El primer experimento mundial que captura CO2 del aire y lo convierte en piedra

Carbfix puede convertir el CO2 capturado del aire en piedra en menos de dos años y espera algún día ayudar al Reino Unido a deshacerse de la contaminación. La corresponsal climática Daisy Dunne informa desde el suroeste de Islandia

martes 26 octubre 2021 15:49
Cientos de jóvenes contra el cambio climático
Read in English

Según el folclore islandés, las formaciones rocosas del país son los restos de molestos trolls atrapados por el sol y convertidos en piedra. Es en este país, con un telón de fondo de campos de lava y aguas termales ondulantes, donde los ingenieros están probando una nueva técnica para tratar de petrificar otra gran plaga: el CO2.

En el sitio de la central eléctrica Hellisheiði, la tercera planta geotérmica más grande del mundo ubicada en el suroeste de Islandia, un primer experimento mundial ha comenzado a capturar CO2 directamente del aire y convertirlo en piedra.

Es una colaboración entre la start-up suiza Climeworks, que ha creado tecnología para succionar CO2 de la atmósfera, y Carbfix de Islandia, una empresa que ha desarrollado una técnica para convertir CO2 en piedra en menos de dos años.

La máquina de “captura directa de aire” de Climeworks, conocida como Orca, funciona aspirando aire con ventiladores gigantes y tubos de tela. Este aire se pone en contacto con un filtro químico que puede capturar CO2 de forma selectiva mientras libera otros gases como nitrógeno y oxígeno. Luego, el sistema de filtrado se calienta a alrededor de 100 °C para obtener CO2 como gas puro.

“Este es un proceso bastante difícil y que consume mucha energía”, explica el Dr. Kári Helgason, astrofísico y director de investigación e innovación de Carbfix.

“Solo cuatro de cada 10 mil moléculas en la atmósfera son moléculas de CO2. [Es como] si sus hijos derramaron todo su Lego en el piso y usted estuviera buscando cuatro fichas de Lego en particular de cada 10 mil".

Una vez que se captura el CO2, Carbfix comienza el proceso de convertirlo en piedra usando lo que describe como una "máquina gigante de Sodastream". El gas CO2 se mezcla con agua y luego se inyecta profundamente en la roca basáltica, que contiene los elementos necesarios para que tenga lugar el proceso de mineralización. La energía requerida para todo el proceso proviene de la planta de energía geotérmica cercana.

El proyecto es novedoso, pero sigue funcionando a pequeña escala. Orca es capaz de absorber 4 mil toneladas de CO2 al año, solo una fracción de las emisiones globales, que totalizaron 31 mil 500 millones de toneladas el año pasado. Actualmente, Carbfix obtiene la mayor parte de su CO2 necesario para la mineralización de la planta geotérmica cercana, que crea pequeñas cantidades de gas a medida que genera energía.

Aunque el proyecto hasta ahora solo está haciendo una pequeña mella en las emisiones globales, sus benefactores argumentan que tales técnicas tienen un papel importante para abordar la crisis climática.

Reducir la velocidad a la que el mundo está liberando emisiones lo más rápido posible será crucial para abordar el calentamiento global. Pero para tener la mayor posibilidad de cumplir con la aspiración mundial de limitar el aumento de temperatura a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales, los científicos dicen que el mundo también tendrá que ampliar las técnicas para eliminar el CO2 de la atmósfera, que pueden abarcar desde la plantación de árboles hasta la reforestación del hábitat para extraer CO2 directamente del aire mediante máquinas.

La máquina de captura directa de aire de Climeworks podría ofrecer algunos beneficios sobre otros tipos de métodos de eliminación de CO2, dice el Dr. Rob Bellamy, científico que estudia tecnologías climáticas en la Universidad de Manchester.

Una es que ocupa una cantidad relativamente pequeña de tierra. Orca tiene aproximadamente el tamaño de dos contenedores de envío.

"Evita algunas de las preocupaciones en torno a otras técnicas de eliminación de CO2 como la plantación de árboles cuando se trata de conflictos de uso de la tierra", detalló a The Independent. "Esto se debe a que puede operar en una escala espacial mucho más pequeña".

Para que los árboles recién plantados eliminen la misma cantidad de CO2 que Orca, se necesitaría una superficie mucho mayor de tierra, lo que podría aumentar los riesgos para la producción de alimentos y otros tipos de uso de la tierra.

Carbfix argumenta que su técnica de mineralización ofrece una ventaja sobre otras formas de almacenar CO2, que incluyen simplemente inyectar el gas en pozos de petróleo vacíos bajo el mar. Esto se debe a que, una vez mineralizado, no hay riesgo de que el CO2 capturado se escape a la atmósfera, eliminando la necesidad de programas de seguimiento prolongados.

Pero hay algunos inconvenientes. Una de las principales es que el costo de capturar CO2 con una máquina como Orca sigue siendo prohibitivamente alto. En comparación, plantar árboles o restaurar hábitats es relativamente barato y no requiere innovación tecnológica. Otros argumentan que las técnicas más "naturales", como la restauración del hábitat, conllevan mayores beneficios colaterales para la vida silvestre y las personas.

También existen preocupaciones sociales. Algunos han argumentado que el desarrollo de tecnologías para eliminar el CO2 del aire podría dar lugar a conceptos erróneos sobre la existencia de una "solución rápida" a la crisis climática. Esto, a su vez, podría llevar a que ciertos países atasquen sus compromisos de reducir rápidamente sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Este es un argumento al que la directora ejecutiva de Carbfix, la Dra. Edda Sif Pind Aradóttir, se opone ferozmente.

“Creo que esta es una excusa para no actuar. Simplemente nos estamos quedando sin tiempo”, explicó a The Independent.

“No creemos que la implementación de nuestra tecnología sea de tal manera que las centrales eléctricas de carbón en Europa, por ejemplo, prolonguen su vida útil. Queremos centrarnos en industrias que son difíciles de eliminar [descarbonizar] donde esta podría ser la única solución".

Carbfix se ve a sí mismo como una sola herramienta en un amplio arsenal necesario para abordar de manera efectiva la crisis climática, incluidas políticas para estimular reducciones rápidas de emisiones y técnicas para impulsar las reservas de carbono natural, agrega.

Actualmente, la empresa está buscando fondos para expandirse. En los próximos años, espera establecer un sistema para llevar el CO2 creado en países europeos, incluido el Reino Unido, a Islandia, donde se puede convertir en piedra.

"Será como un servicio de recogida de paquetes de Amazon", dice el Dr. Helgason. "Capturas el CO2 y nosotros venimos, lo recogemos y lo almacenamos por ti".

Leer más: Sainsbury’s adelanta su compromiso de cero emisiones a 2035

El objetivo final es hacer todo lo posible para tomar medidas más inmediatas contra la crisis climática, añade la Dra. Aradóttir.

“Hemos visto cómo nuestros glaciares retrocedían desde que era una niña”, dice.

“También es para mis hijos. Al final, tendrán que afrontar la carga si no actuamos ahora. Siento que es nuestra responsabilidad tomar todas las medidas que podamos ahora para que sus vidas sean mejores".

Los gastos de viaje de Daisy fueron cubiertos por Business Iceland.