Que Big Bird tuitee sobre su vacuna covid no es propaganda, por mucho que se indignen los conservadores

El personaje de Plaza Sésamo tuiteó sobre su vacuna covid. Es entretenimiento, no un manifiesto, escribe Clémence Michallon

miércoles 10 noviembre 2021 14:35
Big Bird y otros personajes de marionetas de Barrio Sésamo publican net en un letrero de la calle temporal el 9 de noviembre de 2009 en la Ciudad de Nueva York
Big Bird y otros personajes de marionetas de Barrio Sésamo publican net en un letrero de la calle temporal el 9 de noviembre de 2009 en la Ciudad de Nueva York
Read in English

Sabes que el ciclo de noticias ha dado un giro muy tonto cuando los conservadores empiezan a pelearse con un pájaro de ficción. Si no tienes ni idea de lo que estoy hablando, ¡felicidades! Pasas menos tiempo en Twitter que yo. Permíteme ponerte al día: Big Bird, el personaje de Plaza Sésamo, anunció recientemente que había recibido la vacuna contra el covid. Aunque el personaje fue creado en 1969, se supone que solo tiene seis años, lo que significa que forma parte de la cohorte de niños de cinco a once años que acaban de tener acceso a la vacuna en Estados Unidos.

Big Bird celebró su nueva inmunización con un tuit que decía: “¡Hoy recibí la vacuna contra el covid-19! Me duele un poco el ala, pero le dará a mi cuerpo un impulso de protección extra que me mantiene sano a mí y a los demás”. Corto, dulce, educativo y al grano: siempre se puede confiar en el Big Bird para un contenido de calidad. Sin embargo, por supuesto, las cabezas parlantes de la derecha no tardaron en encontrar el tuit. Fue entonces cuando el discurso dio un giro, como suele ocurrir, hacia lo ridículo y lo absurdo.

El senador de Texas y conocedor de Cancún, Ted Cruz, compartió el tuit de Big Bird (en otra época, esta habría sido una frase absurda de escribir, no obstante ya nos hemos acostumbrado a ciertas cosas) y añadió: “¡Propaganda del gobierno... para su hijo de cinco años!” Ah, sí, una reacción comedida y totalmente sensata. Cruz no fue el único conservador que se subió al tren de Big Bird. Me resisto a dar oxígeno a más tuits, porque todo esto es tan infundado y representativo, pero ya te diste una idea. Big Bird está cumpliendo las órdenes del Gran Gobierno, nos dicen. Está anunciando drogas a los niños. Es un agente de la Gran Farmacia.

Quiero decir, ¡quizás! O: tal vez Big Bird es un personaje de ficción que hizo un tuit. Tal vez eso es todo lo que hay que hacer.

Sospecho que muchas de las personas que tuitean furiosamente sí lo saben. Y sé que llevamos años y años en esto, aunque todavía me sorprende que el GOP haya convencido de alguna manera a sus seguidores de que sus oponentes políticos son los frágiles copos de nieve que se disparan. La retórica es tan transparente, tan básica. Este es un partido que se basa en la indignación, aunque esa indignación adopte la forma de agitar el puño ante un pájaro ficticio. Funciona a base de falsos escándalos. Se alimenta de falsa indignación para el desayuno, el almuerzo y la cena.

Al menos Jimmy Kimmel se divirtió con esto. “Así es como piensan: si el gobierno lo dice, es propaganda”, dijo en Jimmy Kimmel Live. “Si lo hace el Congreso, es socialismo. Si lo hace el poder ejecutivo, es fascismo. Si lo dice el presidente, es un dictador. Y si lo dicen los medios de comunicación, son noticias falsas”. Lanzó un par de puñaladas más a Cruz, añadiendo: “No solo está vacunado Ted Cruz - Ted Cruz nació con una inmunidad que le protege de contraer cualquier amigo. Pero creo que la verdad es que tal vez Ted todavía está dolorido por el libro más reciente de Big Bird: Big Bird visita Cancún para encontrar las pelotas de Ted Cruz”.

Incluso la cuenta de Twitter de Plaza Sésamo pareció lanzar un golpe apenas velado a Cruz cuando compartió un clip de archivo de Big Bird recibiendo su vacuna contra el sarampión en 1972. “Puede que Big Bird acabe de recibir su vacuna contra el covid-19, pero como muchos de ustedes señalaron, ¡estaba aprendiendo a mantenerse a sí mismo y a sus vecinos sanos mucho antes!”, reza el pie de foto. En otras palabras: Big Bird ha estado al día con sus vacunas durante más tiempo del que yo he vivido. Utilizar personajes de dibujos animados para enseñar a los niños este tipo de cosas no es nada nuevo. No es “propaganda”. Es simplemente... televisión. Para niños. Todo está bien.

Hay algo irresistible en Plaza Sésamo y en el estilo de resistencia bondadoso y discreto de Big Bird. Es informativo, educado y dulce. Lo tomaré cualquier día antes que la indignación falsamente conservadora.