Las consecuencias de confirmar a Amy Coney Barrett en la Corte Suprema podrían ser terribles

Estados Unidos tendrá una Corte Suprema que puede ser la más peligrosa para los derechos civiles desde la década de 1850

Eric Lewis
martes 27 octubre 2020 18:43
Amy Coney Barrett toma protesta como jueza de la Corte Suprema
Read in English

Amy Coney Barrett ahora ocupa su asiento en la Corte Suprema. Por lo tanto, incluso si asumimos que Joe Biden gana la presidencia el 3 de noviembre y que los demócratas controlan el Congreso, Estados Unidos tendrá una Corte Suprema que puede ser la más peligrosa para los derechos civiles desde la corte Dred Scott de la década de 1850, que sostenía que los afroamericanos no podían reclamar los derechos de ciudadanía o, al menos, el tribunal de Plessy v. Ferguson de la década de 1890, que defendía la segregación racial "separada pero igual".

A menos que el presidente entrante y el Congreso estén preparados para utilizar agresivamente la palanca de poderes dentro de las leyes, los cinco jinetes del Nuevo Apocalipsis - los jueces Barrett, Alito, Thomas, Gorsuch y Kavanaugh - marcarán el comienzo de años, si no décadas, de toma de decisiones reaccionaria que podría transformar a Estados Unidos más allá del reconocimiento. Si bien Gorsuch y Kavanaugh pueden tener un giro ocasional hacia la moderación institucional (y Roberts hacia la derecha), la triada Barrett-Alito-Thomas promete ser un bloque de votantes tan confiable como el Politburó.

Lo más importante de la agenda de estos magistrados es reconfigurar la Primera Enmienda con respecto a los derechos religiosos, subsumiendo así la jurisprudencia de la Corte en una variedad de temas contenciosos como el matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto, la anticoncepción e incluso los derechos de los accionistas corporativos sobre sus empleados.

La Primera Enmienda establece que el Congreso no promulgará ninguna ley que "respete el establecimiento de una religión" o "prohíba la libre expresión de la misma". Aunque existe cierta tensión entre las dos cláusulas, la Corte Suprema históricamente ha tratado de navegar por un camino de neutralidad, respetando la mayoría de las leyes de aplicabilidad general y permitiendo prácticas religiosas individuales que no cargaran indebidamente la acción estatal. Por lo tanto, la Corte ha trabajado, de manera pragmática, si no consistente, algunos de los casos difíciles: recitación obligatoria del Juramento a la Bandera; exhibiciones públicas de símbolos religiosos y oración escolar; acomodar prácticas religiosas en las cárceles; apoyo estatal a las escuelas religiosas.

Sin embargo, los Cinco Jinetes tienen la opinión de que, en realidad, privilegia la religión por encima de prácticamente cualquier otro derecho constitucional, excepto quizás el derecho a portar armas de la Segunda Enmienda (la jueza Barrett consideró que estaba bien privar a los ex delincuentes del derecho al voto, pero no el derecho a comprar armas automáticas). Es casi seguro que la jueza Barrett empujará aún más esta visión absolutista.

A principios de este mes, el juez Thomas, junto con el juez Alito, escribió una opinión relacionada con la negativa del tribunal a escuchar el caso de Davis contra Ernold , donde un secretario del condado de Kentucky, un empleado del gobierno, se negó a emitir una licencia de matrimonio a una pareja gay debido a su “creencia religiosa sincera” de que el matrimonio era entre un hombre y una mujer. Su creencia estaba en conflicto con la decisión de la Corte en el caso Obergfell declarando que el matrimonio entre personas del mismo sexo era un derecho constitucional. 

El juez Thomas escribió: "Al elegir privilegiar un nuevo derecho constitucional sobre los intereses de libertad religiosa protegidos explícitamente en la Primera Enmienda, y al hacerlo de manera antidemocrática, la Corte ha creado un problema que solo ella puede solucionar", dijo inquietantemente: "Hasta entonces, Obergefell seguirá teniendo consecuencias ruinosas para la libertad religiosa".

Por supuesto, nadie está obligando a Kim Davis a contraer matrimonio entre personas del mismo sexo, ni siquiera a respaldarlo personalmente; solo se le pide que haga su trabajo en el gobierno de acuerdo con la ley. Pero el juez Thomas piensa que el derecho constitucional al matrimonio entre personas del mismo sexo no está en el texto de la Constitución; los Fundadores no lo afirmaron; y por lo tanto, en su opinión, no es un derecho en absoluto. La juez Barrett ha indicado puntos de vista similares y su organización "People of Praise" expulsa a cualquiera que tenga otra orientación sexual. También se unió a una carta de Beckett Fund, una organización religiosa, que pedía a las corporaciones que impidieran la cobertura de seguros para la anticoncepción si violaba las creencias religiosas de los accionistas. Ella ha expresado claramente su opinión de que la vida comienza en la concepción y termina en la muerte natural (a menos que el estado administre primero la pena de muerte). Ninguna zona de privacidad limita los derechos del estado para limitar el aborto y Roe v Wade no es un "super precedente". Los votos ahora están ahí para convertirlo en nulidad.

Por lo tanto, bajo la bandera de la libertad religiosa, el bloque de derecha considera que las leyes aparentemente neutrales violan los derechos religiosos, incluido el derecho de un empleado del gobierno a no hacer cumplir las leyes porque no cree que los homosexuales deban casarse. Podemos anticipar que una mayoría pronto encontrará que el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo fue un breve y erróneo destello en el mapa constitucional que los textualistas eliminarán al servicio de prevenir el verdadero “superprecedente”, el derecho de las personas religiosas negarse a actuar de acuerdo con las leyes con las que no están de acuerdo por motivos de fe.

Por supuesto, también se creía que las leyes relativas a la raza eran de inspiración divina y el matrimonio interracial estaba prohibido por motivos divinos hasta que la Corte Suprema finalmente derogó tales leyes en 1967, en Loving v. Virginia, más de un siglo después del final de la Guerra Civil. De hecho, el tribunal de primera instancia de Virginia escribió: “Dios Todopoderoso creó las razas blancas, negras, amarillas, malayas y rojas, y las colocó en continentes separados. Y, de no ser por la interferencia con su arreglo, no habría motivo para tal matrimonio. El hecho de que separó las razas demuestra que no tenía la intención de que las razas se mezclaran".

Después de que la Corte Suprema invalidara las prohibiciones del matrimonio interracial, la Universidad Bob Jones argumentó que las disposiciones sobre libertad de religión de la Primera Enmienda le permitían prohibir las citas interraciales porque su "regla contra las citas interraciales es una cuestión de creencias y prácticas religiosas". Los opositores al matrimonio homosexual también se basaron en la costumbre y la práctica. Michigan argumentó que "ha definido el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer desde antes de la estadidad". Kentucky sostuvo que el matrimonio entre personas del mismo sexo "no estaba profundamente arraigado en la historia de esta nación". Sin embargo, la esclavitud lo fue; no todas las raíces producen una vida sana.

No puede haber duda de que, como una cuestión de textualismo, los fundadores no contemplaron el matrimonio gay o el matrimonio interracial en la década de 1780. Tampoco necesitamos argumentar que aquellos que se opusieron a cualquier tipo de matrimonio no son sinceros cuando dicen que creen que sus ideas fueron inspiradas por Dios. Así como su derecho a sacar el puño termina donde comienza mi mandíbula, su derecho a albergar las creencias que elija en nombre de la religión termina en mi derecho a ejercer una vida de igual dignidad. La llamada "guerra contra la religión" es en realidad un intento de privilegiar las creencias de un grupo sobre las creencias (o no creencias) de otro en la plaza pública.

Estamos en un lugar peligroso. Habiendo robado dos escaños de la Corte Suprema, la política social puede ser establecida durante décadas por una mayoría de la Corte Suprema de opiniones extremas y sin precedentes. El establecimiento legal de derecha es lo suficientemente inteligente como para que los casos sigan llegando. A menos que una nueva administración esté dispuesta a considerar cómo evitar que lo que se consideraba "la rama menos peligrosa" utilice una visión extrema de la Constitución y un intento retrógrado de recrear la mentalidad de fines del siglo XVIII, cualquier victoria del 3 de noviembre bien podría ser pírrico.