Investigué por qué la gente realmente quiere derogar Roe v Wade

¿Qué tiene en común la posible derogación por parte de la Corte Suprema de una ley clave sobre el derecho al aborto con el comportamiento de los bonobos?

Devorah Blachor
martes 07 diciembre 2021 15:05
Read in English

¿Por qué la gente odia a las mujeres? Ahora que la Corte Suprema está a punto de derogar el caso Roe vs. Wade, con lo cual se le quitaría el derecho al aborto a las mujeres, sigo viendo y escuchando a las mujeres hacerse esta misma pregunta una y otra vez. He pasado los últimos cinco años investigando un libro sobre este tema y tratando de responderlo. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Por qué la gente odia a las mujeres? ¿Cuándo empezó la misoginia?

Bueno, creo que tengo algunas respuestas.

La naturaleza

Algunos biólogos evolutivos dicen que una sociedad en la que los machos controlan a las hembras es un legado de la naturaleza humana, y señalan a la sociedad de chimpancés de machos alfa como prueba. Sin embargo, compartimos exactamente la misma cantidad de ADN con los bonobos, cuya sociedad está dominada por las hembras y que resuelven los conflictos con el contacto sexual espontáneo.

Si realmente intentamos encontrar la historia del origen del odio hacia las mujeres a través del lente de la evolución y de nuestros rasgos compartidos con otros primates, es igual de posible imaginar que la restricción del contacto sexual es la fuente de la violencia, el conflicto y todos nuestros problemas. Por el lado bueno, esto explicaría toda la historia de la humanidad.

El matrimonio

Hablando de restringir el contacto sexual... Algunas personas creen que el problema de la misoginia comenzó con el matrimonio, una institución prehistórica que codificó y legalizó la propiedad masculina de las mujeres. Aunque los hombres estadounidenses ya no tienen el control legal sobre sus esposas de la forma en que lo tenían bajo la cobertura, la convención de la propiedad de los cuerpos femeninos -y del trabajo- perdura en nuestra cultura.

Las feministas radicales fueron algunas de las que señalaron que el matrimonio es el problema, pero, por desgracia, todo el mundo ama demasiado los aperitivos de salmón ahumado y las prendas de Vera Wang como para renunciar a esta deliciosa tradición. He aquí otro pensamiento feliz: creer que el “trabajo de las mujeres” debe ser gratuito también puede explicar por qué EE.UU. no aprobó la licencia familiar pagada.

La agricultura

Otra teoría postula que las sociedades de cazadores-recolectores eran igualitarias, pero que las desigualdades se desarrollaron cuando los humanos empezaron a asentarse, a trabajar la tierra y a acumular riqueza.

De acuerdo, esta se refiere más a la desigualdad de la riqueza, aunque la idea es que las mujeres, al igual que los animales, fueron “domesticadas” alrededor de esta época, destinadas a ser consideradas ciudadanos de segunda clase cuyo papel era proporcionar sexo, hijos y trabajo gratuito, o devaluado.

La devaluación del trabajo doméstico sigue viva en 2021, y es otra de las razones por las que el país no consigue imponer el permiso parental. ¡Es casi como si todo esto estuviera conectado!

El capitalismo

En su libro de 2004 Caliban and the Witch, Silvia Federici explicó cómo el trabajo libre de las mujeres se separó del trabajo asalariado de los hombres en los siglos XVI y XVII, cuando Europa hizo la transición del feudalismo al capitalismo.

Antiguamente, “los bienes comunes” se referían a la tierra y los recursos que pertenecían a toda la comunidad. Cuando el capitalismo puso los recursos comunes en manos de la clase acomodada, las mujeres se convirtieron en una especie de sustituto para proporcionar a los trabajadores masculinos mano de obra gratuita, incluida la reproductiva. Las mujeres pasaron a ser vistas como “un bien comunal del que cualquiera podía apropiarse y utilizar a voluntad.... en el nuevo régimen capitalista, las propias mujeres se convirtieron en bienes comunes...”

Si esto suena descabellado, tómate un momento para considerar otras democracias que acogen programas de redes de seguridad socialistas en lugar de etiquetarlos estúpidamente como “comunismo de Soros”, y que, en una loca coincidencia, también proporcionan derechos de aborto a las mujeres.

La religión

“A la mujer le dijo: Multiplicaré en gran manera tu dolor y tu concepción, con dolor darás a luz hijos, y a tu marido desearás, y él te gobernará”. Eso es Génesis 3:16, por si no lo conoces. Cuando los políticos de derecha se obsesionan con preservar la civilización judeocristiana, esto es un componente importante de lo que están hablando, y el control de las mujeres y la prohibición del aborto son extensiones lógicas de esto.

Si esto suena exagerado, una de nuestras juezas de la Corte Suprema, Amy Coney Barrett, en realidad pertenecía a un grupo religioso que cree que las esposas deben estar subordinadas a sus maridos. Y ahora, junto con Brett Kavanaugh, que fue acusado de forma creíble de intento de violación, consigue ayudar a quitar el derecho al aborto a otras mujeres. Lo mismo ocurre con Clarence Thomas. ¡Y la gente se pregunta por qué las mujeres están enfadadas!

El racismo

No se puede separar la misoginia del racismo, y todo el mundo entiende que las prohibiciones del aborto perjudicarán sobre todo a las personas de color y a las mujeres marginadas, que tienen menos acceso a la atención reproductiva, una tasa de mortalidad materna más alta y son perseguidas de manera única por los resultados de sus embarazos. Todas las suposiciones planas y regresivas que se hacen sobre las mujeres -que deben proporcionar mano de obra gratuita, que los hombres tienen derecho a controlar sus cuerpos- se han aplicado de suerte desproporcionada a las mujeres negras desde la época de la esclavitud. Visto a través del lente del racismo, el odio de este país hacia las mujeres tiene su origen en sus instituciones y creencias racistas. Por suerte, nadie sabrá nunca la verdad debido a la histeria republicana contra la TRC (Teoría crítica de la raza).

Así que ahí lo tienen. Múltiples teorías ayudan a explicar por qué la gente odia a las mujeres y por qué Roe v Wade probablemente será anulado. Es muy factible que esto no haga que nadie se sienta mejor, excepto los republicanos que han estado tratando de quitar los derechos de las mujeres durante décadas. ¡Felicidades… ganaron! Y también la misoginia.

Devorah Blachor está escribiendo un libro sobre la resistencia de la “cultura de la esposa”. Sus escritos y su humor han aparecido en The Washington Post, The New York Times y The New Yorker, entre otros. Es autora de “The Feminist’s Guide to Raising a Little Princess”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in