El calor extremo provoca el descarrilamiento de un tren en las afueras de San Francisco

Las temperaturas alcanzaron un máximo diario récord en el área, lo que probablemente provocó que las vías se deformaran

BART dice que el calor jugó un papel en el descarrilamiento parcial del tren

Read in English

Las altas temperaturas provocaron que un tren de BART (Transporte Rápido del Área de la Bahía) se descarrilara parcialmente después de que el calor deformara la vía, dijo la agencia de tránsito.

Las temperaturas en el aeropuerto de Concord, cerca del lugar del descarrilamiento, aumentaron a 102 °F (39 °C) el martes pasado: un máximo diario récord. El tren se descarriló durante el viaje vespertino de ese día.

Si bien las vías normalmente están alrededor de 115 °F (46 °C), el calor las llevó alrededor de 140 °F (60 °C), explicó un portavoz de BART al San Francisco Chronicle.

Dos autos se descarrilaron parcialmente y 50 personas fueron evacuadas del tren, dijo BART. Una persona fue al hospital después de quejarse de dolor de espalda, aunque no se reportaron lesiones importantes, agregaron.

El incidente ocurrió entre las estaciones de Concord y Pleasant Hill en el condado de Contra Costa, parte del área de East Bay, en un tren que se dirigía a San Francisco. El servicio se reanudó en las vías más tarde en la semana.

El portavoz de BART le dijo al Chronicle que los descarrilamientos por calor son raros, ya que no salieron de manera inmediata reportes de otros incidentes tras una revisión de sus archivos desde 2005.

Muchas partes de los EE.UU. se vieron afectadas por un calor extraordinario la semana pasada, conforme EE.UU. entra en otro verano caluroso. La mayoría de los estadounidenses se enfrentaron a temperaturas sofocantes, causadas en parte por una “cúpula de calor” que atrapó aire caliente en una burbuja de alta presión sobre gran parte del país.

El incidente en el BART subraya cómo algunas infraestructuras estadounidenses pueden no estar preparadas para la crisis climática. Durante la ola de calor mortal y sin precedentes del año pasado en el noroeste del Pacífico, los cables de los trenes y las carreteras se rompieron cuando el calor superó los 105 °F (41 °C).

El calor extremo también puede contribuir a los incendios forestales, que provocan sus propios daños a la infraestructura y retrasos en el transporte.

Se espera que las olas de calor se vuelvan más extremas y frecuentes a medida que los gases de efecto invernadero sigan calentando el planeta. A medida que el mundo alcanza 2 °C por encima de las temperaturas anteriores al siglo XX, las olas de calor que alguna vez ocurrieron cada 10 años ahora ocurrirán con casi seis veces más frecuencia y serán 2,6 °C más calientes, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

Actualmente, el mundo está en camino de alcanzar los 2,7 °C de calentamiento para finales de siglo, según el Climate Action Tracker.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in