¿Qué le salió mal a Biden con los latinos en Florida? La respuesta puede ser difícil de digerir

No se trata solo de generar miedo sobre los regímenes socialistas: los latinos en Estados Unidos están igualmente desanimados por muchas facetas de la cultura progresista blanca.

Germania Rodriguez Poleo@iamGermania
jueves 05 noviembre 2020 15:10
Read in English

En Florida, fue una muerte anunciada para los demócratas.

El ‘Swing State’ más grande fue a favor de Donald Trump por más de tres puntos relativamente temprano este martes por la noche. Algunos en el partido se sorprendieron; otros, menos.

Los demócratas en el terreno habían hecho sonar la alarma durante semanas, ya que las cifras de participación en la votación anticipada mostraron menos entusiasmo por Biden que por Clinton en el condado más grande del estado, Miami-Dade. Miami-Dade es un condado de mayoría minoritaria azul en el que los candidatos presidenciales demócratas necesitan una victoria aplastante para compensar las pérdidas en el resto del estado. Esas preocupaciones deberían haberse tomado mucho más en serio.

En septiembre, las encuestas mostraron no solo que Biden estaba detrás de las cifras de Clinton con los latinos, sino que Trump estaba ganando terreno con estos votantes.

La campaña de Biden intentó evitar la crisis, con Mike Bloomberg inyectando 100 millones de dólares. La mayor parte de eso se gastó en anuncios para contrarrestar la retórica del Partido Demócrata sobre el Partido Demócrata dirigido por extremistas de izquierda que se sienten cómodos con los dictadores latinoamericanos y quieren "desfinanciar a la policía".

Pero el conteo final aún mostró una actuación impresionante en el condado para el presidente Trump, quien redujo su diferencia de derrotas de 30 puntos en 2016 a solo siete en 2020.

De hecho, la gran historia a nivel nacional fue el voto latino en Florida: Biden obtuvo el 52 por ciento de este voto, diez puntos menos que el resultado de Clinton en 2016.

Alrededor del 55 por ciento de los cubanos votaron por Trump, al igual que el 30 por ciento de los puertorriqueños y el 48 por ciento de "otros latinos", según NBC News.

Los demócratas también vieron pérdidas en la boleta electoral, con las congresistas titulares Debbie Mucarsell-Powell y Donna Shalala derrocadas por sus oponentes republicanos en el condado de Dade.

Este es un testimonio de la campaña efectiva y agresiva que hicieron los republicanos entre los latinos de Florida, y sí, particularmente entre los cubanos, venezolanos y nicaragüenses.

Muchos demócratas han llegado a ver a los cubanos como una causa perdida, pintándolos como demasiado traumatizados por el comunismo para tomar decisiones de voto racionales. Sin embargo, esta teoría no se sostiene cuando consideramos que el voto cubano-estadounidense se estaba volviendo azul, votando en números récord por Obama dos veces y luego por Clinton en 2016, quien superó los números de Obama en áreas fuertemente cubanas.

Pero muchas cosas han cambiado en los últimos cuatro años que han hecho que el Partido Demócrata sea menos compatible con los latinos de Miami. Si bien hace diez años el partido no se hubiera acercado a nominar a un candidato presidencial que se llamara a sí mismo socialista, la creciente prominencia de figuras como Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez pone nerviosos a muchos latinos.

Luego están los venezolanos, que están aumentando rápidamente su número en el estado a medida que su país experimenta la segunda peor crisis de refugiados en el mundo.

La retórica de “mi oponente convertirá a este país en la próxima Venezuela” no solo ha tenido éxito en el sur de Florida; tiene precedentes en América Central y del Sur. Tal alarmismo ayudó a conservadores como Iván Duque de Colombia, la cárcel Bolsonaro de Brasil y el ex presidente de Argentina Macri a llegar al poder. No hay mejor campaña contra el socialismo que estar rodeado de personas que han huido de ella.

No, Biden no es socialista, pero muchas figuras cada vez más prominentes de su coalición lo son, y para muchos votantes latinos, la culpa es por asociación.

Los movimientos progresistas como Black Lives Matter tampoco funcionan bien con los latinos de Miami, que no son tan progresistas como los mexicoamericanos de Arizona y Nevada que votaron por Sanders.

En Miami, las protestas de BLM en realidad desviaron a muchos latinos del movimiento, ya que su cofundador Opal Tometi dio la bienvenida y celebró a Nicolás Maduro en la ciudad de Nueva York en 2015.

Las frases "los multimillonarios no deberían existir", "oportunidad de resultado", "ampliar el tribunal" y "quitar el financiamiento a la policía" simplemente no son compatibles con nadie que haya experimentado un régimen socialista, personalmente o por poderes.

Aquellos que han visto cómo un gobierno les quitaba el negocio también se estremecen al oír que Bernie Sanders dice que prohibirá las compañías de seguros privadas.

Pero no es solo el miedo al socialismo lo que está en el centro del fracaso de los demócratas para inspirar a los votantes latinos, es una desconexión cultural general con los latinos no mexicanos y su cultura. La insistencia de los liberales blancos en usar el término "latinx", del que la mayoría de los latinos no ha oído hablar (y muchas personas que lo han escuchado se sienten ofendidas por él) se consideran parte de un patrón de intentar forzar la cultura progresista estadounidense sobre los latinoamericanos, que son mucho más conservadores socialmente que los norteamericanos.

Ese tampoco es un problema aislado con cubanos y venezolanos: sería un error que los demócratas vieran las pérdidas con los latinos de Florida como tales.

Trump hizo el doble de bien en el condado de Osceola, de gran población puertorriqueña, que, en 2016, y sus avances con las minorías son generales: está en camino de obtener la mayor proporción de votos no blancos para un republicano desde Nixon en 1960, según las encuestas a boca de urna.

A pesar de esto, no todo está perdido para los demócratas.

Los latinos del sur de la Florida han demostrado que votarán por políticas progresistas: votaron para aumentar el salario mínimo a 15 dólares el martes. Pero si el Partido Demócrata no se opone firmemente a sus facciones socialistas y la cultura liberal blanca, continuarán sufriendo pérdidas no solo con los latinos de Florida, sino también con las minorías en general.