La multitud grita "enciérralo" después de que Trump acusara a Obama de espiar su campaña de 2016.

Administración Trump reanuda los arrestos por deportación después de detenerse en medio de la pandemia, revela informe

ICE ha detenido a más de 2,000 inmigrantes indocumentados de sus hogares desde mediados de julio.

Danielle Zoellner@dani__zoellner
lunes 14 septiembre 2020 23:25
Read in English

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), ha reanudado los arrestos por deportación después de detenerse brevemente al comienzo de la pandemia de coronavirus.

En marzo se anunció que ICE y la administración Trump detendrían temporalmente la aplicación de la ley en todo Estados Unidos, excepto los esfuerzos para deportar a ciudadanos extranjeros que hayan cometido delitos graves o representen una amenaza para la seguridad pública. Esta suspensión fue en un esfuerzo por frenar la propagación del nuevo virus.

En una notificación enviada al Congreso en marzo, la agencia dijo que su agencia de Operaciones de Ejecución y Remoción "retrasaría las acciones de ejecución" y utilizaría "alternativas a las detenciones", informó The Washington Post . La notificación agregó que las "más altas prioridades de la agencia son promover actividades de seguridad pública y que salvan vidas".

 "Durante la crisis de COVID-19, ICE no llevará a cabo operaciones de cumplimiento en o cerca de las instalaciones de atención médica, como hospitales, consultorios médicos, clínicas de salud acreditadas e instalaciones de atención de emergencia o de urgencia, excepto en las circunstancias más extraordinarias". agregó la notificación. "Las personas no deben evitar buscar atención médica porque teman la aplicación de la ley de inmigración civil".

Pero un informe en The New York Times ha revelado el regreso al arresto por deportación de la agencia, y los datos del gobierno han sugerido que ICE no solo estaba apuntando a criminales en sus arrestos.

Desde mediados de julio, los agentes de ICE han detenido a más de 2.000 personas después de que las sacaron de sus hogares, lugares de trabajo y otros lugares, incluida la oficina de correos de EE. UU. De estos arrestos, 300 se realizaron en Los Ángeles. Otras ciudades afectadas se encuentran en estados como Arizona, Colorado, Georgia, Idaho, Montana, Nevada, Nueva Jersey, Nueva York, Utah y Wyoming.

Alrededor del 85 por ciento de los arrestados tenían condenas penales o cargos penales pendientes, según la agencia, informó The New York Times .

Catorce de esas personas fueron condenadas por homicidio y 12 personas enfrentaron cargos de asesinato, agregó el informe. Otras condenas o cargos pendientes incluyeron violencia doméstica y “delitos familiares”, que constituyeron la mayor parte de los detenidos por ICE.

Un análisis realizado por The New York Times de los datos del gobierno encontró que la administración Trump en realidad estaba arrestando a un gran número de inmigrantes indocumentados que habían cometido delitos menores o ningún delito.

Aproximadamente 10,5 millones de residentes estadounidenses son inmigrantes indocumentados. De esos inmigrantes, tres de cada cuatro dijeron que elegirían una ruta legal para convertirse en ciudadanos legales, según el Pew Research Center.

Donald Trump ha construido su plataforma electoral para tomar medidas enérgicas contra la inmigración. Desde que el presidente asumió el cargo, ha habido un aumento constante de inmigrantes detenidos por ICE sin antecedentes penales, según el Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC) de la Universidad de Syracuse.

El último día de abril de 2019, casi dos tercios de los inmigrantes en centros de detención, de los 50.000 en total, no tenían antecedentes penales, un 40% más que cuatro años antes, cuando ICE estaba bajo la administración del presidente Barack Obama, según TRAC.

Un mayor porcentaje de los detenidos con antecedentes penales han condenado infracciones menores como conducir sin una licencia legal en comparación con años anteriores, informó TRAC.

Al observar los primeros cinco meses de 2020, TRAC descubrió que el 52% de los expulsados de EE. UU. No tenían antecedentes penales, un 40% más que en los tres años fiscales anteriores.