Joe Biden no es socialista. Créeme - mi país fue destruido por el socialismo

Muchos venezolanos-estadounidenses en Florida apoyan fanáticamente a Trump simplemente porque llama a los demócratas "socialistas". Pero sé quién se parece más a Chávez

Germania Rodriguez Poleo@iamGermania
jueves 29 octubre 2020 16:58
Read in English

Desde que Donald Trump se convirtió en político, me he sentido atrapada en una película que he visto antes.

La vi cuando era una niña en mi país de origen, Venezuela, donde un líder populista alimentó la hiperpolarización y se aprovechó de una nación ya dividida para destruir las normas e instituciones democráticas y cimentar su gobierno.

Sin embargo, mis compatriotas venezolanos actualmente están profundamente divididos sobre quién les recuerda más a nuestra pesadilla nacional, Hugo Chávez: Trump o Biden.

Debido a que el presidente Trump ha hecho una excepción en su política exterior aislacionista y se ha interesado en "liberar" a Venezuela, muchos de mis compatriotas sienten que su reelección es crucial para la causa por la democracia venezolana. Muchos, incluidos millones atrapados bajo el yugo chavista, han llegado a creer, como los cubanos décadas antes, que algún día los marines aparecerán en sus costas y sacarán del trono al tirano y sus compinches.

Entonces, luchan por Trump de cualquier manera que pueden, que generalmente es a través de las redes sociales, ya que la migración venezolana a los Estados Unidos aún es reciente y, como resultado, la mayoría de los venezolanos aquí todavía no tienen derecho a votar.

Sin embargo, el Partido Republicano ha adaptado su campaña en torno al pequeño grupo demográfico de venezolanos estadounidenses que pueden acudir a las urnas. Ciertamente, no se sabría que solo hay alrededor de 100,000 votantes venezolanos estadounidenses en Florida por la forma en que la campaña de Trump se ha enfocado en ellos durante esta temporada electoral.

Debido a que no podemos participar democráticamente en nuestro país, muchos están obsesionados con las elecciones de Estados Unidos. Y eso es lo que hace que las tácticas divisivas de la administración Trump contra mi comunidad sean tan descaradas: nuestro trauma ha sido usado como arma contra nosotros.

Por eso, para un venezolano-estadounidense, estar abiertamente en contra del presidente Trump es un acto de traición para algunos y un acto de valentía para otros.

Las conspiraciones de QAnon se han abierto camino no solo en la comunidad venezolana, sino también en las comunidades cubana, colombiana, nicaragüense y otras comunidades hispanas, particularmente en Florida . Los venezolanos estadounidenses que no apoyan a Trump reciben todo tipo de apodos, desde comunistas hasta traidores y ' pedozolanos ', su réplica al término ' magazolano ' y un insulto basado en teorías de conspiración infundadas sobre los demócratas que dirigen redes de tráfico de niños.

Incluso ha aparecido un nuevo sitio web conservador en español vinculado a la esposa venezolana de Dinesh D'Souza, Debbie, y su popularidad parece un testimonio de cuánto han impulsado las elecciones estadounidenses a los venezolanos que apoyan a Trump. La línea editorial es clara: nuestra forma de vida en casa y en el extranjero está siendo atacada por el radical Partido Demócrata y solo Trump puede salvarnos.

Desafortunadamente, incluso mientras Trump exhibe las clásicas banderas rojas autoritarias, su explotación de nuestro trauma ha sido efectivo. Siete de cada diez venezolanos-estadounidenses planean votar para reelegir al presidente, quien ha logrado avances con los votantes hispanos desde 2016, especialmente en Florida, donde vive la mayoría de los latinos que han experimentado dictaduras de izquierda.

El fanatismo por Trump entre la comunidad venezolana es tal que los venezolanos que apoyan abiertamente a Biden se han enfrentado a un grave acoso, especialmente en línea. Incluso los artistas venezolanos más exitosos en Estados Unidos, como el actor Édgar Ramírez y la comediante Joanna Hausmann Jatar, han sido objeto de comentarios de odio por rechazar públicamente al presidente estadounidense.

Dilianna Bustillos, una venezolana-estadounidense voluntaria en la campaña de Biden, ha experimentado esto de primera mano. Se han compartido fotos de ella y sus familiares en línea, identificándolos como 'chavistas' porque apoyan a Biden.

“He visto cómo los extremos han tratado de apoderarse de nuestra narrativa como venezolanos, de tomar nuestra historia y convertirla en algo que se ajuste a su agenda, tanto en la extrema izquierda como en la extrema derecha”, dijo a The Independent . “Siento que estoy en medio de eso y no solo tengo que explicar constantemente lo que está sucediendo en Venezuela, sino también aquí en los Estados Unidos”.

En Facebook, algunos incluso afirman que los partidarios de Trump venezolanos han llamado a sus lugares de trabajo después de obtener su identidad de los grupos de Facebook. Y algunas cuentas de Twitter han publicado listas de venezolanos en Estados Unidos que apoyan a Biden, pidiendo a Trump que los “investigue ” e incluso que los deporte.

Yo estaba tan molesta como otros venezolanos cuando Barack Obama fue fotografiado en un juego de béisbol con Raúl Castro en La Habana en 2016. Pero me niego a dejar que mi experiencia personal me ciegue a la realidad.

Sí, el presidente Trump se interesó en Venezuela, y por eso estaba agradecida. Sin embargo, hoy el control de Maduro sobre Venezuela no solo es más fuerte que nunca, sino que miles de venezolanos se enfrentan actualmente a las crueles políticas de inmigración de la administración Trump, ya que el presidente y los republicanos del Senado se niegan a otorgarles el estatus de protección temporal. Mientras Trump se jacta de lo mucho que ha hecho por los venezolanos, su administración los deporta en secreto a terceros países, según el senador estadounidense Bob Menéndez.

Las palabras y acciones del presidente Trump han determinado mi voto en las elecciones de 2020 más que cualquier anuncio republicano que califique a Joe Biden como socialista. La justificación de Trump del posible secuestro de una gobernadora, por ejemplo, es más similar al comportamiento de Chávez que cualquier cosa que Biden haya dicho o hecho. Usar recursos estatales para hacer campaña, exigir investigaciones criminales contra opositores políticos, intimidación de votantes, ataques constantes contra la prensa libre, desprecio por la ciencia y separación de poderes, y el nepotismo son todas las cosas que crecí viendo hacer a Chávez.

Y déjame ser clara: estoy en contra del socialismo (como lo define el diccionario). No soy lo suficientemente ingenua para pensar que la palabra S y la retórica de izquierda que la acompaña no tienen nada que ver con el colapso de mi país. Estoy en contra del socialismo tanto como el icónico luchador por la libertad cubano y ex preso político Carlos Alberto Montaner, quien por primera vez apareció en el anuncio de un candidato para asegurar a los exiliados cubanos y venezolanos que Biden y Harris no son socialistas.

Sus palabras han resonado conmigo y con muchos otros jóvenes venezolanos que han optado por mirar más allá de nuestro trauma y ver los hechos: Joe Biden no es un socialista. Como ha dicho en repetidas ocasiones en su campaña, hubo un socialista en esta carrera y lo derrotó.

Vi como mi hermoso, una vez exitoso país, se desmoronó en las manos de un populista autoritario. Era demasiado joven para votar cuando Hugo Chávez fue elegido. Pero esta vez, con mi voto, le he dicho un fuerte “no” al caudillo norteamericano.