Niña de 11 años, única sobreviviente en accidente de avión después de que su padre la protegiera en un abrazo

“Es su último recuerdo antes del accidente”, dice la madre de la niña

Stuti Mishra
martes 16 noviembre 2021 17:31
Accidente de avión en Texas, EE.UU.
Read in English

Una niña de 11 años cuyo padre murió protegiéndola fue la única sobreviviente de un accidente aéreo en la isla Beaver del lago Michigan este fin de semana.

Laney Perdue viajaba en el avión de línea regional con su padre y otras tres personas el sábado cuando se estrelló en el aeropuerto de Welke en Beaver Island. La pequeña estaba en estado crítico, pero ya se está recuperando en un hospital infantil en Grand Rapids, Michigan. Los cuatro adultos murieron.

La menor fue la única sobreviviente, pues su padre, el agente inmobiliario Mike Perdue, de Gaylord, la rodeó en un abrazó, protegiéndola así del impacto cuando el avión se salió de control.

“Es su último recuerdo antes del accidente”, dijo la madre de Laney, Christina Perdue, en un comunicado emitido el domingo.

“Estamos desconsolados por la pérdida de mi esposo, padre, hermano, hijo y amigo. Dio los mejores abrazos de oso, y creo que tomó a nuestra hija y la protegió”, dijo la señora Perdue. “Nuestras oraciones también están con nuestra comunidad isleña y las otras almas perdidas en el accidente”.

El avión bimotor Britten-Norman BN-2 se estrelló cuando aterrizaba a las 13:30 hora local en el aeropuerto de Welke. La causa del accidente aún no se conoce, pero se está investigando.

El avión tenía cinco personas a bordo, incluidos Laney y su padre.

Los otros fallecidos fueron identificados como Kate Leese, de 35 años, y Adam Kendall, de 37, una pareja que apareció en un artículo de Detroit News la semana pasada hablando de sus planes de abrir una bodega en Beaver Island. No se ha revelado la identidad del piloto.

Una tripulación en helicóptero llegó después del accidente para rescatar a los sobrevivientes, pero solo Laney y un hombre estaban vivos. Laney recibió compresiones en el pecho en el camino. El hombre, sin embargo, perdió la vida más tarde.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in