¿Se acuerdan del covid? Deberían, volvió y quiere venganza

“Vivir con covid” nunca debería haber significado ignorarlo y volver a hacer las cosas como antes

Lord Moylan dice que Boris Johnson ni siquiera leyó las leyes sobre covid

Read in English

¿Alguien recuerda al covid-19? No se supone que sea una pregunta graciosa. Se ha cobrado la vida de cerca de 200.000 personas solo en el Reino Unido (unas 196.977 con covid-19 en el certificado de defunción, en el momento de escribir este artículo). Ha destruido familias. Ha causado un daño y un dolor incalculables. Ha cambiado muchas vidas para siempre. Unas 400.000 personas viven con “covid prolongado”, muchas de las cuales no pueden trabajar ni llevar la vida activa que alguna vez tuvieron.

¿Pero ahora? Es como si nunca hubiera sucedido. Sin embargo, llega otra ola de covid, justo después de la ola de complacencia que ha arrasado la nación desde que se levantaron las restricciones, demasiado pronto y de manera demasiado abrupta, en febrero. Las infecciones y las hospitalizaciones van en aumento, aunque desde una base baja y con niveles mucho más bajos de mortalidad.

La posibilidad de que las fiestas de “platty joobs” (el jubileo de platino) y Glastonbury hayan propagado la enfermedad parece perfectamente plausible. Sabemos que crece de forma exponencial, y para cuando alarma a las autoridades, es demasiado tarde para detenerlo. Puede que eso no esté muy lejos.

También existen estas nuevas variantes de interés: BA.4 y BA.5. Todavía no está claro qué tan peligrosas son en relación con sus predecesoras, pero es posible que, incluso si no lo son, surja otra variante de preocupación que sea más infecciosa y peligrosa de lo que hemos conocido antes. Tales mutaciones son aleatorias (incluso la gripe sube y baja en virulencia).

Es por eso que fue muy imprudente por parte del gobierno desmantelar gran parte de la infraestructura de monitoreo y vigilancia de coronavirus, sin mencionar las pruebas de rutina en las escuelas, en el esfuerzo de propaganda para que todos nos olvidemos del covid y vivir nuestras vidas normalmente. No podemos vivir nuestras vidas como solíamos hacerlo en la era del covid. Es posible que tengamos que aprender esta lección de nuevo y a un gran costo.

La abolición de las modestas precauciones de salud pública a principios de año (que estaban lejos de ser un “confinamiento”) fue otra gran decisión en la que Boris Johnson se equivocó. Lo que debería haber sucedido es que los controles deberían haberse ampliado, no tanto para hacer frente a la disminución de la carga de casos de coronavirus, sino para mantenerlo fuera de los hospitales para ayudar al NHS (Servicio Nacional de Salud del Reino Unido) a eliminar la acumulación de casos que no son de covid-19. No hicimos eso, y de ahí la presión continua sobre el NHS, sumada a la pérdida de personal posterior al Brexit.

Ha tenido éxito, pues, este esfuerzo por hacernos “vivir con el covid”. Ahora, incluso los miedosos al virus como yo nos sentimos incómodos al usar un cubrebocas en el supermercado o rechazar ir a eventos sociales. Es posible que no hayamos alcanzado de verdad la inmunidad colectiva con nuestras vacunas, pero no hemos perdido nuestros instintos colectivos. Aun así, el reciente aumento en el número de casos debería hacer que todos tengamos cierta cautela con respecto a las invitaciones a fiestas en interiores o, de hecho, a eventos de trabajo.

Es comprensible que seamos reacios a aceptar que el covid sigue ahí afuera, que sigue enfermando a la gente, que los clínicamente vulnerables siguen en peligro. No es agradable. Preferimos pensar que se ha ido o que es como la gripe estacional. Hemos bebido el Kool-Aid que Boris Johnson comenzó a servir a principios de año, todas esas cosas sobre “debemos aprender a vivir con el covid”, o “dejar atrás la pandemia”, vivir normalmente, ese tipo de cosas.

Incluso las precauciones mínimas no se toman en estos días. Aparte de en hospitales y cirugías, el uso de cubrebocas ahora es cada vez más raro. La presión del grupo de compañeros que nos llevó a mantener la distancia y cubrirnos la cara en espacios concurridos ha desaparecido, se ha invertido. La disputa sobre el partygate mostró cuánto han cambiado las percepciones de algunas personas, de covid como una amenaza potencialmente mortal poco entendida sin tratamiento ni vacuna (que lo era entonces) a juzgar la violación de la ley en Downing Street como algo trivial, como la gente equivocadamente juzga que sea ahora.

Miremos adelante, entonces. Hemos pasado el solsticio de verano, lamento decirlo, y, a su debido tiempo, el clima nos llevará nuevamente al interior (si no es que ya lo hace). El repunte actual de casos y hospitalizaciones se intensificará. Surgirán nuevas variantes. Algunas pueden ser particularmente desagradables.

Entonces, ¿cómo vamos a tomar precauciones para la próxima ola de otoño? Ahora es el momento de preparar las cosas. ¿Dónde está el impulso para una nueva ronda de vacunas de refuerzo y, de hecho, las nuevas vacunas multivalentes que ayudarán a proteger contra variantes de coronavirus aún no descubiertas? ¿Dónde está la campaña de información pública que nos recuerda que no debemos correr riesgos innecesarios si somos miembros de grupos más vulnerables? ¿Tenemos los tratamientos y los equipos de protecciones almacenados? ¿Hay suficientes ambulancias? ¿Hay suficiente personal calificado y semicalificado del NHS?

Lo dudo, a juzgar por las noticias sobre el NHS en este momento y las tasas de vacunación publicadas: solo siete de cada 10 de nosotros tenemos el esquema completo de vacunación (es decir, con el refuerzo), y alrededor del 7 por ciento de la población sigue sin vacunarse.

Tal falta de defensa significa que incluso una ola moderada de infecciones leves podría ser demasiado para nuestro servicio de salud en apuros. Como siempre, la nación se siente poco preparada.

“Vivir con covid” nunca debería haber significado ignorarlo y volver a hacer las cosas exactamente como antes. Vivir de forma responsable con covid significa ajustar patrones de trabajo y placer para evitar propagar el virus aún entre nosotros. Significa maximizar la protección de la inmunidad colectiva a través de la vacunación responsable y un esfuerzo constante para aumentar las cifras de cobertura. Significa preparar al NHS para otra emergencia de salud pública. Significa restaurar el monitoreo y la vigilancia (como las pruebas de polio en las obras de alcantarillado que proporcionaron inteligencia invaluable).

Solo con una vigilancia constante podemos realmente vivir con el covid-19 y mantenerlo lo más lejos posible de nuestras vidas. No podemos pretender que no existe aunque Boris Johnson quiera hacerlo.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in