El comentario de Angela Rayner fue provocador, pero no está relacionado con el asesinato de Sir David Amess

Los asesinos de políticos no tienden a estar influenciados por el tema general del debate político, sino por motivaciones más profundas y oscuras

Sean O'Grady
lunes 18 octubre 2021 21:19
Sir Lindsay Hoyle calls for 'nicer politics across the world' following Amess stabbing
Read in English

Poco después de que llegara la noticia sobre el asesinato de Sir David Amess, hablaba con un colega, como suelen hacer los periodistas, sobre a dónde podría ir la historia y cuánto tiempo tomaría para que se le echara la culpa a Angela Rayner. Y, en cuestión de horas, el infame uso de Rayner de la palabra “escoria” para describir a los conservadores se insertó en un debate nacional más amplio sobre la forma en que se usa el lenguaje en política.

Para ser sincero, me parece por completo inverosímil que lo que dijo Rayner tuviera alguna relación con lo que sucedió en Leigh-on-Sea. La policía lo trata como un incidente terrorista; la gente parece pensar que es el acto de un islamista; e incluso hay especulaciones en los medios de comunicación de que la policía está investigando los vínculos de Sir David con Qatar, a través de un grupo parlamentario de todos los partidos. En realidad, no creo que lo que dijo Rayner en la conferencia laborista sobre los conservadores, sobre todo dirigido a Boris Johnson y su gobierno, fue lo que provocó que alguien saliera y matara.

Tampoco sabemos si el asesino estuvo muy influenciado por la vulgarización generalizada del discurso político, las amenazas de muerte que se difunden en línea o las cosas enojadas y desagradables que la gente ha dicho que quería hacerle al primer ministro, a Diane Abbott, a Jeremy Corbyn o a muchos otros a lo largo de los años.

Los asesinos políticos han existido desde que las personas han tenido líderes, y aunque todavía no sabemos qué motivó a este sospechoso en particular, tienden a estar motivados por causas y creencias, sostenidas de forma irracional o no, a veces políticas, a veces nacidas de enfermedades mentales, que hicieron que se sintieran impulsados a quitarle la vida a alguien que nunca habían conocido y que no les había hecho ningún daño. No hacen lo que hacen porque la gente usa un lenguaje violento en línea. No teníamos "en línea" cuando, digamos, John Wilkes Booth disparó contra el presidente Lincoln o el IRA hizo estallar al diputado Ian Gow o Yigal Amir le quitó la vida a Yitzhak Rabin. Estas personas hacen estas cosas horribles porque tienen una causa o porque están locas, o ambas cosas. Tienden a no estar influenciados por el tema general del debate político, sino por motivaciones más profundas y oscuras.

Los llamados para que las personas sean más moderadas y responsables en línea, y para que los diputados sean tratados como seres humanos son loables, y todos estaríamos mejor si hubiera un poco más de respeto entre los oponentes políticos y si los guerreros del teclado operaran en línea el equivalente a la Convención de Ginebra, pero la historia sugiere que esto no tendrá mucho efecto por mucho tiempo.

Poner barreras y guardias entre los políticos y el público funcionará y debe implementarse de inmediato. Salvará vidas. Pero intentar que los usuarios se calmen en las redes sociales no lo hará. Priti Patel quiere terminar con el anonimato en línea. Es una idea brillante pero, como dice el refrán, “buena suerte con eso”. Los trolls y los bots seguirán haciendo sentir su presencia en línea, porque la web es prácticamente imposible de controlar en una sociedad libre. Además, muchos de los que hacen los comentarios más viles e incendiarios, tanto en línea como de otro modo, lo hacen en su propio nombre y lo consideran parte de su derecho humano a la libre expresión.

Cuando se llama “traidor” a un oponente político, ¿se trata de una incitación a matar o hacer daño, o una mera composición retórica? Cuando la gente decía eso de la diputada Anna Soubry, una destacada anti Brexit, ella se vio atacada, incapaz de caminar por la calle en Westminster sin ser amenazada o abusada, pero parece que la razón fundamental era que quienes hacían eso la odiaban a ella y su política de todos modos.

Muchos argumentos políticos se convierten en falta de respeto y, lo que es peor, para gran disgusto de los demás, pero no todos comienzan de forma anónima en línea de ninguna manera. Algunas tienen lugar en la Cámara de los Comunes, donde la gente se llama "miembros honorables" y la palabra "mentiroso" (y "escoria") está prohibida. En 2019, cuando los argumentos sobre el Brexit volvían a tornarse violentos, la diputada laborista Paula Sherriff, que resulta ser amiga de Sir David, reprendió a Johnson por haber "utilizado de forma continua un lenguaje peyorativo para describir una ley del Parlamento aprobada por esta Cámara". Señaló el escudo de armas colocado en la pared de la cámara que conmemora el servicio de Jo Cox, asesinada tres años antes, y le dijo al primer ministro el tipo de cosas que todos se están diciendo hoy: “No debemos recurrir al uso ofensivo, peligroso o incendiario del lenguaje para la legislación que no nos gusta, y estamos aquí bajo el escudo de nuestra amiga fallecida con muchos de nosotros en este lugar sujetos a amenazas de muerte y abuso todos los días.

“A menudo citan sus palabras [de Johnson] 'acto de rendición', 'traición', 'traidor', y yo estoy harta de eso. Debemos moderar nuestro lenguaje, y primero debe provenir del primer ministro".

En respuesta, Johnson declaró: "Tengo que decir, señor presidente, que nunca había escuchado semejante patraña en toda mi vida". Sugirió que la mejor manera de honrar la memoria de Jo Cox era "finalizar con el Brexit". Escándalo. Incluso su propia hermana, Rachel Johnson, estaba consternada por la insensibilidad: “Era una forma de muy mal gusto de referirse al recuerdo de una diputada asesinada, a quien asesinó alguien que dijo 'Reino Unido primero', obvio es de la tendencia de extrema derecha, que está siendo alterado por este tipo de lenguaje".

Boris Johnson nunca se disculpó, y fue una cosa reveladora y arrogante haber dicho algo, y sin duda molestó a muchos, pero dudo mucho que este tipo de debate político desagradable condujera, incluso de forma indirecta y como parte de una política cultural sin duda degradada y depravada, a la muerte de Sir David Amess. Deberíamos dejar de engañarnos a nosotros mismos.

La policía investiga el homicidio como posible terrorismo. No tiene nada que ver con los comentarios de Angela Rayner.