Trump pidió al Departamento de Justicia que dijera que elección fue corrupta

En el momento de la llamada, a Trump le quedaban poco más de tres semanas en la Casa Blanca

Gustaf Kilander
viernes 30 julio 2021 18:43

Trump les dijo a Rosen y Donoghue que dijeran que la elección había sido “ilegal” y “corrupta” a pesar de la falta de evidencia para esta afirmación.

Read in English

El expresidente Donald Trump presionó a su secretario de Justicia interino entrante, Jeffrey Rosen, para que dijera que las elecciones de 2020 fueron corruptas mientras intentaba ayudar a los miembros republicanos del Congreso en su intento de anular la victoria electoral del presidente Joe Biden, según muestran las notas de una llamada en diciembre del año pasado.

La llamada del 27 de diciembre de 2020 fue entre Trump, Rosen y el fiscal general adjunto en funciones Richard Donoghue. El Departamento de Justicia, ahora bajo el liderazgo del Fiscal General Merrick Garland, proporcionó las notas escritas a mano de Donoghue de la llamada al Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes.

Rosen y Donoghue ascendieron a los primeros puestos en el Departamento de Justicia después de la renuncia del fiscal general Bill Barr el 23 de diciembre de 2020. En el momento de la llamada, a Trump le quedaban poco más de tres semanas en la Casa Blanca.

Trump les dijo a Rosen y Donoghue que dijeran que la elección había sido "ilegal" y "corrupta" a pesar de la falta de evidencia para esta afirmación y que los expertos en seguridad electoral habían dicho que la elección se había llevado a cabo de manera segura, libre y manera justa.

El Departamento de Justicia no había podido encontrar un fraude electoral generalizado luego de las constantes afirmaciones falsas de Trump de que el fraude fue la razón por la que perdió.

Las notas de Donoghue afirman que Trump dijo: "Solo di que la elección fue corrupta + déjame el resto a mí y a los congresistas [republicanos]".

Las notas contemporáneas son la evidencia más reciente de que Trump trabajó duro para revertir las elecciones, presionando a varios funcionarios en un intento por permanecer en el cargo a pesar del veredicto de los votantes.

Los esfuerzos de Trump para revocar los resultados son ahora parte de una investigación del comité selecto que analiza los eventos del 6 de enero, el día en que una multitud pro Trump asedió violentamente el Capitolio de los Estados Unidos en Washington, DC en un intento por detener al Congreso de certificar la victoria electoral de Biden.

Leer más: Republicanos irrumpen en el Senado para protestar por nuevas normas sobre cubrebocas

Las acusaciones falsas de fraude electoral de Trump también están siendo investigadas por el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, al que se le proporcionaron las notas escritas a mano.

"Estas notas escritas a mano muestran que el presidente Trump instruyó directamente a la principal agencia de aplicación de la ley de nuestra nación para que tomara medidas para anular una elección libre y justa en los últimos días de su presidencia", dijo la presidenta del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, Carolyn Maloney, en un comunicado.

Durante la llamada, Trump presionó a Donoghue y Rosen con denuncias de fraude electoral que su departamento ya había demostrado que no eran ciertas.

Donoghue le dijo a Trump que el Departamento de Justicia no tenía la autoridad para revocar las elecciones, a lo que Trump dijo que no era algo que esperaba que hiciera el Departamento de Justicia. Fue entonces cuando les instó a "decir simplemente que la elección fue corrupta" y "dejar el resto a mí y los congresistas ", según las notas de Donoghue.

Si bien Trump no especificó quiénes eran los “los congresistas [republicanos]”, durante otra parte de la llamada, llamaron al representante de Ohio Jim Jordan un “luchador”. También elogió al representante de Pensilvania Scott Perry, quien defendía la falsa afirmación de que la elección fue robada, y al senador de Wisconsin Ron Johnson, por "llegar al fondo de las cosas".

Si bien Jordan votó para anular los resultados de las elecciones en ciertos estados, su portavoz Russell Dye dijo: “El congresista Jordan no presionó, no ha ejercido y no presionará a nadie en el Departamento de Justicia sobre las elecciones de 2020”, segúnThe New York Times. "Él sigue estando de acuerdo con el presidente Trump en que es perfectamente apropiado plantear preocupaciones sobre la integridad de las elecciones".

Perry ha dicho continuamente que Trump ganó las elecciones, pero no se ha relacionado con los intentos de Trump de cambiar el resultado de la Casa Blanca. Johnson ha reconocido a Biden como presidente.

Trump dijo durante la llamada que se habían llevado a cabo "elecciones corruptas" en Georgia, Michigan, Nevada y Arizona, a lo que Donoghue dijo que "gran parte de la información que está recibiendo es falsa".

Agregó que el Departamento de Justicia había realizado "docenas de investigaciones, cientos de entrevistas" y no encontró ninguna evidencia de las afirmaciones de Trump.

Las notas dicen que los funcionarios del Departamento de Justicia le dijeron a Trump que "miramos las acusaciones pero no dan resultado".

Trump había afirmado que la tasa de error electoral en Michigan era del 68 por ciento. En cambio, el Departamento de Justicia encontró que la tasa real era del 0,0063 por ciento, y tampoco encontró ninguna evidencia para una variedad de otras afirmaciones y teorías de conspiración.

"Está bien, pero ¿qué pasa con los demás?", Trump dijo, según las notas, y le pidió a Donoghue que fuera al condado de Fulton, Georgia, que incluye a Atlanta, para verificar las firmas de las boletas.

Trump dijo que aquellos que estaban "diciendo que las elecciones no son corruptas son corruptos" y que el Departamento de Justicia debe tomar medidas. "No queda mucho tiempo".

Donoghue dijo que el Departamento de Justicia podría verificar rápidamente que no se emitieron más papeletas en Pensilvania que votantes.

"Debería poder verificar eso rápidamente, pero entender que el Departamento de Justicia no puede y no va a tronar los dedos y cambiar el resultado de las elecciones, no funciona de esa manera", señaló.

También le dijeron a Trump que el Departamento de Justicia no podía apoyar una demanda que impugnara los resultados de las elecciones.

"No estamos en una posición basada en la evidencia", dijeron los funcionarios. "Solo podemos actuar sobre la base de la evidencia real desarrollada".

Trump criticó a los funcionarios "miles de personas llamaron" a la oficina del fiscal de Estados Unidos para quejarse de la elección y que "nadie confía en el FBI", y agregó que "la gente está enojada, culpando al Departamento de Justicia de inacción".

"Es posible que ustedes no sigan Internet como yo", dijo el entonces presidente según las notas.

"La gente me dice que Jeff Clark es genial, debería incluirlo", agregó sobre el jefe interino de la división civil del departamento. Clark también había instado a los funcionarios del Departamento de Justicia a tomar medidas.

“La gente quiere que reemplace el liderazgo del Departamento de Justicia”, dijo Trump.

"Debería tener el liderazgo que desea", respondió Donoghue. Pero agregó que "no cambiará la posición del departamento".

Rosen y Donoghue desconocían que Perry había presentado a Clark al entonces presidente. Una semana después, lucharon contra Clark para mantener sus trabajos en la Oficina Oval, reportó The New York Times

Trump también dijo durante la llamada que el Departamento de Justicia necesitaba “averiguar qué hacer” con Hunter Biden, hijo de Joe Biden. “La gente va a criticar al Departamento de Justicia si no lo investigan en verdad”, dijo Trump.