fanfarria real y toques personales, además de tener momentos tanto públicos como privados. En ese momento, pareció establecer perfectamente el tono para los roles de trabajo reales que se esperaba que desempeñaran el duque y la duquesa de Sussex en las próximas décadas.

Avance rápido tres años y Harry y Meghan han dejado su huella, reescribiendo por completo el cuento de hadas real. La antigua narración de un apuesto príncipe que lleva a su novia a su mundo ha sido espectacularmente subvertida cuando la pareja le dio la espalda a la vida real y se estableció en California, con Harry sonando como si él creyera que lo había rescatado todo.

Desde que siguieron adelante con sus planes de alejarse por completo (lo que decidieron hacer una vez que se dejó en claro que no podían tener el modelo de mitad en mitad que inicialmente querían), la pareja parece haber logrado mucho de lo que esperaban. Aunque, con Harry admitiendo recientemente que su tiempo en Los Ángeles se ha sentido como un "frenesí alimenticio", con helicópteros, drones y "paparazzi cortando la cerca" y la pareja perseguida por interminables críticas por "sacar provecho" de su fama real, el queda la pregunta; ¿Han encontrado realmente su libertad?

A pesar de la frustración de Harry con los fotógrafos cerca de su casa en Santa Bárbara (algo seguramente menos probable que suceda en una residencia real oficial), el Príncipe describió recientemente su situación a los presentadores de podcasts de Armchair Expert como “un poco más libre”. Un aspecto central de este punto de vista parece ser la sensación de haber tomado el control al salir de lo que él percibe como un “contrato invisible” entre la monarquía y los medios británicos.

Es un recordatorio de lo que estuvo en el corazón de la decisión de los Sussex de irse: el hecho de que nunca pudieron, como miembros de la realeza que trabajan con fondos públicos, elegir a qué medios dieron acceso (sin importar cuánto los despreciaran).

Este resentimiento había estado hirviendo durante mucho tiempo con Harry, vea su declaración oficial sobre el trato de la prensa a la entonces novia Meghan en 2016, pero alcanzó el punto de ebullición con la llegada de su hijo, Archie. La idea de hacer desfilar a su hijo ante aquellos a quienes culpaban por su miseria claramente los estaba carcomiendo. Fue muy debatido cuando no hicieron una sesión fotográfica a gran escala después del nacimiento de su hijo, no permitieron que la prensa llegara a su bautizo ni hicieron público el nombre de sus padrinos. Hoy, mientras la pareja espera la llegada de su segundo hijo, es fácil ver cómo suena cierto el veredicto de Harry de que son "más libres" para hacer lo que les plazca.

A pesar del intenso interés de los medios en su hija, no existe tal expectativa de que la pareja publique imágenes, nombres o incluso anuncie el nacimiento tan pronto como suceda. Incluso se desconoce el mes en el que nacerá su bebé. Si hacen estas cosas o no, depende totalmente de sus términos.

Por supuesto, persiste el riesgo de que se tomen y se publiquen fotografías no solicitadas. Pero Harry y Meghan ya han demostrado que están preparados para entrar en batalla por su privacidad y han obtenido algunas victorias significativas en los últimos años en un intento por trazar sus propias líneas.

Lee más: “Nuestra madre perdió la vida, pero nada ha cambiado”: el Príncipe Harry condena a medios tras investigación de BBC

La victoria de Meghan en la corte contra los editores del Mail on Sunday, después de un largo conflicto al que muchos pensaron que podría renunciar, fue la más notable. Antes de eso, resolvió un reclamo con Splash News sobre imágenes de ella y Archie, y la agencia de fotografía acordó no tomar fotografías en el futuro. Hay otros casos pendientes, y la pasión de Harry y Meghan por esta pelea no muestra signos de disminuir.

Sus críticos frecuentemente gritan hipocresía cada vez que la pareja busca atención o publicidad para su trabajo o se sincera sobre sus vidas. Pero los Sussex no son de ninguna manera las únicas personas de alto perfil que rechazan la idea de que cualquiera que no sea ellos debe tomar las decisiones sobre lo que comparten.

A pesar de lo que a menudo se dice sobre ellos que buscan una vida totalmente fuera del centro de atención, siempre lo que buscaban era un tipo diferente de vida pública. El duque y la duquesa querían más autonomía y la capacidad de elegir a quién daban acceso. No puede haber duda de que lo han conseguido; pero, ¿eso realmente equivale a libertad y, de hecho, control?

Desde el exterior, es difícil ver cómo es posible que los Sussex sean los únicos que muevan los hilos si necesitan ganarse la vida. Sí, han roto los lazos con el erario público, pero Netflix, Spotify y Apple TV ahora tienen un interés en su desempeño.

Y aunque Harry y Meghan pueden decidir qué sacar al mundo, no pueden controlar cómo la gente lo percibe. Ellos y sus seguidores pueden encontrar las críticas extremadamente injustas, pero las encuestas en el Reino Unido sugieren que todavía hay muchas personas a las que no se están convenciendo. También es poco probable que la pareja esté completamente libre de acusaciones de cobrar dinero de algunos sectores.

Incluso si dejaran de usar sus títulos de Sussex (el único enlace que queda que aún se puede eliminar), siempre habrá quienes estén dispuestos a decir que están monetizando la “realeza” simplemente porque sus perfiles internacionales existen por ser reyes.

Sin embargo, cualesquiera que sean los lazos que puedan quedar, no hay duda de su sentimiento de liberación. Harry le dijo a Oprah que siente lástima por su padre y hermano "atrapados", y ha comparado la vida real con un "zoológico". Su deseo de compartir sus sentimientos, a pesar del hecho de que él sabe mejor que nadie cómo se puede aprovechar cada una de sus palabras, es una franqueza a la que no estamos acostumbrados a ver de forma rutinaria en nuestros miembros de la realeza.

Como ocurre con gran parte de lo que hacen los Sussex, ha polarizado la opinión. Harry ha sido elogiado por su disposición a ser franco sobre sus luchas. Pero también ha sido criticado por el impacto que sus comentarios tienen en otros miembros de la familia que en gran parte han permanecido en silencio. ¿Podría algún día llegar a ver sus palabras bajo una luz diferente? Fue el Príncipe William quien observó la decisión de la princesa Diana de dar su histórica entrevista en Panorama: "Una vez que hayas abierto esa puerta, no podrás volver a cerrarla".

Hace tres años, los hijos de Diana estaban uno al lado del otro. Harry como el novio y William como su padrino. Hoy en día son un océano aparte y las profundas divisiones familiares han quedado al descubierto. Hay una ironía en las propias palabras de Harry solo unos meses antes de su boda, en febrero de 2018, cuando los “Fab Four” organizaron una conferencia para su fundación conjunta: “Trabajar en familia tiene sus desafíos, por supuesto que los tiene. Pero estamos unidos por el resto de nuestras vidas”. Harry y Meghan han dado grandes pasos en los últimos tres años para forjar un camino independiente, pero gran parte de su declaración sigue siendo cierta.