“Podríamos ver unas vacaciones de primavera realmente enormes en un momento en que lo último que queremos son reuniones importantes”, dijo el alcalde Dan Gelber.

Spring breakers llegan a playas de Miami, Fort Lauderdale y otros destinos en busca de fiesta

Los estudiantes universitarios están llegando a Miami Beach y Fort Lauderdale para las vacaciones de primavera

Nathan Place
sábado 06 marzo 2021 00:31
Read in English

La pandemia por COVID-19 continúa, pero las playas de Florida parecen un escenario completamente distinto.

Estudiantes universitarios están inundando Miami Beach, Fort Lauderdale y otros destinos de fiesta para las vacaciones de primavera esta semana y las fotos de las multitudes muestran a muchos de ellos sin portar cubrebocas y sin el distanciamiento social.

"Florida no ha perdido el ritmo", dijo al Sun Sentinel Jack Gumeinny, un joven de 21 años de la Universidad de Davenport que voló a Fort Lauderdale durante la semana. Agregó que él y sus amigos estaban planeando ir a algunos bares y un club de striptease, y no parecía preocupado por la falta de distanciamiento social.

"No estamos en el grupo de riesgo", le dijo al Sentinel.

A algunos funcionarios locales les preocupa que la situación pueda llevar a un aumento en los casos de coronavirus, como fue el caso después de las vacaciones de primavera del año pasado.

“Podríamos ver unas vacaciones de primavera realmente enormes en un momento en que lo último que queremos son reuniones importantes”, dijo el alcalde Dan Gelber de Miami Beach al Wall Street Journal.

Raúl Aguila, el administrador municipal interino de Miami Beach, fue aún más directo.

“Si vienes aquí con una actitud de fiesta , cambia tu reserva de vuelo ahora y vete a Las Vegas”, dijo Aguila en una reunión del consejo de la ciudad. "Miami Beach no va a tolerar la anarquía".

Leer más: México aprueba ley para permitir acceso libre a las playas

Las multitudes de esta semana recordaron a muchos las vacaciones de primavera de 2020, cuando los fiesteros lejanos llegaron a Florida incluso cuando la pandemia comenzaba a obligar a otros estados a cerrar. Los casos de coronavirus de Florida aumentaron después y docenas de spring breakers regresaron a otros estados con el virus.

Este año, los líderes locales están imponiendo nuevas reglas para mantener la situación bajo control. En Miami Beach, existe un toque de queda a medianoche y el alcohol está prohibido en las playas privadas. En Fort Lauderdale, se han colocado barreras de acero entre las barras para reforzar el distanciamiento social.

Pero debido a las políticas estatales, existen límites sobre hasta dónde pueden llegar tales restricciones. En septiembre del año pasado, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, firmó una orden ejecutiva que prohíbe a los gobiernos locales cerrar bares y restaurantes, protegiendo su derecho a permanecer abiertos al menos al 50 por ciento de su capacidad.

Esta semana, spring breakers parecían estar aprovechando al máximo esa política.

Un residente de Fort Lauderdale, Chad McCoury, estaba tan alarmado por una densa multitud de bailarines en el bar Café Ibiza que mostró un video a la policía.

“No llevaban cubrebocas. Parecía un club de baile”, dijo McCoury al Sun Sentinel. “Yo estaba como, 'Oh, Dios mío, estamos en la primera semana. Espero que no sea así'”.