Sensacionalismo es lo último que le falta al caso de los asesinatos de Idaho, cada vez más turbio

Clémence Michallon aconseja adherirnos a los hechos en medio del frenesí mediático

Clémence Michallon
jueves 05 enero 2023 22:30

Asesinatos de Idaho: momentos clave de la rueda de prensa de la policía de Moscow

Han pasado más de 50 días desde que cuatro estudiantes de la Universidad de Idaho fueron encontrados asesinados a puñaladas dentro de una casa. Dos de las víctimas, Ethan Chapin y Xana Kernodle, tenían 20 años; las otras dos, Madison Mogen y Kaylee Goncalves, tenían 21 años. Durante semanas, poco a poco surgieron fragmentos de información; dos de las víctimas habían ido a un bar y luego a un camión de comida, antes de morir. Los investigadores dijeron que creían que el ataque había sido premeditado, pero no pudieron aclarar si “el blanco era la residencia o sus ocupantes”.

Durante semanas, el público le dio vueltas al asunto. Surgieron hilos en Reddit. El 29 de diciembre, la policía de Moscow, Idaho, dijo que seguían trabajando en “más de 9.025 pistas enviadas por correo electrónico, 4.575 pistas telefónicas”, y “6.050 pistas de medios digitales”, y que habían llevado a cabo “más de 300 entrevistas”.

Sin embargo, al día siguiente hubo una actualización explosiva en el caso: los investigadores anunciaron que habían arrestado a un sospechoso, Bryan Christopher Kohberger, en Pensilvania, con una orden judicial por los asesinatos. Kohberger, de 28 años, es estudiante de posgrado en la Universidad Estatal de Washington, cerca de la frontera estatal entre Washington e Idaho. El caso se ha ido abriendo camino en el sistema judicial en los días posteriores a su detención. Al 31 de diciembre, Kohberger estaba “retenido sin derecho a fianza en Pensilvania” y planeaba renunciar a una audiencia para su extradición a Idaho, donde seguirá detenido sin derecho a fianza, Associated Press informó.

El abogado defensor de Kohberger, el principal defensor público Jason LaBar, observó en un comunicado: “El señor Kohberger fue acusado de delitos muy graves, pero está cubierto por el velo de inocencia del sistema de justicia estadounidense. Se debe presumir su inocencia hasta que se demuestre lo contrario; no ser juzgado en el tribunal de la opinión pública”.

Mientras tanto, la policía está tratando de recopilar la mayor cantidad de información posible sobre el hombre descrito como su principal sospechoso. Los investigadores abrieron una línea de información y compartieron con AP que recibieron “400 llamadas telefónicas dentro de la primera hora después de la conferencia de prensa [durante la cual anunciaron el arresto], lo cual es genial”. Quieren saber “quién es, cuál es su historia, cómo llegamos a este suceso, por qué ocurrió”, señaló el capitán del Departamento de Policía de Moscow, Anthony Dahlinger, a la agencia de noticias.

Algunos elementos informados de la vida de Kohberger se filtraron en las noticias. Kohberger estaba estudiando para obtener un doctorado en criminología. Parecía “súper cohibido” y como si estuviera “siempre buscando una manera de encajar”, un excompañero de clase le dijo a The AP. Hace unos siete meses, aparentemente compartió una encuesta en Reddit, con la intención de preguntar a las personas que han cometido delitos sobre sus “pensamientos y sentimientos a lo largo de la experiencia”.

Después de un crimen impactante y violento, el hambre de obtener respuestas es inevitable y comprensible. Es tentador leer cada pieza de información reportada sobre Kohberger como si estuviera escrita en piedra. Pero hay tanto que no sabemos, y mucho menos entendemos. Las autoridades no han discutido un posible motivo. Mientras escribo esto, el principal sospechoso aún no ha comparecido ante el tribunal. No quiere decir que las respuestas no llegarán; por supuesto que podrían llegar, sobre todo si el caso va a juicio. Y no es un juicio sobre la información divulgada hasta ahora. Es obvio que la gente quiere saber todo lo que hay sobre el caso. Por supuesto que los periodistas van a seguir todas las pistas y hablarán con todas las personas que puedan tener ideas para compartir.

Pero a medida que leo sobre el caso, tengo que recordarme que debo tener cuidado con la estrechez de miras. Pienso en todos los estudiantes de criminología que no terminaron como sospechosos en una investigación de asesinato. Pienso en todas las personas que documentaron su curiosidad por los crímenes sin ser nunca acusadas de cometerlos. Pienso en las formas en que la retrospectiva afecta nuestro juicio y puede llevarnos a asignar significado a cosas que parecían al azar momentos antes.

Y, sobre todo, pienso en las cuatro víctimas: Ethan Chapin, Xana Kernodle, Madison Mogen y Kaylee Goncalves. Ethan, un trillizo, pasó su último día con sus hermanos, contó su madre a The Associated Press después de su muerte. Durante su graduación de la escuela secundaria, Xana Kernodle había decorado “su birrete con recortes de flores y mariposas y las palabras ‘Por las vidas que cambiaré’”. Kaylee Goncalves “era sociable, peculiar, contagiosa y un poco bromista”, según su obituario, y “era muy trabajadora, siempre tenía un trabajo de tiempo completo además de sus estudios, incluso en la secundaria”. Madison Mogen “era conocida por su habilidad para hacer sonreír y reír a los demás con su sentido del humor poco convencional e hilarante”, señala su obituario.

Estos son los hechos a los que me aferro, y los hechos que espero no se vean eclipsados por la ola de titulares más reciente.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in