Edgar Wright: “la idea de que existieron los buenos viejos tiempos en cualquier forma es una falacia”

La nueva película del director de Shaun of the Dead, Last Night In Soho, es una de las más ambiciosas hasta la fecha. Le cuenta a Elizabeth Aubrey sobre su visita a Diana Rigg en sus últimas semanas, los peligros de la nostalgia y por qué le gusta morder más de lo que puede masticar.

martes 26 octubre 2021 15:57
<p><em>Last Night in Soho</em>  es una de las películas más sorprendentes de la carrera de Wright hasta la fecha. </p>

Last Night in Soho es una de las películas más sorprendentes de la carrera de Wright hasta la fecha.

Read in English

“Todavía siento ansiedad al comienzo de cada día laboral”, dice Edgar Wright, quien tiene casi 27 años de carrera cinematográfica. Por fuera, el director de Hot Fuzz y Shaun of the Dead se siente confiado, incluso sociable, tanto en el set como en una videollamada desde un hotel de Londres, pero difícilmente es inmune a los nervios. “Los estudiantes de cine me preguntan si alguna vez sufrí del síndrome del impostor”, explica, “y yo digo: 'sí, todos los días'. Siempre entro en el set pensando que me van a descubrir, especialmente cuando estás probando algo nuevo. Te estás exponiendo. Y con esto, yo mismo me exhibo”.

Last Night in Soho es una de las películas más sorprendentes de la carrera de Wright hasta la fecha. Aquellos que esperan el ingenio y la rareza geek de su debut como director, A Fistful of Fingers, o la exitosa serie de televisión de Channel 4 Spaced pueden sentirse decepcionados. No hay un apocalipsis zombi con el que lidiar, como en Shaun of the Dead, no hay sociedades de preservación de pueblos asesinos, al estilo Hot Fuzz, y no hay extraterrestres de sangre azul que intenten apoderarse de la Tierra, como en The World's End. Tampoco existe la magia de los cómics de Scott Pilgrim vs The World, ni tampoco hay persecuciones de como en Baby Driver. En cuanto a los giros, es uno brusco.

“Ha pasado casi una década desde que hablé de ello con mi productora, Nira Park”, explica Wright, sentado en la alfombra de su habitación de hotel, con la espalda apoyada en el sofá. “Me estaba preparando para hacer algo radicalmente diferente con esto. Haber hecho Baby Driver, que no era una comedia absoluta, era más un thriller de acción, ciertamente ayudó. Si hubiera pasado de The World’s End a esto, la gente habría recibido un latigazo. Creo que, para bien o para mal, lo mejor es siempre morder más de lo que puedes masticar".

Last Night in Soho es sin duda una película ambiciosa. El oscuro thriller psicológico muestra a la adolescente Eloise (Thomasin McKenzie) viajar de Cornualles a Londres para estudiar moda. Está obsesionada con los años sesenta y se encuentra viviendo en una habitación del Soho con la casera Collins (Diana Rigg) después de luchar para adaptarse a vivir con sus compañeros. Ella también tiene una habilidad psíquica y comienza a conectarse con la historia de Sandie (Anya Taylor Joy) y Jack (Matt Smith) a través de viajes en el tiempo de ensueño desde su habitación hacia el oscuro y sórdido vientre del Soho de los sesenta. La narrativa de "Swinging Sixties" se ha invertido por completo: aquí, es un lugar donde los sueños de las mujeres se hacen añicos en un mundo dominado por la masculinidad tóxica.

Cuatro de los actores de la película estaban en el apogeo de su fama en esa misma década: Rita Tushingham, Terrence Stamp, Diana Rigg y Margaret Nolan. Rigg murió en septiembre de 2020, cuando Wright estaba en su fase adicional de filmación posterior al confinamiento (le dedicó la película), y Nolan solo un mes después, en octubre de 2020. “Fueron el epicentro de la escena que estamos retratando en el la película y sus percepciones fueron realmente fascinantes para mí”, dice Wright, todavía claramente afectado por la pérdida. Con Rigg en particular, Wright había construido una amistad más allá de la película: la visitó solo dos semanas antes de su muerte.

“Un buen recuerdo del inicio del confinamiento fue hablar con Diana cada dos semanas sobre las películas que había estado disfrutando en Talking Pictures TV, un canal que a los dos nos encantaba”, revela Wright. "Todavía es difícil para mí hablar de ella sin entusiasmarme". A pesar de estar cada vez más enferma, Rigg insistió en que Wright visitara su cama después del confinamiento para completar una sesión de ADR (el proceso de volver a grabar cualquier diálogo poco claro después de la filmación). Wright le llevó una botella de Campari, uno de sus tragos favoritos, y los dos compartieron un trago final juntos mientras grababan sus últimos audios para la película. "Pensé que el último era bastante bueno", dijo a Wright, encantada de seguir trabajando a pesar de su enfermedad. Antes de irse, los dos "tenían un viejo chisme y recordaron el rodaje". Fue la última vez que la vio.

Wright tiene otro recuerdo particularmente especial de Rigg, este en el set de 2019. Ensayando junto a una maqueta grandiosa del famoso Café de París, en el West End de Londres, sin darse cuenta le reveló un recuerdo a Wright que hacía eco de uno de los temas principales de la película. “Diana dijo: 'oh, fui ahí en mi cumpleaños número 18 para ver el primer concierto de Shirley Bassey en Londres'”, recuerda Wright, sonriendo. “Quiero decir, escuchar eso solo fue simplemente alucinante de concebir. Le pregunté si le gustaría ver el set y dijo que le encantaría. Fue mágico caminar a través de un escenario de sonido vacío con Diana Rigg en mi brazo y en nuestro Café de París. Luego dijo: 'oh, es increíble, esto es exactamente como lo recuerdo'. Luego estaba este momento de 'punto, punto, punto'".

Diana Rigg en Last Night in Soho

Rigg guardó silencio durante un rato, haciendo un balance de la escena. “Diana tomó esta pausa y dijo: 'recuerdo que bajé esas escaleras y muchos hombres me miraron de arriba abajo y me sentí como un pedazo de carne'. Ella dijo esto espontáneamente. Todo el tema de esta película es casi ese momento de 'punto, punto, punto': los tres puntos entre lo bueno y lo malo. No creo que estuviera pensando en la película o en el personaje de Anya, pero básicamente describió la primera escena de Sandie en la película".

Leer más: Dashcam: la nueva película de ‘metraje encontrado’ es criticada como el horror más polarizador en años

La escena en cuestión ve al personaje de Taylor-Joy entrar a un lugar con el sueño de ser música. Inmediatamente es objetivada por docenas de hombres y luego a manos de su sórdido gerente, Jack. A su llegada a Londres, 60 años después, Eloise de McKenzie también es objeto de atención masculina no deseada. “Fue para mostrar lo poco que ha cambiado [para las mujeres]”, explica Wright. “Fue para enfatizar que todo lo que es tóxico ahora era igual de malo entonces, quizás incluso peor. Fue para mostrar una nota de precaución sobre romantizar demasiado el pasado".

Esos peligros son fundamentales para la película. Wright explicó por primera vez su concepto a su coguionista, Krysty Wilson-Cairns, de 1917, en una noche de fiesta en Soho en 2016, la noche en que se celebró la votación del Brexit. “Siento que aunque no quisiéramos decir esto sobre el Brexit, realmente hay un elemento de Nostradamus en esto. La película es una reprimenda a mirar hacia atrás con lentes de color rosa al pasado. No hay una década perfecta. La idea de que existieran los 'buenos viejos tiempos' en cualquier forma es una falacia y peligrosa, como hemos visto. Para mí, soñar con el pasado y ser demasiado nostálgico es un retiro del presente y tal vez un fracaso para lidiar con él".

Esta es ahora la tercera película de Wright "donde la gente ha señalado un guiño directo al Brexit o un indicador del Brexit", dice riendo. "La gente ha dicho lo mismo sobre Hot Fuzz o The World's End: que Gary King diga a la red que se vaya a la mierda es esencialmente como Gran Bretaña como un aislacionista que le dice a la Unión Europea que se emborrache y nos lleve a un apocalipsis de inmediato". Wright, que votó a favor de permanecer en la Unión Europea, agrega que tal vez estas personas tenían razón.

Edgar Wright, Anya Taylor-Joy y Matt Smith en el set de Last Night in Soho

Aún así, él mismo ha sido culpable de romantizar el pasado. “He estado obsesionado con décadas anteriores. Si estoy obsesionado con la idea de viajar en el tiempo y regresar, ¿qué dice eso de mí? ¿Eso dice que prefiero vivir en una fantasía que lidiar con el día moderno? Lamentablemente, probablemente sí".

A las películas anteriores de Wright, dominadas por hombres, no les ha ido exactamente bien en la Prueba de Bechdel (una medida de cuánto aparecen las mujeres en una obra de ficción). Esta es la primera vez que ha tenido mujeres al frente y al centro, aunque siempre ha tenido un equipo central de cineastas femeninas en el corazón de su trabajo.

Esta vez, eso incluye a Lucy Pardee. La directora de casting ganadora de un Bafta por el audaz drama sobre la mayoría de edad, Rocks, pasó un año investigando minuciosamente "testimonios de la vida real de personas que trabajaron en el Soho tanto entonces como ahora", explica Wright. Las historias de "entonces" eran a menudo brutales y reflejaban el trato devastador de Sandie a manos de los hombres.

Wright también se basó en las experiencias de mujeres cercanas a él, al igual que la coguionista Wilson-Cairns (incluida la suya de sus días viviendo y trabajando en Soho en el pub Toucan, que aparece en gran medida en la película). “La propia Eloise es una amalgama de experiencias mías, de Krysty, de mi madre, de su madre y de su abuela, de mi cuñada”, dice Wright. Su madre y su cuñada estudiaron moda y la madre y la abuela de Wilson-Cairns eran costureras. "Creo que uno se sorprendería de lo mucho que proviene de la vida real, pero eso hace que la película resuene, inyectando lo personal en lo fantástico", señala Wright, aunque lo ha estado haciendo durante años.

Wright en el set de 'Last Night in Soho' con Krysty Wilson-Cairns

Un giro autobiográfico más sorprendente: la madre de Wright está "sobrenaturalmente encendida", al igual que Eloise. "Mi hermano y yo teníamos tanta envidia de que no teníamos esta habilidad, pero mi madre era muy receptiva en términos de presencias y visiones". ¿Alguna vez ha visto un fantasma? "¡Oh si!" Una vez dijo a la familia que había visto el fantasma de un ahorcado en la sala de su casa de 400 años en Somerset. La familia descartó la historia al principio, solo para descubrir algún tiempo después que un hombre efectivamente murió por suicidio en la misma habitación años antes.

“Si le decía a la gente: 'esta es mi película más autobiográfica', me contestaban de inmediato: '¡¿De qué carajo estás hablando ?!'”, dice Wright. “De la misma manera cuando digo que Hot Fuzz es muy autobiográfico, la gente dice, '¡pero espera, no eres un policía y nunca has tenido que luchar contra un culto asesino!'. Pero es como, 'sí, pero todo lo demás es cierto'”. Creció en un pequeño pueblo como el de la película. "Supongo que, en cierto modo, cuando haces muchas de estas películas, estás tratando de procesar tus propios sentimientos sobre los tiempos, las personas y los lugares".

Sin embargo, fue The World's End, coescrito con el amigo de Wright, Simon Pegg, donde tuvo lugar el procesamiento más autobiográfico. Se basó en la adicción al alcohol de la vida real de Pegg, algo de lo que el actor habló por primera vez en 2018. “Cuando estábamos escribiendo esa película, obviamente sabía cuál era el problema con Simon. Había estado ahí, literalmente había estado con él en el hospital en un momento en que las cosas se habían puesto especialmente mal. Pero cuando lo escribíamos, su adicción [se convirtió] en el elefante de la habitación. Gary [King, el personaje que interpreta Pegg en la película] era una forma de hablar de Simon”.

Pegg no podía hablar de sí mismo en primera persona cuando escribían juntos. “Él no diría, 'yo', él diría: 'creo que Gary diría esto'. Cuando hablamos con la prensa para esto, Simon aún no había hablado públicamente de sus batallas. La gente preguntaba todo el tiempo: "¿este Gary King se basa en alguien que conoces?", y siempre respondíamos: 'se basa en muchas personas', así que confundíamos a la gente". Pegg acababa de terminar la terapia y todavía era demasiado pronto para discutirlo. Cuando finalmente habló públicamente sobre sus batallas, "estaba muy orgulloso de él", dice Wright. “No sabía que iba a hacer eso y cuando lo leí en el periódico, lo llamé y dije lo orgulloso que estaba de él por hablar de eso finalmente. No fue fácil".

Simon Pegg como Gary King en The World’s End

Wright dice que lidiar con lo personal en la realización cinematográfica puede ser especialmente difícil, pero si el resultado es una película mejor, vale la pena. “Supongo que cuando ves el resultado final, [muestra] la razón por la que te esforzaste. Por un lado, es el mejor trabajo del mundo: puedo hacer lo que alguna vez fue un pasatiempo para mí como mi trabajo, por lo que nunca me quejaría de ello. No estoy trabajando en una mina de carbón. Pero es y puede ser mentalmente estresante en formas que son difíciles de articular o de ganar simpatía”.

Uno de los momentos más desafiantes mentalmente para Wright fue la ansiedad y la responsabilidad que conlleva ser uno de los primeros filmes en estrenarse después del confinamiento. "Cuando logramos llegar al final del rodaje adicional el último día, fue agridulce para mí", dice Wright. “La gente seguía haciendo la misma broma, que era como, 'oh, es una pena que no podamos seguir' y fue la primera vez que me sentí menos como un director y más como un empleador. Me resultó muy evidente que yo era director, pero también creador de empleos, y me sentí muy responsable de que todas estas personas finalmente obtuvieran algo de trabajo después del confinamiento. Me sentí mal por no tener más que hacer”.

Después de los éxitos que tuvieron los cines durante el año pasado, mostrar la película en la pantalla grande es importante para Wright. “Si esa oportunidad se fuera para siempre, creo que estaríamos realmente despojados. Me molesta la cantidad de artículos que preguntan '¿está muerto el cine?'. Todos deberíamos estar uniéndonos ahora mismo. Honestamente, ahora no tengo schadenfreude por ninguna otra película. Tal vez en un momento previo a la pandemia, podría ser un poco hiriente acerca de ciertas grandes franquicias que no me importaban. Ahora estoy tirando por todo. Vi No Time to Die la semana pasada por segunda vez y me emocioné al estar en un cine ocupado con una audiencia emocionada. Empecé a brotar lágrimas durante los anuncios", Wright sonrie. "Si está salvando el cine, entonces es bueno".