El mercado a la baja de acciones de criptomonedas y de alta tecnología significa que se está produciendo una gran “organización”

En la cuestión de dónde está el valor real y qué es solo espuma, creo que es importante centrarse en lo básico, escribe Hamish McRae

domingo 15 mayo 2022 22:14

Las criptomonedas están prohibidas en estos países

Read in English

Los osos están gruñendo, y los cripto-osos son los que más gruñen. Han estado arrasando en los mercados financieros, dando a las acciones de EE.UU. el peor comienzo de año desde 2008. Y probablemente haya más caídas por venir.

Bloomberg informa que estrategas como Mike Wilson en Morgan Stanley y Robert Buckland en Citigroup Inc esperan que las acciones caigan aún más. Sabremos más esta semana, pero no hay duda sobre la gravedad de las caídas hasta el momento: lo que más llama la atención es que cuanto más nuevo y de moda es el activo, mayor es el descenso.

Por ejemplo, las criptomonedas. Los titulares de la semana pasada estuvieron dominados por el colapso de terra luna, como informamos aquí. Pero incluso la más establecida de las criptomonedas, el bitcoin, cotizó durante el fin de semana por debajo de los US$30.000, un 37 por ciento menos que en el año hasta el momento.

Mi colega Sean O'Grady dijo que las criptomonedas son una de esas manías financieras que periódicamente se apoderan del mundo, y estoy de acuerdo. Es absolutamente miserable para las personas que han sido atraídas por un promotor carismático con un lindo sitio web para invertir, solo para descubrir que han perdido todo su dinero. Pero en la gran organización que está ocurriendo, ¿dónde está el valor real y qué es solo espuma? Creo que es importante centrarse en lo básico.

La semana pasada, por ejemplo, Apple fue derrocada como la empresa más valiosa del mundo por la compañía petrolera Saudi Aramco. Apple se convirtió en la primera empresa en tener un valor de más de US$3 billones en enero. Ahora vale “solo” US$2,38 billones, mientras que Aramco vale US$2,42 billones.

El mensaje brutal parece ser que el petróleo es una mejor inversión que la tecnología. Pero eso es solo una instantánea de la percepción del mercado en este momento. Creo que en, digamos, cinco años, Apple probablemente valdrá más que Aramco, porque sus perspectivas de crecimiento son mejores. Eso puede ser erróneo, pero el objetivo de la comparación es hacernos pensar sobre la naturaleza del valor y reconocer que nuestros puntos de vista cambian.

Las opiniones sobre las perspectivas de los gigantes de alta tecnología de Estados Unidos han cambiado radicalmente este año. El precio de las acciones de Apple ha bajado un 19 por ciento en lo que va del año, pero es una caída casi modesta en comparación con la de Netflix, que bajó casi un 69 por ciento, o incluso con la de Tesla, que bajó casi un 36 por ciento.

Sí, Elon Musk sigue siendo la persona más rica del mundo, pero es mucho menos rico que en enero. Tal vez por eso parece que se está arrepintiendo de su oferta por Twitter. Las acciones en Twitter, por cierto, cayeron casi un 10 por ciento el viernes.

Esto es caótico. Los cambios de este tamaño son muy inusuales, sobre todo porque han sido provocados por cambios en el estado de ánimo, en lugar de nueva información específica. Pero aún no hemos superado esto, porque creo que este período volátil tiene un trecho que recorrer antes de que haya algún tipo de base.

Un par de cosas tienen que suceder primero. Una es que tengamos una idea de cuán altas serán la inflación y las tasas de interés, particularmente en Estados Unidos. El otro es si habrá una recesión en Estados Unidos. Hasta que todo esto esté más claro, es difícil establecer una base para la fijación de precios.

Cuando lo sea, los inversores pueden reconocer cuáles de los gigantes de alta tecnología realmente valen un precio de acción robusto y cuáles se basan únicamente en la esperanza. Uno de los cambios de estrategia realmente interesantes se produjo la semana pasada por parte de Uber. El director ejecutivo, Dara Khosrowshahi, dijo que debían recordar que los inversores eran dueños de la empresa y que los gerentes tenían que actuar en su interés. “Tenemos que mostrarles el dinero”, afirmó.

Este cambio en la dirección financiera corre paralelo a otro cambio, el de la responsabilidad ambiental. En Londres, Uber ha hecho las paces con las autoridades, ha obtenido una licencia para los próximos dos años y medio y está ampliando los puntos de recarga de coches eléctricos. Nada de esto se refleja todavía en el precio de las acciones, que bajó un 44 por ciento este año. Pero es una señal de que las empresas están reconociendo que los inversores quieren ganancias y un comportamiento ético en lugar de un crecimiento agresivo.

Por lo tanto, todavía no estamos en un punto de inflexión en los mercados, pero podemos comenzar a sentir uno en la forma en que las empresas de alta tecnología se comportarán, o al menos intentarán comportarse. No tengo idea de qué pasará con el criptomundo, si Elon Musk realmente comprará Twitter o si debería hacerlo. Pero estoy bastante seguro de que las principales empresas de alta tecnología tienen un futuro sólido, aunque puede pasar un tiempo antes de que Apple vuelva a valer US$3 billones.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in