Por qué votaré en contra del acuerdo Brexit con la UE

El acuerdo se aprobará, pero votar en contra es la forma en que mantenemos viva la creencia en algo mejor, para nuestra economía, nuestro medio ambiente y también para Europa.

Caroline Lucas@CarolineLucas
martes 29 diciembre 2020 16:45
Brexit briefing: How long until the end of the transition period?
Read in English

Después de un año largo y difícil, todos necesitábamos algo que nos alegrara esta Navidad.

Lo que obtuvimos en cambio fue el primer ministro, Boris Johnson, alardeando de su regalo de Navidad a la nación, un acuerdo de Brexit que, en todos los sentidos, nos dejará una nación más pobre y aislada.

Como advirtió memorablemente un ex alto funcionario del Departamento de Comercio, hemos renunciado a una comida de tres platos y lo que tenemos a cambio es un paquete de patatas fritas.

El más difícil de los acuerdos del Brexit, para el que no hubo mandato, el primero en la historia que aumenta las barreras y los costos en lugar de disminuirlos, es uno que recorta empleos británicos, margina al sector de servicios británico, socava las protecciones ganadas con tanto esfuerzo para el medio ambiente, derechos de los trabajadores y consumidores, y convierte a Kent en un monumento manchado de diesel a la arrogancia y la miopía política.

No recuerdo que nada de eso haya aparecido en el costado de un autobús en 2016.

El Brexit fue un proyecto lanzado con verdades a medias y cosas peores, y ha terminado de la misma manera. En su conferencia de prensa de Nochebuena, el primer ministro afirmó que no habría barreras no arancelarias entre el Reino Unido y la Unión Europea. Quizás podría explicar entonces por qué el gobierno necesita contratar 50.000 nuevos agentes de aduanas, si no para supervisar y hacer cumplir las barreras comerciales.

En una de sus columnas del Daily Telegraph, tres días después del referéndum, Johnson prometió que las personas aún podrían vivir libremente, trabajar, estudiar y establecerse en la Unión Europea después del Brexit. Nada de eso es cierto, y la decisión de abandonar el programa Erasmus, que había prometido en enero no estaba amenazado, es una medida especialmente rencorosa, dado que los jóvenes que son los principales beneficiarios del programa votaron abrumadoramente a favor de permanecer en la Unión Europea.

La verdad es que este gobierno, a pesar de toda la palabrería acerca de querer una relación especial con la Unión Europea, ha destrozado esa alianza. Y ahora está pidiendo al parlamento que apruebe un acuerdo que no cumple con lo prometido en el referéndum, es peor para las empresas británicas, ha dejado a la industria crítica de servicios financieros en alto y seco, socava los derechos de las personas y no logra que el Reino Unido sea más seguro.

Este no es un acuerdo que tenga el consentimiento informado explícito del pueblo británico, ni es un acuerdo que pueda apoyar.

¿Y qué hay de la Gran Bretaña global? Ya no podremos utilizar nuestra posición como uno de los estados miembros más influyentes de la UE para persuadir a otros a luchar contra la pobreza, maximizar la acción global contra el cambio climático y el terrorismo internacional, o contener las ambiciones nucleares de Irán.

Nuestra política internacional no tiene rumbo y nuestro presupuesto de ayuda exterior se ha hundido por debajo de la línea de flotación, lo que ha causado graves daños a nuestra reputación mundial. Además de eso, estamos condenados a vivir en una Gran Bretaña más pobre, más desigual y más aislada.

Con el Reino Unido a punto de presidir el G7 y albergar la crítica cumbre climática de la ONU en 2021, deberíamos haber pasado los últimos años construyendo puentes con nuestros amigos y aliados, pero este gobierno ha optado por quemarlos.

Es difícil imaginar un acto más deliberado de autolesión diplomática y económica.

Debido al Coronavirus, nuestro país enfrenta un enorme daño económico y la pérdida de millones de empleos. No podemos permitir que los ministros utilicen esto como un arma para ocultar el hecho de que el daño a largo plazo a la economía de nuestro país no lo está causando la pandemia, sino ellos.

Hay quienes argumentan que aquellos de nosotros que votamos en contra de algunas formas menos dañinas de Brexit debemos asumir cierta responsabilidad. Puedo ver ese argumento. Pero dado un resultado de referéndum tan estrecho, sobre la base de una campaña política tan mendaz, y sobre un tema de importancia nacional tan profunda, creo que fue correcto hacer campaña a favor de un referéndum confirmatorio sobre los términos de nuestra partida.

Tampoco creo que votar en contra de este acuerdo equivale a apoyar un Brexit sin acuerdo. Con el gobierno disfrutando de una mayoría de 80, este acuerdo se aprobará. Pero nunca contará con mi apoyo.

Lamento la decisión de los laboristas de votar por un acuerdo que ellos admiten que hará a este país más pobre y golpeará más duramente a los más vulnerables. Ahora, más que nunca, la gente merece un liderazgo basado en principios basado en la convicción, no en el cálculo político.

Y aunque entiendo por qué algunos prefieren abstenerse, la abstención sigue siendo permisiva. Se hace a un lado y permite que se apruebe algo que es claramente incorrecto para nuestro país. Y hay cosas tan graves y tan dañinas a las que no debemos consentir.

En este momento de emergencia climática y natural, no estoy preparada para aceptar estándares ambientales más bajos y una aplicación menos rigurosa de ellos.

Y no seré cómplice de la creación de un Reino Unido más pequeño con una influencia global disminuida.

Votar a favor de este acuerdo sería dar mi aprobación a lo que creo que es un error grotesco de proporciones históricas. Trágicamente demasiado tarde, las encuestas de opinión indican que una clara mayoría de personas en este país ahora están de acuerdo.

La UE no es perfecta, pero es un proyecto basado en uno de los experimentos más grandes y nobles de la historia moderna: unir naciones para construir la paz a partir de las ruinas de la guerra. Fuimos una parte valiosa de ese proyecto, brindando enormes beneficios a este país y a nuestros socios de la UE. El negociador jefe de la UE, Michel Barnier, ha calificado con razón al Brexit como un perder-perder, pero el mayor perdedor es el Reino Unido.

Este gobierno ganará en los lobbies de la división y este acuerdo se aprobará. Mi voto no influirá en eso. Pero votar en contra es cómo mantenemos viva la fe en algo mejor, para nuestra economía, nuestro medio ambiente y también para Europa.

Así es como registramos nuestro apoyo a un mundo que reconoce que solo uniendo nuestra soberanía con aquellos que comparten nuestros valores podemos abordar los enormes desafíos que enfrentamos todos.