Científico revela el daño que puede ocasionar el veneno del avispón asesino

Chris Looney reveló que temía sufrir un daño permanente en los nervios por el veneno que expulsan estos insectos gigantes

Oliver O'Connell
lunes 02 noviembre 2020 16:10
<p>Esta especia fue detectada hace algunas semanas en el estado de Washington</p>

Esta especia fue detectada hace algunas semanas en el estado de Washington

Read in English

El científico encargado de aspirar un nido de "avispones asesinos" ha dicho que temía un daño permanente a los nervios por el veneno rociado por su aguijón tóxico.

Chris Looney, un entomólogo del departamento de agricultura del estado de Washington, le dijo a The Guardian : “Estaba más preocupado por el daño permanente en los nervios del ojo por el veneno que por una picadura.

“Son bastante intimidantes, incluso para un insecto de pulgada y media. Son grandes y ruidosos y sé que me dolería mucho si me pican. Me ponen los pelos de punta”, agregó.

Los avispones gigantes asiáticos tienen un aguijón largo y tóxico que puede provocar insuficiencia renal y la muerte. Decenas de personas en Japón han muerto de esta forma.

Sin embargo, también pueden arrojar veneno, algo que Looney experimentó cuando los avispones capturados rociaron su veneno.

Looney y sus colegas del WSDA localizaron el primer nido en suelo estadounidense al conectar un dispositivo de rastreo a un avispón obrero capturado previamente.

Siguieron al obrero hasta una grieta en un árbol cerca de la ciudad de Blaine, donde, vistiendo trajes protectores blancos al estilo de los astronautas, Looney aspiró los avispones y llevó a docenas de insectos a su laboratorio para ser examinados.

Si bien la picadura de un avispón asesino se ha descrito como si te hubieran metido en la carne una tachuela caliente, no obtienen su nombre por matar gente.

Sus principales víctimas son en realidad las abejas melíferas. Los avispones pueden diezmar una colonia en tan solo unas horas, decapitando a las abejas y alimentando sus cadáveres con avispones jóvenes. Con el número de abejas melíferas en declive, su llegada al noroeste del Pacífico ha causado una gran preocupación.

Se cree que los avispones llegaron por barco o por aire en productos importados de su natal Asia oriental  a la Columbia Británica, donde fueron descubiertos por primera vez el año pasado.

El clima más cálido puede permitir su propagación hacia el sur en California.

La destrucción de este nido es una "pequeña victoria" según Looney, y la contención puede llevar varios años.