El proyecto de ley “Don’t Say Gay” es tan extraño como pensábamos, según la persona que lo propuso

Ridículamente, Dennis Baxley cree que los niños se convierten en “celebridades” si salen del clóset en la escuela

<p>Manifestantes se reúnen afuera del capitolio estatal de Florida </p>

Manifestantes se reúnen afuera del capitolio estatal de Florida

Read in English

No hay nada bueno que decir acerca de la aprobación del proyecto de ley “Derechos de los padres en la educación” (HB 1557), mejor conocido como el proyecto de ley “Don’t Say Gay”, que ocurrió esta semana en Florida. A pesar de las protestas internacionales, la controvertida legislación fue aprobada el martes en una votación de 22-17. El gobernador de Florida, DeSantis, dijo en una conferencia de prensa el día anterior a la votación: “Vamos a asegurarnos de que los padres puedan enviar a sus hijos al jardín de niños sin que se inyecten algunas de estas cosas en secciones de su plan de estudios escolar”.

Por “algunas de estas cosas”, este Donald Trump diluido dejó en claro que se refiere a personas como yo. Y lo que ha hecho con un poco de poder y muchos prejuicios inamovibles es que la vida sea mucho más peligrosa para los niños queer y trans que residen en Florida actualmente.

Este proyecto de ley ahora prohíbe o limita extremadamente a los maestros de las escuelas públicas la “instrucción” sobre la orientación sexual y la identidad de género desde el jardín de niños hasta la secundaria. Y, como señalaron quienes leyeron el proyecto de ley en su totalidad, no hay una distinción clara entre “instrucción en el aula” y “discusión en el aula”. Esto es parte del diseño. La ambigüedad solo alentará a aquellos que se ofenden con la mera existencia de la comunidad LGBTQ.

Los padres de familia pueden demandar a un distrito escolar por violar la legislación, y uno se imagina que varios conservadores ultrarricos aprovecharán la oportunidad.

Los defensores del proyecto de ley pueden decir que simplemente quieren proteger los derechos de los padres, pero el responsable de proponer el proyecto de ley reveló sus verdaderas intenciones el lunes. El senador estatal Dennis Baxley dijo que estaba profundamente incómodo con lo que él percibe como un “cambio de tendencia real” en la sociedad. “Mi hijo es psiquiatra y dije: ‘¿Por qué ahora todo el mundo trata de salir del clóset cuando está en la escuela?’”, relató Baxley en el pleno del Senado. “Y realmente existe una dinámica preocupante sobre cuántas de estas experiencias son genuinas y cuántas de ellas son solo niños que intentan diferentes tipos de cosas”. De hecho, Baxley cree que cuando los niños salen del clóset, “de la noche a la mañana, son una celebridad”.

He escuchado esta variación de “es genial ser gay” durante al menos dos décadas. Puedo confirmar que cada vez suena más tonto. Y en este caso, es absolutamente exasperante, porque nadie con una visión tan vergonzosa de lo que es “genial” para los niños o cómo son las cosas en realidad en los pasillos de las escuelas estadounidenses cuando eres LGBTQ debería dictar cómo educar a esos niños.

Por supuesto, Baxley podría estar haciéndose el tonto. Estoy seguro de que alguien ya le ha informado que las tasas de suicidio de jóvenes LGBTQ son exponencialmente altas. The Trevor Project, una organización enfocada en la prevención del suicidio LGBTQ y en la intervención en crisis, publicó recientemente un informe que halló que los jóvenes LGBTQ que aprendieron sobre las personas o los problemas LGBTQ en la escuela tenían un 23 por ciento menos de probabilidades de reportar un intento de suicidio que el año anterior.

Esta ley confronta directamente esa realidad. Baxley dice explícitamente que la escribió para tratar de reducir la cantidad de niños que se declaran homosexuales, “por el bienestar de nuestros niños”. ¿Qué pasa con los niños cuya salud mental está irreparablemente dañada por las consecuencias de lo que está escrito en esa ley? ¿No importa su bienestar?

Uno asume que, al igual que al estado de Texas, que acaba de eliminar los recursos de prevención del suicidio LGBTQ de sus sitios web estatales, a Florida y sus legisladores no les importan mucho. Todas esas personas se preocupan solo por un tipo de persona: blanca, masculina, protestante, heterosexual y cisgénero. Todos los demás pueden volver a la fila o, en el caso de la comunidad LGBTQ, volver al clóset.

Lamentablemente, esto es solo el comienzo.

Changing America informó recientemente sobre los 15 proyectos de ley similares que se han presentado en las legislaturas estatales controladas por el Partido Republicano que buscan restringir lo que los maestros pueden y no pueden decir sobre la sexualidad y la identidad de género. Trato de no pensar en lo que podría estar tramando también esa nueva Corte Suprema de mayoría conservadora.

Eso no quiere decir que se haya perdido toda esperanza. La comunidad ha peleado y seguirá haciéndolo a través de campañas y desafíos legales; tampoco todos los maestros cumplirán con esta cruel ley. Aún así, es difícil no sentirse decepcionado por el odio que todavía podemos inspirar en Estados Unidos, y por el empeño de un partido político en convertir ese odio en ley.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in