Trump supervisó más ejecuciones federales que todos los estados juntos este año, algo visto por primera vez en la historia de EE.UU.

El gobierno llevó a cabo 10 ejecuciones en 2020, tras una pausa de 17 años sin este tipo de acontecimientos.

Tom Embury-Dennis
miércoles 16 diciembre 2020 15:36
Anger over US execution
Read in English

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha supervisado más ejecuciones federales este año que todos los estados juntos, por primera vez en la historia de Estados Unidos.

Después de una pausa de 17 años en las ejecuciones federales, el gobierno de EE. UU. llevó a cabo 10 en 2020 incluso cuando el apoyo a nivel nacional a la pena capital disminuyó.

Fue el número total más alto de un año en más de 120 años, según el Centro de Información sobre Pena de Muerte (DPIC).

En los 19 estados con programas activos de pena de muerte, este año solo se llevaron a cabo siete ejecuciones antes de que el coronavirus pusiera una pausa temporal en más asesinatos a nivel estatal.

Los Estados llevaron a cabo 22 ejecuciones en 2019.

“Nunca lo habíamos visto antes. Nunca esperábamos verlo. Y puede que pase mucho tiempo antes de que vuelva a suceder”, dijo Robert Dunham, director ejecutivo de DPIC.

El centro no toma partido en el debate sobre la pena de muerte, ha dicho Dunham, pero ha criticado la forma en que los estados y el gobierno federal ejecutan la pena de muerte, destacando problemas de prejuicio racial y secreto, entre otras cosas.

La administración Trump tiene programadas tres ejecuciones más antes de la toma de posesión el 20 de enero del presidente electo Joe Biden, un demócrata y opositor a la pena de muerte.

Una de las personas programadas para ser ejecutadas es Lisa Montgomery, la única mujer en el corredor de la muerte federal.

Fue declarada culpable de usar una cuerda para estrangular a una mujer embarazada, Bobbie Jo Stinnett, de 23 años, en 2004 y luego usar un cuchillo de cocina para asesinar a la niña en el útero, dijeron las autoridades.

Si Montgomery es ejecutada como estaba previsto el 12 de enero, sería la primera mujer ejecutada por el gobierno federal en seis décadas.

La última ejecución federal está programada para el 15 de enero, día del cumpleaños de Martin Luther King Jr., y solo cinco días antes de la toma de posesión de Biden.

Texas representó tres de las siete ejecuciones estatales en 2020, una en Alabama, Georgia, Missouri y Tennessee, según el informe.

El informe recientemente publicado citó una encuesta de Gallup de 2020 en la que el 43 por ciento de los encuestados dijeron que se oponen a la pena de muerte, el nivel más alto de oposición a la pena capital que Gallup registró desde 1966.

A pesar del apoyo del 55 por ciento a la pena capital en la encuesta de 2020, Dunham dijo que la mayoría de los estadounidenses tenían "puntos de vista matizados" y que incluso muchos de los que dicen que apoyan la pena de muerte en teoría no les gusta en la práctica.

"Es demasiado pronto para saber si no quieren la pena de muerte", dijo.

Informes adicionales de AP