Joe Biden debería dirigirse a la nación y decirnos que Trump es, en realidad, un pastelito sensible. Así es como va a ganar esta elección

En el Reino Unido, Boris Johnson no tiene que cambiar de táctica en absoluto, porque ya se inspira en el presidente de EE.UU.

Mark Steel
jueves 03 septiembre 2020 22:31
Barr respalda a Trump en su acusación del "avión de matones"
Read in English

La preocupación con Donald Trump era que se había vuelto tan loco durante los últimos cuatro años que no podría ir más lejos para las elecciones. Pero se las arregló.

Le dijo a Fox News esta semana que "Biden está siendo controlado", por personas que vio en un avión con Joe Biden. "Y el avión estaba cargado de matones, vestidos con uniformes negros, con equipo y esto y aquello".

Parece que se ha quedado dormido frente a Hombres de negro y lo mezcla con la vida real. Mañana, verá a Godzilla y dirá “Joe Biden es un hombre peligroso, pisa edificios. Conozco a algunas personas, gente fantástica, me dicen que demolió Tokio, mide 90 pies de altura y está cubierto de escamas".

Boris Johnson copiará esta estrategia y acusará a Keir Starmer de asustar a los londinenses volando sobre ellos con un paraguas e inventando palabras tontas y largas y bailando con pingüinos de dibujos animados.

Cuando le preguntaron a Trump a dónde iba este avión, con todo el equipo y esto y aquello, dijo "A donde sea".

Esa es probablemente la respuesta más coherente que podría haber dado, según lo aconsejado por su equipo. Porque originalmente quiso decir “Antigua Roma. Su gente está planeando llevar América a la Antigua Roma, se han reunido con Calígula, nos van a hacer esclavos, nos van a hacer gladiadores, tienen látigos y esto y aquello, gente mala, son muy malos".

Esto es alentador, ya que todavía quedan dos meses. A principios de octubre, Trump anunciará en un mitin: “Biden es mexicano, su verdadero nombre es Biden de Acapulco, es un traficante de drogas, ha aprendido a estornudar heroína. Hemos visto pruebas de que genera huracanes. Tiene un lugar, un mal lugar, y hace huracanes, y los sopla en Florida. Y él es de China, trabaja para China. Su cabeza es una pagoda. Y le dio un puñetazo a Jesús. He visto una película de Jesús en un concurso de Miss Mundo en Jerusalén, amo Jerusalén, gente fantástica, y Joe Biden le prendió fuego a su barba, y Jesús estaba molesto, muy molesto, me llamó. Jesús me ama".

Pero la parte mágica es que no parece afectar su apoyo. Nadie sabe hasta dónde podía llegar antes de que sus seguidores comenzaran a cuestionar si todavía lo apoyaban.

Podía gritar en los mítines que había hecho un trato con Atlantis, un gran trato, habían acordado secarla y llevarla a Wisconsin, y todos aplaudían.

Podría decirle a la gente que inventó a los gatos y que los aviones pueden volar en sus mensajes de Twitter en lugar de combustible.

Podría anunciar: “Vi al norcoreano Kim Jong-un, dice en su periódico que jugaba al golf, tenía un hoyo en uno en cada hoyo. Bueno, yo conseguí un hoyo en uno en cada hoyo. Mi campo es fantástico, Enrique VIII juega allí, le encanta".

Y las encuestas mostrarían que había subido un uno por ciento, con grupos focales que decían "Lo amo porque al fin hay alguien que dice la verdad".

Afortunadamente, no tenemos que depender de observar a Estados Unidos, porque nuestro primer ministro se basa en Trump.

Por ejemplo, esta semana, Johnson respondió una pregunta sobre estropear los exámenes de los estudiantes de todo el país diciendo que Starmer apoyaba al IRA.

Todo el mundo debería poder utilizar esta estrategia. Cuando un ladrón es interrogado por la seguridad sobre todos los paquetes de queso en su bolsillo, se le debe permitir salir libre si responde: "La verdadera pregunta es por qué apoyas al IRA".

Como Starmer estaba a cargo de enjuiciar a muchos miembros del IRA, parece poco probable que fuera un partidario. Tal vez Johnson explique que Starmer solo los procesó porque no eran lo suficientemente del IRA.

La semana que viene, si Starmer le hace una pregunta a Johnson sobre el plan de licencia, el primer ministro dirá “¿qué tiene que ver con usted? Apoyaste a los Daleks contra Doctor Who".

Cuando Starmer le pregunte cómo van las negociaciones del Brexit, Johnson dirá “usted apoyó el coronavirus. Sí lo hiciste, conociste a sus líderes, hablaste en una reunión con tres charcos de coronavirus. Lo que los británicos quieren saber, es ¿por qué fuiste al funeral de una espora de coronavirus?

Una de las diferencias entre Johnson y Trump es que Johnson intenta sonar inteligente lanzando momentos extraños de latín. Entonces gritará: "Me hace una pregunta, eh, señor presidente, ipso facto, pero tiene la impertinencia y aún tiene que explicar por qué pasó siete años comiendo murciélagos en China, Sr. Presidente, con la esperanza de crear el virus, habeas corpus coitus interruptus, porque queremos que Gran Bretaña funcione y él quiere que cancele las grabaciones en vivo de Top Gear ".

Si alguien en un lugar de trabajo hablara como estos dos, Recursos Humanos se pondría en contacto con un médico y alguien iría a la farmacia. Se les daría tres semanas de descanso, todos firmarían una tarjeta, y un futbolista local los visitaría, y uno de sus amigos escribiría en Facebook que no deberíamos juzgar a las personas que imaginan aviones llenos de gente vestida de negro con equipo y esto y aquello, o personas que piensan que todos están en el IRA, porque la salud mental es un problema grave.

Al igual que en Estados Unidos, sus partidarios parecen pensar que "pueden ser todas mentiras, pero al menos son mentiras adecuadas, no mentiras de políticos furtivos".

Entonces, para vencerlos en una elección, necesitas a alguien que inspire a la gente, ya que no podemos confiar en que suficientes personas voten por alguien simplemente porque su oponente parece criminalmente loco.

Y es por eso que cada vez que veo a Biden, una parte de mí piensa "por favor, no te mojes, al menos hasta que se hayan ido las cámaras". Y una parte de mí piensa "¿o quizás eso le haría subir un nueve por ciento en las encuestas?"